Navigation – Plan du site
Nicaragua: reflexiones y debates

Presentación

Modesta Suárez et Margarita Vannini
p. 5-8

Texte intégral

1¿Qué duda cabe de que en el trienio venidero (2009, 2010, 2011) estaremos entrando en una larga etapa de conmemoraciones de acontecimientos acaecidos hace siglos (las independencias de América Latina o la revolución mexicana) o hace décadas (la revolución cubana o la revolución nicaragüense), y que todos tuvieron una huella duradera en las vidas y los imaginarios del continente. Sin experimentar el sentimiento de cualquier nostalgia trasnochada, quienes coordinamos este número de L’Ordinaire Latino-américain, pensamos que sería del interés de numerosos lectores echar una mirada retrospectiva sobre los treinta años que nos separan de aquel 19 de julio de 1979, cuando Managua, y toda Nicaragua, se vestían con los colores de las banderas sandinistas.

2El presente número no pretende detenerse en todos los sectores que sintieron el impacto de la que sería una de las últimas revoluciones del continente americano, en el siglo XX. Recogiendo la tradición de ciencias humanas de nuestros dos institutos (Instituto de Historia de Nicaragua y Centroamérica (IHNCA, Universidad Centroamericana) e Instituto Pluridisciplinario para los Estudios sobre América Latina en Toulouse (IPEALT, Université de Toulouse-Le Mirail), nos pareció importante llevar la reflexión hacia algunos temas y debates que también fueron, de cierta manera, el centro de metas que se pensaban lograr: éstos son, entre otros, una mirada sobre la historia, la educación y la cultura.

3Sin embargo, la reflexión, en este volumen, comienza con las etapas anteriores a la llegada del gobierno del Frente Sandinista de Liberación Nacional. El artículo de Gema Palazón se interroga sobre el papel de la cultura en la revolución y el compromiso de los intelectuales con el poder, primero en la guerrilla de los años 60, y luego en el gobierno, durante la década del 80. Por ello, se necesita «contextualizar la capacidad insurreccional que demostró el FSLN [atendiendo] a la coyuntura histórica que le hizo vertebrar buena parte de su proyecto en colaboración con el desarrollo de un pensamiento intelectual y una acción cultural que lo acompañara». Dos figuras paradigmáticas resaltan entonces, desde el espacio poético, las de Ricardo Morales Avilés (1939-1973) y de Leonel Rugama (1949-1970).

4Esas luchas por el poder cultural también se dieron en el ámbito de los historiadores y la enseñanza de la historia, como lo recuerda el análisis que lleva a cabo Guillermo Fernández. Propone el autor adentrarse en los vericuetos del sistema educativo nicaragüense, partiendo de los textos escolares y del cómo enfocan e interpretan el pasado nacional. Resulta un método interesante para conseguir una definición de lo que vendría a ser la imagen de la nación, promovida en las tres últimas décadas, o sea, comparando los intentos y adelantos en dos propuestas políticas antagónicas. Desde la perspectiva del gobierno de Daniel Ortega (1979-1990) o de los gobiernos de Violeta Chamorro (1990-1996) y Arnoldo Alemán (1996-2002), seguimos la invención de esa comprensión del pasado, siempre en reelaboración.

5De hecho, la educación, y en particular la alfabetización, fue una de las primeras tareas del gobierno revolucionario. Jan Kees de Rooy atestigua que la experiencia de la Cruzada Nacional de Alfabetización (1980) salió del olvido en que había caído y volvió a la memoria de los nicaragüenses en el 2005, con la creación del Tren Cultural. Ello nos lleva a seguir interrogando cifras cuando la consolidación del sistema educativo es una asignatura pendiente de la Nicaragua de hoy, tal como lo estudia Josefina Vijil. Para ello, la investigadora aboga por una continuidad en las políticas educativas, que dé alguna oportunidad para que el sistema desarrolle una reflexión de largo plazo, con inversiones que apunten al grado de urgencia para lograr una cohesión nacional en el tema.

6Dentro de la etapa sandinista y del primer mandato de Daniel Ortega, domina la presencia del Ministerio de Cultura, y no sólo por la fama de su entonces prestigioso director, Ernesto Cardenal, sino también por las implicaciones, influencias y sinergias que se suponía entre poder político y mundo de la cultura. Jaime Chavolla nos permite entender mejor, en su estudio comparativo, las nuevas pautas y articulaciones que se dan cuando la creación del Instituto Nicaragüense de la Cultura (INC), en el momento de la llegada al poder de Violeta Barrios de Chamorro. El modelo imperante sería, de entonces en adelante, también para la cultura, el de la lógica liberal.

