Navigation – Plan du site
Nicaragua: reflexiones y debates

Los nicaragüenses en Miami: forjando una política transnacional

Marco A. Mojica
p. 97-120

Résumés

Cet essai s’intéresse à la politique des organisations de la société civile nicaraguayenne à Miami. En particulier, cette étude tente de démontrer comment la communauté nicaraguayenne de Miami est en train d’élaborer une politique transnationale et en quoi elle peut avoir une influence au Nicaragua, alors qu’elle incite les partis politiques nicaraguayens à mener campagne à Miami. Ceci peut permettre aux Nicaraguayens de Miami de participer aux différents processus politiques de leur pays d’origine.

Haut de page

Entrées d’index

Haut de page

Texte intégral

1 Quiero agradecer a las siguientes personas por sus comentarios y sugerencias durante la elaboración de este ensayo: Liliana Castro, Sonia Alvarez, Susanne Jonas, Juan Poblete, Heather Turcotte y Patricia Zavella. En especial, quiero reconocer el apoyo de Norman Duarte por su excelente trabajo al revisar esta versión en español. Finalmente, quiero dar las gracias al Departamento de Política de la Universidad de California en Santa Cruz, la Asociación de Estudiantes Graduados, el Departamento de Estudios Latinoamericanos y Latinos y el Departamento de Estudios Interdisciplinarios del City College de San Francisco por apoyar mi trabajo de campo en Miami.

Conceptualizando la migración nicaragüense: ciudadanía y espacios políticos transnacionales

  • 2 Nora Hamilton y Norma Stoltz Chinchilla, «Central American Migration», Latin American Research Revi (...)

1Los estudios sobre las migraciones centroamericanas a los Estados Unidos sostienen que éstas son un producto de las profundas transformaciones de la economía mundial y de los conflictos sociales en la región.2 Según Nora Hamilton y Norma Chinchilla, cuando estos migrantes se establecen en las diferentes ciudades de los Estados Unidos, sus nuevos lugares de residencia se convierten en espacios de recepción para futuros migrantes, con lo cual llegan a formarse comunidades transnacionales, a pesar de que el país que los recibe trata de cerrarles el paso por medio de políticas excluyentes. ¿Cuál es el perfil de estas comunidades transnacionales? Schiller, Basch y Santón Blanc las definen de la siguiente manera:

  • 3 Nina Glick Schiller, Linda G. Basch, y Cristina Szanton Blanc, «Transnationalism: A New Analytic Fr (...)

El transnacionalismo de los migrantes explica los procesos por los cuales los inmigrantes construyen espacios sociales que conectan a sus países de origen con sus países de residencia. A los inmigrantes que construyen tales espacios sociales se les llama «transmigrantes». Estos transmigrantes desarrollan y mantienen múltiples relaciones familiares, económicas, sociales, organizacionales, religiosas y políticas que transcienden las fronteras.3

2En el caso de la migración nicaragüense a los Estados Unidos, ciudades como San Francisco, Los Ángeles y Miami, sólo por nombrar unas pocas, se convirtieron en estos espacios de recepción y lugares donde se crearon redes transnacionales de migrantes. Estas redes tienen una función muy importante en estas comunidades: mantienen a los inmi-grantes informados de lo que pasa en sus países de origen, ya sea a través de información traída por los nuevos migrantes ya sea por los medios de comunicación de sus países de origen. Conforme se establecen, los inmigrantes comienzan a construir organizaciones cívicas en respuesta a los problemas migratorios y socioeconómicos en los Estados Unidos o a los conflictos en sus países de origen, con el objetivo de influenciar y transformar la política tanto en el país que los recibe como en el que dejaron atrás. En este proceso, los nicaragüenses, así como otros centroamericanos, han construido espacios políticos transnacionales.

3Autores como Michael Peter Smith y Luis Guarnizo proveen una exploración profunda de estas transformaciones. Ellos plantean que la construcción de estos espacios políticos transnacionales es el resultado de presiones que surgen de «proyectos opuestos, a veces paralelos y a veces en competencia» entre la fuerzas globales y locales. Estos proyectos pueden expresarse en la forma en que el capitalismo global regula el comercio, las finanzas, las personas y las culturas como parte de su estrategia de «gobernabilidad global», y en la forma en que estas redes transnacionales construyen «estrategias de sobrevivencia» contra las presiones que surgen desde arriba. Todas estas relaciones son mante-nidas por la agilización de las comunicaciones y el transporte, que hace posible las conexiones transnacionales. Pero, ¿cuál es el alcance de estos espacios políticos transnacionales? ¿Cuál es el efecto de los reclamos que los inmigrantes hacen a los países de origen y de residencia?

  • 4 Jonathan Fox, «Unpacking Transnational Citizenship», Annual Review of Political Science 8, 2005. Al (...)
  • 5 Cristina Escobar, «Dual Citizenship and Political Participation: Migrants in the Interplay of Unite (...)

4Un elemento clave para responder a estas preguntas sobre la migración transnacional es el concepto de «ciudadanía», que complica los alcances y límites políticos de los espacios transnacionales.4 Cristina Escobar subraya las diferentes dimensiones de la ciudadanía. Existe la ciudadanía «formal» basada en la pertenencia a un estado-nación y estar sujeto a su poder, independientemente de los derechos otorgados por la constitu-ción. La segunda se centra en los derechos y las obligaciones que los ciudadanos tienen dentro de un Estado; a este tipo de ciudadanía se le puede llamar «democrática o sustancial». Finalmente, está el ejercicio de la ciudadanía, es decir, cómo el ciudadano «apoya al régimen demo-crático» al ejercer sus derechos ciudadanos.5 Todas estas definiciones se basan en el supuesto de que la ciudadanía está confinada al estado-nación. Como resultado, teorizar sobre la ciudadanía en un espacio trans-nacional, donde el país de origen y el de residencia carecen de territo-rialidad, es cada vez más problemático para los inmigrantes y sus países.

  • 6 Nina Glick Schiller, Linda G. Basch y Cristina Szanton Blanc, «From Immigrant to Transmigrant: Theo (...)
  • 7 Alejandra Castañeda, «Roads to Citizenship: Mexican Migrants in the United States», Latino Studies (...)

5En los países de inmigración, como los Estados Unidos, se les pide a los inmigrantes lealtad y su completa incorporación al cuerpo político de la nación.6 Los países de origen les piden a sus emigrantes que se conviertan en sus agentes políticos, al mismo tiempo que limitan su participación en aquéllos.7 En este sentido, estos ciudadanos están siempre acomodándose y resistiendo las formas de incorporación y reincorporación dentro de un contexto transnacional. Sin embargo, estos inmigrantes reclaman su ciudadanía. En su artículo «Unpacking Transnacional Citizenship», Jonathan Fox pregunta: «a riesgo de forzar el concepto, qué podemos entender por ciudadanía transnacional?». Ésta es una pregunta muy importante ya que los inmigrantes están haciendo un sinnúmero de reclamos a nivel nacional y local tanto en sus países de origen como en los de residencia; por ejemplo, el derecho a votar, el tener representación en los gobiernos locales y nacionales, y la participación en la vida social y política de ambos países. Todos estos reclamos se intensifican debido a la presencia de partido políticos y organizaciones de la sociedad civil, que buscan capturar y dirigir las acciones y recursos de los inmigrantes en estos espacios políticos transnacionales. Debido a estas presiones, los inmigrantes están forjando nueva formas de participación política, luchando por ser reconocidos y en contra de formas de reincorporación antidemocráticas.

  • 8 Alejandra Castañeda, «Roads to Citizenship: Mexican Migrants in the United States», op. cit. David (...)

6Las organizaciones creadas por inmigrantes pueden ser reincorporadas a las políticas de sus países de origen a través de prácticas comunes como el clientelismo y/o el autoritarismo político.8 Fitzgerald y Goldring analizan la experiencia de los clubes formados por mexicanos que residen en los Estados Unidos como ejemplo de la manera en que los gobiernos tratan de reincorporar a los inmigrantes que residen en el exterior como parte integrante de la nación. De cierta forma, esta reincorporación, dirigida por el Estado, tiene que ver con el considerable flujo de remesas que se ha convertido en un componente vital de la economía nacional. Por eso, atraer este flujo de recursos financieros constituye una prioridad para estos gobiernos. Por otro lado, los inmigrantes reclaman su ciudadanía utilizando las remesas como el ejemplo más contundente de que todavía son un elemento de la nación. Sin embargo, esto también puede ser un problema. Como dice Fox:

  • 9 Jonathan Fox, «Unpacking Transnational Citizenship», op. cit.

Si las inversiones económicas transfronterizas fueran suficientes para estos reclamos de ciudadanía y derechos políticos, entonces las corporaciones trans-nacionales podrían utilizar este reclamo para exigir derechos de membresía, y si las remesas fueran una condición necesaria para la ciudadanía, entonces aquellos inmigrantes que no envían remesas podrían ser excluidos.9

  • 10 Ibid.
  • 11 Alejandra Castañeda, «Roads to Citizenship: Mexican Migrants in the United States», op. cit. Cristi (...)

7Lo que está implícito en este pasaje es que la ciudadanía nacional no es suficiente para que las comunidades de inmigrantes reclamen sus derechos. Aunque en términos prácticos las remesas tienen un impacto político y económico en los países de origen de los inmigrantes, estos reclamos contradicen principios democráticos, por ejemplo, la ciudada-nía como derecho de nacimiento.10 Aunque muchos países, –entre ellos Nicaragua– han dejado claro en su constitución que la ciudadanía es un derecho irrevocable, que se adquiere al nacer, y otros han ido más lejos al aceptar la doble ciudadanía,11 en la realidad muchos Estados pueden imponer límites en el grado de participación de los inmigrantes si éstos utilizan estas leyes para promover sus reclamos.

8Los inmigrantes nicaragüenses no pueden votar fuera del país en las elecciones nacionales, ni pueden postularse para un cargo electoral. Es por eso que las remesas representan para los nicaragüenses de Miami su más fuerte y visible contribución, con poder simbólico y material, a pesar de que los gobiernos no les reconocen completamente. Sin embargo, ¿cómo puede esta comunidad resolver la contradicción remesas/ ciudadanía, según explica Fox? A pesar de esta falta de reconocimiento, partidos políticos y sus candidatos y representantes gubernamentales –jefes del Estado entre ellos– hacen visitas periódicas a Miami, la comunidad de nicaragüenses más grande en los Estados Unidos. ¿Por qué los nicaragüenses de Miami se han vuelto tan importantes para la política nacional? ¿Están los políticos y los gobiernos simplemente tras sus dólares o los inmigrantes representan una base política real? ¿Qué quieren de Nicaragua los nicaragüenses de Miami? ¿Cómo y a quiénes hacen estos reclamos? ¿Tienen algún efecto? ¿Podrán transformar la cultura política nicaragüense?

  • 12 Sonia E. Alvarez, Evelina Dagnino y Arturo Escobar, Cultures of Politics/Politics of Cultures: Re-V (...)
  • 13 Ibid., p. 7-8.

9Como el estudio Cultures of Politics/Politics of Cultures lo señala, las organizaciones sociales –como la de los nicaragüenses de Miami– están tratando de «dar un nuevo significado a los conceptos mismos de ciudadanía, representación política y participación como consecuencia de la democracia misma».12 Es decir, los nicaragüenses de Miami están acuñando un concepto alternativo de ciudadanía, desestabilizando así los significados actuales de la cultura nicaragüense y desafiando su cultura política.13 En este ensayo mostraré en qué sentido Miami representa un sitio importante para explorar las prácticas políticas transnacionales de los nicaragüenses, los retos por la ciudadanía y la forma en que las personas y las organizaciones son reincorporadas a la política nacional. Finalmente, este ensayo concluirá con una exploración de cómo las políticas de estos inmigrantes pueden influenciar y transformar la cultura política de Nicaragua.