7Por su parte, tanto José Luis Rocha como Marco A. Mojica, exploran uno de las temas más candentes de los treinta últimos años para Nicaragua: el de las migraciones, llámense exilios, diásporas o migraciones económicas. Dos flujos destacan: aquel que lleva a Estados Unidos, con el ejemplo de Miami, y aquel que ve a los nicaragüenses mirando hacia el otro lado del Río San Juan y Costa Rica. Ambos estudios nos señalan estrategias donde la salida y/o la distancia pueden suponer renegociaciones para consolidar una identidad.

8Marco A. Mojica explica cómo la poderosa, económica y simbólica, migración nicaragüense en Miami está luchando por lo que vendría a ser un concepto alternativo de ciudadanía, una «ciudadanía transnacional». Las tácticas son diversas, desde las redes de influencia, el poder económico de las remesas o los contactos continuos entre las comunidades de ambos países, con el fin de conseguir modificar, en algún momento, la cultura política nicaragüense. En cuanto a José Luis Rocha, de forma muy directa, nos acerca a la problemática cuestión de la identidad nicaragüense. Nos ofrece una aproximación al nacionalismo y a los mecanismos literarios que presiden su construcción a través del análisis literario del libro de Pablo Antonio Cuadra, El nicaragüense (1967). Pero a orillas del Río San Juan, los testimonios a los que apela expresan a menudo la ausencia de Nicaragua y la presencia de Costa Rica, al punto de que bien se podría hablar de un fructífero enlace, como el de la neológica «ticaraguanidad».

9Ya con interrogantes plenamente literarios, Sophie Sarah Esch nos hace volver a la frontera líquida del Río San Juan: para encuentros y desencuentros, sensaciones de tragedia y nostalgia, a partir de las páginas escritas por José Coronel Urtecho y Gioconda Belli. Con el trasfondo del fracasado proyecto interoceánico y, hasta cierto punto, la proyección de la utopía que dominó la experiencia de la comunidad de Solentiname, la crítica literaria nos obliga a reevaluar los vestigios de una modernidad para encontrarnos no sólo ante un «mausoleo» sino ante un imaginario plenamente vivo.

10Por su parte, Dante Barrientos Tecún nos permite seguir con la poesía nicaragüense contemporánea, antes de pasar a la lectura de textos recientes escritos por poetas a menudo nacidos a inicios de los 80’. Para el crítico literario, la reflexión parte de momentos más antiguos y si bien Gioconda Belli ejerce una atracción indudable en el estudio, se alude a poetas como Daisy Zamora, Erick Aguirre Aragón o Milagros Terán.

11Con esa misma vitalidad Ernesto Salmerón no deja de interrogar la relación entre arte y revolución, siendo esta última para él un laboratorio propicio, desde el punto de vista social y artístico, para el conocimiento y para nuestra propia supervivencia. Y finalizamos este dossier con el «Rincón del curioso lector» que incluye una selección de los textos, hecha al alimón con Leonel Delgado Aburto. Versos, con algo de cuento. Autores que comienzan o afirman escrituras en las décadas recientes, y por descubrir, dentro y fuera de Nicaragua. En este sentido, sería interesante cotejar la escritura de los creadores nicaragüenses con sus compañeros centroamericanos para recordar cuán plásticas y porosas (¿líquidas?) son las fronteras literarias, y cuán acogedores pueden ser a veces los espacios de las revistas y de las editoriales en el istmo.

  • 1 Los miembros del Instituto de Historia de Nicaragua y Centroamérica brindaron su ayuda, en forma es (...)

12Estas contribuciones no pretenden cerrar el debate sino nutrirlo e incentivar a que se sigan estudiando los procesos sociales, políticos, culturales que están conformando la Nicaragua del siglo XXI. Agradecemos el apoyo que nos brindó en numerosos momentos la Embajada de Francia, en Managua y, por supuesto, la participación de aquellos investigadores (europeos, latinoamericanos) y creadores (nicaragüenses) que nos siguieron en nuestro propósito1.

Haut de page

Notes

1 Los miembros del Instituto de Historia de Nicaragua y Centroamérica brindaron su ayuda, en forma especial Rodrigo Castillo y Claudia Gordillo.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Modesta Suárez et Margarita Vannini, « Presentación », L'Ordinaire des Amériques, 211 | 2008, 5-8.

Référence électronique

Modesta Suárez et Margarita Vannini, « Presentación », L'Ordinaire des Amériques [En ligne], 211 | 2008, mis en ligne le 01 novembre 2015, consulté le 22 août 2017. URL : http://orda.revues.org/2532

Haut de page

Auteurs

Modesta Suárez

IPEALT, Université de Toulouse-Le Mirail

Articles du même auteur

Margarita Vannini

IHNCA, Universidad Centroamericana

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
L’Ordinaire des Amériques est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo IPEAT
  • Logo Université Toulouse-Jean Jaurès
  • Logo Université de Toulouse
  • Logo Latindex
  • Revues.org