Metodología

  • 14 Alejandro Portes y Alex Stepick, «A Repeat Performance? The Nicaraguan Exodus», en City on the Edge (...)
  • 15 Lisa Noel Konczal, «The Academic Orientation of First and Second Generation Nicaraguan Immigrant Ad (...)
  • 16 Sergio Díaz-Briquets y Jorge Pérez-López, «Refugee Remittances: Conceptual Issues and the Cuban and (...)
  • 17 Guillermo J. Grenier y Alex Stepick, Miami Now! Immigration, Ethnicity, and Social Change, Gainesvi (...)

10En la actualidad existen muy pocos trabajos escritos sobre la política de la diáspora nicaragüense en los Estados Unidos. Los pocos estudios pu-blicados, como los de Portes y Stepick,14 se enfocan en los patrones de inmigración y su integración social en los años ochenta. También existe otro estudio que centra su análisis en los procesos de asimilación de los adolescentes nicaragüenses en las escuelas públicas de Miami.15 Ambos trabajos proveen un perfil histórico de las migraciones nicaragüenses hacia los Estados Unidos y los retos que esta comunidad enfrenta en la ciudad de Miami. Otros estudios discuten el efecto de la migración y las remesas.16 Por otra parte, los estudios sobre los cubanos de Miami sólo le dedican al tema nicaragüense unos cuantos párrafos o páginas, disemi-nados a lo largo de estas publicaciones.17 Aunque estos estudios no brindan información específica y directa sobre el tema, su lectura me ayudó a comprender el terreno social, político, económico, cultural y geográfico llamado Miami.

11Este ensayo pretende llenar este vacío académico utilizando una metodología de carácter etnográfico, entrevistas y observaciones de campo con miembros de la comunidad nicaragüense de Miami. Así, se entrevistó a varios miembros de organizaciones nicaragüenses (ocho en total). Siete de ellos llegaron a Miami entre 1979 y mediados de los años ochenta. Sus profesiones en Nicaragua variaban entre ingenieros, perio-distas, maestros y abogados; algunos habían trabajado para el gobierno de Anastasio Somoza, y todos expresaron opiniones negativas acerca de los sandinistas. Sólo uno de los entrevistados llegó a los Estados Unidos en los años noventa. A diferencia de las otras personas entrevistadas, éste emigró para reunificarse con su familia. En este ensayo utilizo nombres ficticios para proteger la identidad de los entrevistados.

12Las observaciones tuvieron lugar en el Centro Comercial Managua, localizado en la ciudad de Sweetwater, también conocida como la «Pequeña Managua» en el condado de Miami-Dade. En este centro comercial, muchos nicaragüenses hacen sus compras, comen en restau-rantes, envían remesas, visitan médicos y reciben servicios sociales de una organización comunitaria. Además, se recopiló información de dife-rentes medios de comunicación: periódicos comunitarios y programas de radio. En la actualidad existen cuatro periódicos nicaragüenses en Miami, dos programas de radio diarios; los sábados se transmite programación nicaragüense durante todo el día en la estación WOCN. En esta estación se transmiten, entre otros, los siguientes programas: «La Voz del Partido la Resistencia», «Nicaragua Aquí y Allá» y «La Voz del Partido Liberal». Además, busqué en los archivos de los principales periódicos de Nicaragua, La Prensa y El Nuevo Diario, artículos acerca de las relaciones entre los nicaragüenses de Miami y la política en Nicaragua. Es por medio de estas fuentes, entrevistas y observaciones que se analizará en este ensayo cómo los nicaragüenses de Miami están forjando una política transnacional.

Los nicaragüenses de Miami: de exiliados a migrantes transnacionales

  • 18 Thomas W. Walker, Nicaragua: Living in the Shadow of the Eagle, 4a ed., Boulder, Westview Press, 20 (...)
  • 19 Alejandro Portes y Alex Stepick, «A Repeat Performance? The Nicaraguan Exodus», op. cit.

13La presencia de los nicaragüenses en los Estados Unidos ha crecido exponencialmente desde 1980 en comparación a las siete décadas precedentes. Su migración hacia los Estados Unidos es un reflejo de la relación que Nicaragua ha tenido con el vecino del norte. Desde mediados del siglo xix hasta la fecha, los Estados Unidos han tenido una presencia constante en la vida de los nicaragüenses.18 Por eso es una lógica consecuencia que cuando el régimen de Anastasio Somoza, que había sido apoyado por los Estados Unidos, es derrocado, muchos nicaragüenses huyen y buscan refugio en la ciudad de Miami. Según Alejandro Portes y Alex Stepick, los nicaragüenses llegaron a esta ciudad en tres diferentes etapas.19

  • 20 Ibid.
  • 21 Miguel A. De La Torre, La Lucha for Cuba: Religion and Politics on the Streets of Miami, op. cit. G (...)
  • 22 Edward Funkhouser, «Migration from Nicaragua: Some Recent Evidence», op. cit., p. 1210.

14En la primera etapa llegan sobre todo refugiados, inmediatamente después del triunfo de la Revolución Sandinista de 1979. Estos refugiados pertenecían a las élites económicas (latifundistas, empresarios y administradores de empresas estadounidenses) que fueron directa-mente afectados por la Revolución. Con propiedades y cuentas bancarias, este grupo ya tenía raíces en Miami.20 Otros refugiados llegaron por haber sido funcionarios del gobierno de Somoza, miembros de la Guardia Nacional o del partido de Somoza, el Partido Liberal Nacionalista (PLN). Este primer grupo de nicaragüenses fue recibido con los brazos abiertos por la comunidad cubana, ya que (como ellos) eran víctimas del comunismo. Las organizaciones cubanas, con el apoyo de la administración Reagan asistieron y entrenaron militarmente a estos nicaragüenses para derrocar a la Revolución Sandinista y restaurar a un gobierno más amistoso con los Estados Unidos.21 El segundo grupo de refugiados pertenecían a la clase media. Muchos de éstos llegaron a Miami con visa de turista, y se quedaron en el país una vez que ésta hubo expirado. Estos nicaragüenses se establecieron en el suburbio llamado Sweetwater, ubicado cerca de los Everglades. Este grupo fue el primero en establecer una presencia visible de nicaragüenses en Miami. Según el Statistical Yearbook of Immigration and Naturalization Service, entraron legal-mente 13,867 nicaragüenses a los Estados Unidos entre 1980 y 1985.22

  • 23 Phil Ryan, The Fall and Rise of the Market in Sandinista Nicaragua, Montreal, Buffalo, McGill-Queen (...)
  • 24 Alejandro Portes y Alex Stepick, «A Repeat Performance? The Nicaraguan Exodus», op. cit.
  • 25 Ibid.

15El tercer grupo comenzó a llegar a mediados de los ochenta y se intensi-ficó a finales de esta década. La mayoría de estos nicaragüenses pertene-cían a las clases trabajadoras. Su éxodo fue el resultado de la contrarrevo-lución financiada por los Estados Unidos y del deterioro económico que el país sufría a consecuencia de esta guerra. Muchos jóvenes menores de veinte años de edad salieron de Nicaragua huyendo del servicio militar. Otros emigraron por el empeoramiento de la economía a partir de 1988 y el efecto negativo en las condiciones de vida de muchos por los ajustes estructurales al estilo del Fondo Monetario Internacional, que implementó el gobierno sandinista y que produjo el despido de 10,000 empleados estatales.23 En ese mismo año, 44,309 nicaragüenses salieron del país, cuya población total ascendía a 3.6 millones de habitantes. Al final del verano de 1988, miles de nicaragüenses habían cruzado la frontera entre México y los Estados Unidos. El Departamento de Justicia de los Estados Unidos recibió entre julio y diciembre treinta mil solicitudes de asilo político de nicaragüenses.24 Ante la posibilidad de que este éxodo fuera similar al de Mariel, se instruyó a los funcionarios de inmigración de los Estados Unidos para que tomaran medidas para reducir el cruce de la frontera en 1989. Además, aceleraron el proceso de revisión de las solicitudes de asilo político; a aquellos nicaragüenses que se les negaba el asilo, se les enviaba una carta de deportación. La administración de Ronald Reagan tenía interés en que los nicaragüenses se quedaran en Nicaragua, para así presionar a los sandinistas a efectuar cambios favorables a los intereses de los Estados Unidos.25

  • 26 Ibid.

16En Miami, los funcionarios del gobierno local y la comunidad cubana respondieron de una manera diferente. El gobierno local les dio albergue provisional a estos refugiados en el estadio de béisbol Bobbie Maduro, y les prometieron a los nicaragüenses darles el mismo trato que se les había dado a los marielitos, los refugiados cubanos que llegaron en 1980. Adicionalmente, la comunidad cubana se movilizó para apoyar a los nicaragüenses y les brindaron atención médica, ropa, dinero y, lo más importante aun, empleo. A finales de los años ochenta, los cubanos se habían convertido en actores políticos nacionales, con fuertes lazos con el presidente Ronald Reagan. El administrador de la ciudad de Miami, César Odio, viajó a Washington, DC, para pedirle al director del Immi-gration and Naturalization Services (INS) que cambiara la política de depor-tación hacia los nicaragüenses. Odio logró que el INS les concediera permisos de trabajo temporal a quienes se les había negado el asilo.26

  • 27 Ibid.

17En vista del poco tiempo transcurrido entre la llegada del primer grupo, compuesto por miembros de la clase alta, y del segundo, compuesto por miembros de la clase trabajadora (todo en la misma década), Portes y Stepick sostienen que esto impidió que se consolidara una base económica y política de nicaragüenses en Miami. Comparados con los cubanos, los nicaragüenses de clase alta tenían una capacidad limitada para abogar por sus conciudadanos de clases bajas. Por ello tuvieron que buscar el apoyo y la protección de la comunidad cubana. La Fundación Cubano-Americana y el gobierno del condado de Miami-Dade apoyaron a los nicaragüenses durante los años ochenta. Este apoyo representó un viraje en la política migratoria hacia los nicaragüenses; aunque se suspendieron las deportaciones, no se regularizaba su situación migratoria y quedaron en un limbo legal.27

  • 28 Ibid., p. 167.

18La política del exilio se convirtió en un campo fértil para los nicaragüenses que buscaban cómo organizarse contra un enemigo común: el comunismo. Esta lucha forjó lazos entre los cubanos y los nicaragüenses en la década de los ochenta. Los cubanos ayudaron a los nicaragüenses como parte de su responsabilidad moral en su lucha contra Fidel Castro. A su parecer, cuanto más les ayudaba Castro a los sandinistas, más les ayudaban ellos a los nicaragüenses en su lucha contra los sandinistas. Así, los cubanos acuñaron la frase «el camino a la Habana pasa por Managua».28 La integración de los nicaragüenses a la política local de Miami fue mediada por la política del exilio cubano. Sin embargo, la historia de la migración nicaragüense a los Estados Unidos, aunque similar en ciertos aspectos, varía enormemente a la de los cubanos. Éstos recibieron el apoyo del gobierno federal; su situación migratoria fue regularizada en forma permanente y obtuvieron servicios sociales y económicos que les facilitó la integración y les permitió llegar a ser una comunidad próspera en el sur de la Florida.

19En los años ochenta, los nicaragüenses de Miami se organizaron en una variedad de organizaciones comunitarias, profesionales y políticas. Estas organizaciones tuvieron el apoyo de la comunidad cubana y del gobierno de los Estados Unidos por su afán de apoyar a las fuerzas que se oponían al gobierno sandinista. En los años noventa surgieron en Miami nuevas organizaciones de nicaragüenses que le dieron un nuevo cariz a sus actividades. A partir de esos años, centraron sus esfuerzos en lograr la legalización permanente de los nicaragüenses en los Estados Unidos, el acceso a la participación en el sistema político de Nicaragua y el mejoramiento de diferentes localidades en Nicaragua y de la comunidad en Miami.

20Portes y Stepick proporcionaron una convincente explicación acerca de las fuerzas políticas y económicas que desembocaron cuando la llegada de los nicaragüenses a Miami en los años ochenta. Principalmente una historia de exilio, este análisis muestra cómo los nicaragüenses se integraron como inmigrantes y su relación con las instituciones federales y locales. Sin embargo, para los años noventa, la historia ha cambiado. Una historia en la que, a consecuencia de la globalización y de los efectos de las políticas neoliberales en Nicaragua, se hacen visibles redes transnacionales migratorias en Miami. Para los nicaragüenses de Miami, el fin del exilio les permitió organizarse como una comunidad en busca de la legalización de aquellos nicaragüenses cuya situación legal permanecía incierta.

  • 29 William I. Robinson, Transnational Conflicts: Central America, Social Change, and Globalization, Lo (...)
  • 30 David Close, Nicaragua: The Chamorro Years, Boulder, Colorado, Lynne Rienner Publishers, 1999, p. 1 (...)

21La derrota electoral del gobierno sandinista en 1990 permitió la reincorporación de Nicaragua a la economía global; el gobierno de la recién electa presidenta Violeta Chamorro puso en efecto programas de ajuste estructural bajo la lógica del neoliberalismo.29 En los primeros dos años de su administración, miles de trabajadores estatales fueron despedidos. Se calcula que al final de 1992, el 60% de la población estaba desempleada, y en algunas zonas rurales estas cifras alcanzaban el 89%.30 Según reportes informales, muchos de estos nicaragüenses terminaron emigrando hacia los Estados Unidos o Costa Rica en busca de empleo y oportunidades, de la misma forma que lo hicieron en los años ochenta. Víctimas de las reformas económicas neoliberales, los nicaragüenses aprovecharon las redes migratorias establecidas y emigraron a Miami como una salida al desempleo y/o buscando la reunificación familiar.

  • 31 «Demographic Profile Miami-Dade, Florida 1960-2000», Planning Research Section Department of Planni (...)

22Por otro lado, muchos nicaragüenses que vivían en Miami regresaron a Nicaragua en los años noventa. Al reestablecerse en Nicaragua, los así llamados «Miami Boys», encontraron puestos gubernamentales, abrieron nuevos negocios y restauraron sus redes sociales, cortadas por el exilio. Además, muchos regresaron a Nicaragua con nacionalidad estadouni-dense o residentes legales. Se normalizaron los viajes entre Nicaragua y los Estados Unidos, lo que les permitió a los nicaragüenses obtener visas para viajar. Como consecuencia de la alta demanda, las aerolíneas centroamericanas y estadounidenses abrieron nuevas rutas aéreas entre Miami y Managua. En 1990, según el censo poblacional de los Estados Unidos, en el condado de Miami-Dade vivían 74,244 nicaragüenses. Sin embargo, según otras cifras no oficiales, ese número pudo ascender a 250,000.31 Como resultado de estos cambios políticos y económicos en Nicaragua, se abrió el camino para establecer circuitos migratorios transnacionales entre Managua y Miami, en los cuales no sólo las personas sino también los productos, las ideas y las prácticas culturales viajan entre ambos lugares.

¿Cuántos nicaragüenses residen en los Estados Unidos?

  • 32 Ibid.
  • 33 Sheila L. Croucher, Imagining Miami: Ethnic Politics in a Postmodern World, Charlottesville, Univer (...)

23Ha sido muy difícil crear una representación estadística de los nicaragüenses de Miami. Según muchos informes, es indudable que los nicaragüenses son una presencia en Miami. Pero pocos están de acuerdo en cuál es el tamaño de esta comunidad. El censo poblacional de 1990 registra que viven 74,244 nicaragüenses en el área.32 Sin embargo, acadé-micos y activistas comunitarios sostienen que el censo no es exacto y que en realidad un número mayor de nicaragüenses llegaron durante los años ochenta. Según Liza Konczal, los activistas calculan alrededor de 250,000. Pero al revisar los datos presentados por el Statistical Yearbook of the Immigration and Naturalization Service from 1985 to 1993, Konczal concluye que actualmente viven en Miami-Dade unos 125,000 nicara-güenses. Estas cifras, por supuesto, no incluyen a los indocumentados que viven en el condado, como tampoco los incluye ningún otro censo. Basado en estas estadísticas, los nicaragüenses se habían convertido para 1990 en el segundo grupo latino más grande del condado de Miami-Dade y la comunidad más grande de nicaragüenses en los Estados Unidos.33

  • 34 John R. Logan, «The New Latinos: Who They Are, Where They Are», ed. Lewis Mumford Center for Compar (...)

24En el censo poblacional de 2000, el número de nicaragüenses en Miami desciende a 69,000. A pesar de que la guerra en Nicaragua terminó en 1990 y que muchos nicaragüenses regresaron a su país, los problemas económicos y sociales no acabaron con la guerra. Es más, la implemen-tación del programa de ajuste estructural neoliberal en Nicaragua por parte del gobierno de Violeta Chamorro, que causó el despido de miles de trabajadores del estado y que el sector privado es incapaz de absorber, sugiere que muchos decidieron emigrar a los Estados Unidos y a Costa Rica como salida a la crisis que vivía Nicaragua, en busca de mejores oportunidades, así como lo hicieron en los años ochenta. Sin embargo, el censo de 2000 no refleja esta migración nicaragüense a los Estados Unidos. Buscándole una solución a esta controversia, John Logan, investigador del Lewis Mumford Center for Comparative and Urban Research, descubrió que esto no es plausible dado el período intenso de migraciones hacia los Estados Unidos durante los noventa.34 Este investigador estima que en la actualidad viven alrededor de 100,000 nicaragüenses en Miami, lo que significa que aún es la comunidad de nicaragüenses más grande en los Estados Unidos.

  • 35 Ibid.

25Además, el informe New Latinos calcula que cerca de 300,000 nicaragüenses residen en los Estados Unidos, de los cuales el 72% nació en Nicaragua y más del 40% son migrantes recientes. Las estadísticas del informe muestran que los nicaragüenses tienen los promedios de ingreso y de educación más altos entre los centroamericanos: $10,505 al año y 12 años de estudio, respectivamente. También, los nicaragüenses presentan el porcentaje más bajo entre los centroamericanos que viven en la pobreza, con el 17.4%, y el porcentaje más bajo de desempleo, con el 4%.35 De acuerdo con este informe, los nicaragüenses se han integrado satisfactoriamente a la economía y a la sociedad estadounidenses. A pesar de que aún constituyen un grupo migrante nuevo, su flujo migratorio es constante y su grado de participación en el mercado laboral es alto. Estas cifras demuestran que los nicaragüenses son una comunidad vibrante en los Estados Unidos y que continúa en ascenso, no sólo a causa de las nuevas migraciones sino también por los hijos de estos nicaragüenses que nacen en los Estados Unidos. Sin embargo, cuando se les preguntó a miembros de la comunidad en Miami si estas cifras reflejaban algún tipo de poder o influencia en la política local, respondieron negativamente. Y lo atribuyen a diferentes factores, pero el más sobresaliente es que, desde el exilio, el activismo se ha enfocado más hacia Nicaragua que localmente. Aunque dijeron que era importante enfocarse en Miami, no hay consenso entre las diferentes organizaciones acerca de un candidato a algún puesto político en el condado de Miami-Dade.

Los nicaragüenses de Miami: forjando una política transnacional

  • 36 James Clifford, «Diasporas», Culutral Anthropology 9, n° 3 (1994).
  • 37 Lizandro Pérez, «Cuban Miami».
  • 38 Entrevista, 14 de marzo de 2005, Miami, Florida.

26El exilio se convirtió en la forma de identificar a la comunidad nicaragüense en Miami duarante los ochentas. El exilio según James Clifford es «un tabú el regresar, o su postergación a un futuro lejano».36 El exilio es, además, la interrupción de la ciudadanía. Los exilados han perdido su ciudadanía, tanto real como formal. Al mismo tiempo, como en el caso de los cubanos en Miami, los exilados tienen una preocupación profunda por la situación política de su país de origen.37 Los nicaragüenses de Miami, decididos a no perder el último pedazo de ciudadanía que les quedaba en los años ochenta –la participatoria–, se organizaron para apoyar a la Contra en su empeño por derrocar a la Revolución Sandinista. Al participar en estas organizaciones, los nicaragüenses de Miami no sólo estaban reclamando sus derechos ciudadanos, sino que también estaban creando los espacios transna-cionales que después les permitiría reconectarse con Nicaragua tras la derrota electoral del sandinismo en 1990. Como explicó el Sr. Asturias, uno de los entrevistados, «la mayoría de nuestras organizaciones creadas durante este período desaparecieron, ya que muchos regresaron a Nicaragua después de 1990.»38 Sin embargo, los que se quedaron crearon nuevas organizaciones en los años noventa. Todas estas nuevas organizaciones querían recuperar para los nicaragüenses de Miami sus diferentes formas de ciudadanía, tanto en los Estados Unidos como en Nicaragua. En vista de la normalización de los vuelos entre Miami y Managua, las nuevas organizaciones estaban más involucradas en la política de Nicaragua, en tanto que las antiguas se formaron para resolver problemas locales, como ayudar a los nuevos migrantes a ajustarse a la vida en los Estados Unidos.

27Mucha de la información sobre los nicaragüenses de Miami viene de las versiones en línea de los periódicos nicaragüenses La Prensa y El Nuevo Diario. Estos medios centraban su interés en las visitas que líderes nacionales hacían a Miami, las opiniones de los nicaragüenses y sus líderes en esa ciudad a estas visitas, las actividades en Nicaragua de organizaciones de nicaragüenses de Miami y las luchas locales para regularizar su situación migratoria en los Estados Unidos. La cobertura de esta comunidad en los medios nicaragüenses provee una ventana para observar cómo los nicaragüenses de Miami responden a las políticas y la vida social en Nicaragua. Un aspecto clave de esta cobertura es que la mayoría de los artículos son publicados en la sección de noticias «nacionales». Es decir, la prensa escrita le da a Miami el mismo tratamiento que le da a las ciudades nicaragüenses. En estos artículos, organizaciones como el Comité de Nicaragüenses Pobres en el Exilio (CONIPOE), Bloque de Apoyo a la Unidad de Nicaragua (BAUNIC), Diáspora Nicaragüense y el Comité Pro-Cedulación en el Exterior eran las organizaciones más visibles. Las visitas de políticos nicaragüenses y sus contactos con estas organizaciones eran reportadas por medios en ambos países. Otras organizaciones fueron identificadas por medio de periódicos nicaragüenses publicados en Miami como La Estrella de Nicaragua. En su sección de noticias «sociales», reportajes gráficos y escritos describían las actividades de organizaciones como el Club de Leones Miami-Managua, American Fraternity (también conocida como Fraternidad Nicaragüense) y Costeños Unidos Pro-Desarrollo de la Costa Atlántica (CUPROD). Por su nombre se puede deducir que el interés de muchas de estas organizaciones se dirige hacia diferentes asuntos y comunidades en Nicaragua y Miami.

  • 39 Ibid.

28En las entrevistas realizadas, la narrativa que emerge sobre los orígenes organizativos de esta comunidad concuerda con las diferentes etapas de migración explicadas por Portes y Stepick. Muchos de los entrevistados hablaron sobre cómo sus actividades comunitarias en Miami comenzaron con su involucramiento con la Contra, la fuerza militar que buscaba el derrocamiento del gobierno sandinista en Nicaragua, y cómo trabajaron al respecto. Como explicó el Sr. Asturias, organizaciones como la Asociación Nicaragüense de Arquitectos e Ingenieros (ANIA) y el Club de Leones Managua-Miami recaudaron fondos en la comunidad para la Contra. En 1984, el Club de Leones llevó un hospital móvil con doctores cubanos a las bases de la Contra en Honduras. El Sr. Asturias recalcó que entre 20 y 25 organizaciones surgieron en los años ochenta.39 Estos espacios y redes políticas fueron marcados por la identidad del exilio y el antisandinismo. Aunque esta identidad comenzó a perder fuerza después de 1990, la identidad antisandinista continúa siendo un factor importante para los entrevistados.

29Entre mediados y fines de los ochenta, un gran número de nicaragüenses comenzaron a llegar a Miami. Identificados por Portes y Stepick como nicaragüenses de clase trabajadora y campesina, salieron de Nicaragua por la interrupción que la guerra y la crisis económica causó en sus vidas. Organizaciones como CONIPOE, fundada en 1985, fue identificada por muchos de los entrevistados como la primera en dirigir sus esfuerzos a asistir a los nuevos migrantes con alojamiento y comida, y en ayudarles a buscar empleo. El Sr. Castillo, uno de los fundadores de la organización, explicó en la entrevista que con la elección del nombre Comité de Nicaragüenses Pobres en el Exilio se intentaba desenmascarar las mentiras de la gobierno sandinista que decía que la Revolución era para y por los pobres. Si esto era cierto, entonces ¿por qué los pobres se estaban yendo de Nicaragua?

  • 40 Entrevista, 18 de marzo, de 2005.

CONIPOE se funda el 27 de junio de 1985 y nace por la pregunta que yo me hacía, que el sandinismo era farsante, demagogo y mentiroso al decir que la Revolución Sandinista era para, por y con los pobres. Para 1985 comienzan a salir los pobres de Nicaragua. ¿Por qué los pobres se vienen si esta revolución era para y por ellos? Los pobres que no tenían familiares aquí [Miami] y estaban desorientados, y allí es donde nace el Comité de Nicaragüenses Pobres en el Exilio.40

30Organizaciones como CONIPOE son emblemáticas de la identidad del exiliado y del antisandinista en la comunidad de Miami. En tanto que CONIPOE fue una de las pocas organizaciones que no desapareció con la derrota electoral de los sandinistas, otras organizaciones dejaron de existir porque sus activistas decidieron regresar a Nicaragua. CONIPOE no desapareció porque se enfocó en luchar por la regularización de la situación migratoria de los nicaragüenses en los Estados Unidos. En los años noventa, la organización llegó a ser una de las principales voces de los nicaragüenses que buscaban una solución permanente a su situación migratoria en Miami. Además, el Sr. Castillo se mantenía involucrado en la política de Nicaragua, apoyando a candidatos, escribiendo artículos de opinión en los periódicos nicaragüenses, representando los intereses de los nicaragüenses de Miami en relación con la política de su país de origen.

  • 41 Entrevista, 15 de marzo de 2005.

31En los años noventa, muchos nicaragüenses que residían en Miami trataron de establecerse nuevamente en Nicaragua. Muchos de ellos regresaron a Miami al fracasar en sus planes de inversión o no poder reajustarse a la vida en Nicaragua. Según Francisco, presentador del programa radial de noticias «La Voz de América Central», alrededor del 70% de las personas que el conocía que habían optado por volver a Nicaragua tras el triunfo electoral de Violeta Chamorro en 1990, regresaron a Miami.41 Dada la corta distancia entre Miami y Managua (un vuelo de dos horas y media), se volvió fácil para los nicaragüenses viajar entre ambas ciudades, especialmente para aquellos que son residentes legales o ciudadanos estadounidenses y pueden desplazarse sin restricciones. Dichos migrantes han hecho posible estos circuitos trans-nacionales, que se han intensificado a partir de los noventa, cuando a los nicaragüenses que querían viajar a Miami les fue posible conseguir visa.

  • 42 Conversación con Sarah Mahler, 17 de marzo de 2005.

32La década de los años noventa fue un período de transición para los nicaragüenses de Miami. Durante esos años dejaron de utilizar el término «exilio» como identificación y comenzaron a usar otros como «comunidad» y «diáspora». Sus intereses fueron más allá de la política y comenzaron a brindar ayuda material a algunas de las comunidades más necesitadas de Nicaragua, a través de distintas iglesias. Según Sarah Mahler, profesora de la Universidad Internacional de la Florida, en Miami es posible encontrarse con «sacerdotes transnacionales».42 Algu-nos sacerdotes de Nicaragua llegan a Miami y recogen ropa, muebles y otros materiales para distribuirlos en sus parroquias en Nicaragua.

  • 43 Entrevista, 15 de marzo de 2007.

33Además, otros nicaragüenses residentes en Miami se han preocupado por ayudar a los nuevos migrantes a integrarse a la vida en los Estados Unidos. Reflejo de este cambio fue el surgimiento de organizaciones como American Fraternity (antiguamente llamada Fraternidad Nicara-güense). Fundada por nicaragüenses que llegaron en los años ochenta, uno de los objetivos de la organización es ayudar a los nicaragüenses recién llegados a Miami a integrarse a la vida en los Estados Unidos a través de servicios sociales, clases de inglés, servicios migratorios y programas culturales, independientemente de su filiación política.43 American Fraternity, CONIPOE y otras organizaciones fueron esenciales en la lucha por regularizar la situación migratoria permanente de los nicaragüenses y en la aprobación de la ley Nicaraguan Adjustment and Central American Relief Act (NACARA) en 1997, y son sitios de informa-ción muy importantes para nuevos inmigrantes. Los espacios y redes políticas construidas durante el exilio en los ochenta, cuando la posibilidad del retorno era lejana, son hoy instituciones de ayuda comunitaria en Miami. Además, al arribo de más nicaragüenses con diferentes identidades políticas a Miami, se necesitaba una nueva forma de identificación. Como resultado, los términos «diáspora» y «comu-nidad» han sido utilizados para unir a aquellos que han llegado de 1980 a la fecha, y que buscan una nueva forma de relacionarse con Nicaragua.

  • 44 Entrevista, 16 de marzo de 2005.

34Los migrantes del postexilio tienen diferentes preocupaciones. Además de su interés por la política de Nicaragua, ellos también se preocupan por los obstáculos que enfrentan en Miami. Por ejemplo, «Hora Nica», un programa radial de noticias transmitido por la estación WOCN, invitó a una mujer nicaragüense a hablar sobre su proyecto de recoger ropa y comida para los niños pobres de La Chureca, el basurero de Managua en donde viven y trabajan las familias más pobre de la ciudad. Su nombre es Josefa; emprendió este proyecto después de haber visto, en una de las estaciones de habla hispana, un reportaje televisivo sobre las condiciones de vida de los habitantes de La Chureca. Dueña de su propio negocio de envíos a Nicaragua, Josefa decidió utilizarlo para este acto de caridad. Ella representa al nuevo migrante que llegó a Miami en los años noventa. Antigua trabajadora social en Nicaragua, ella se interesa más en buscar la manera de aliviar los problemas sociales de su país. Aunque estos proyectos siempre tienen sus detractores. Muchos nicaragüenses que residen en Miami dudan que esta ayuda llegue a los que verdaderamente la necesitan. Consciente de la proverbial corrupción del gobierno nicaragüense, Josefa dejó claro en la entrevista que no iban a canalizar la ayuda a través de la oficina de la Primera Dama ni de ninguna institución gubernamental u organización no gubernamental; informó que la entregaría directamente, con el apoyo del periodista que realizó el reportaje (también de origen nicaragüense), a los que más la necesitan, y que transmitirían la entrega para los televidentes de Miami.44

  • 45 Luin Goldring, «The Mexican State and Transmigrant Organizations», Latin American Research Revieuw, (...)

35Se ha dado el caso de políticos –aunque no sólo éstos– que han colectado dinero y/o bienes en Miami para diferentes causas en Nicaragua, pero que no llegan a distribuir dichos recursos. Esto ha sembrado la desconfianza entre los nicaragüenses residentes en Miami. Casos de abuso como éstos fueron muy evidentes durante la presidencia de Arnoldo Alemán (1997-2001) en Nicaragua; muchos nicaragüenses apoyaron económica y políticamente sus iniciativas desde Miami, pero las instituciones gubernamentales de Nicaragua hicieron un uso fraudulento de estos recursos. La administración de Arnoldo Alemán es un buen ejemplo de cómo un gobierno o partido político reintegra de manera engañosa a los migrantes con el objetivo de beneficiar su programa político: la promesa de participación en la política nacional nunca llega a hacerse realidad. Tomando ejemplos de los clubes formados por ciudadanos de origen mexicano, los políticos y gobiernos reclutan a organizaciones de migrantes para sus propios fines políticos.45 Durante la presidencia de Arnoldo Alemán, el clientelismo político y el caudillismo fueron muy evidentes; esto explica cómo los nicaragüenses residentes en Miami fueron reincorporados a la política nacional de su país de origen.

Arnoldo Alemán llega a Miami

  • 46 Gustavo Ortega, «Nicas en Miami en "fuego cruzado"», La Prensa, 2/7/2001. Edwin Sánchez, «Candidato (...)
  • 47 Entrevista, 14 de Marzo de 2005.
  • 48 David R. Dye, Democracy Adrift : Caudillo Politics in Nicaragua, Managua, Edición del Autor, Managu (...)
  • 49 Ibid., p. 16.

36A partir de la normalización de los vuelos entre Managua y Miami, algunos líderes políticos nicaragüenses han realizado visitas periódicas a esta última ciudad en busca de apoyo político y económico. A los ojos de estos visitantes, Miami pasó a ser otra ciudad importante de Nicaragua.46 Debido a su pasado de exiliados, muchos de estos líderes cargaban su discurso con mensajes antisandinistas, con el objetivo de incorporara esta comunidad a sus estructuras partidarias. El ejemplo más claro de esto es el de Arnoldo Alemán: como candidato presidencial por el Partido Liberal, prometió, al llevar su campaña a Miami, que iba (según uno de los entrevistados) a poner a los sandinistas en su lugar y a darle a los nicaragüenses que viven en el exterior el derecho al voto en las elecciones nacionales. El Sr. Asturias comentó que el estilo «populachero» de Alemán –una táctica encaminada a atraer a los nicaragüenses de clase baja– sedujo a muchos en Miami.47 Alemán pasó a ser la mejor opción para el retorno al poder del Partido Liberal, el ente político derrocado por los sandinistas en 1979; esto era un elemento clave para los nicaragüenses de Miami, antiguos miembros o simpati-zantes de dicho partido. Alemán se propuso reintegrar a los nicara-güenses de Miami por medio del clientelismo político y del caudillismo, una práctica muy común en la cultura política nicaragüense. Según David Dye, la cultura política nicaragüense está basada en el caudillo autoritario y su clientelismo político.48 Estos caudillos ejercen «un control de hierro sobre sus respectivas fuerzas»; premian la lealtad de sus partidarios y subordinados permitiéndoles «violar la ley para su propio beneficio» y castigan a aquellos que cuestionan su autoridad.49 Arnoldo Alemán se presentó como alguien que apoyaba los problemas de los nicaragüenses de Miami. Les prometió más participación política en la política de Nicaragua y el derecho al voto. El Sr. Castillo mencionó en la entrevista que en 1996 Alemán tomó parte en una manifestación organizada por el CONIPOE en Miami, durante la lucha por la legalización. Su participación en la marcha lo hizo muy popular entre la comunidad.

  • 50 Oliver Bodan, «Delegacion De Miami Estara En Gran Convencion Nacional 1999», Confidencial, 11 al 17 (...)
  • 51 «García Quintero denuncia el "compromiso faraónico"», El Nuevo Diario, 10/8/1999, María Travieso, « (...)
  • 52 David R. Dye, op. cit., p. 33.

37Además, Alemán organizó una delegación de su partido en Miami, y sus miembros participaban en las convenciones del Partido Liberal Constitucionalista (PLC) organizadas en Nicaragua.50 Es más, Alemán quien era viudo, viajó a Miami tantas veces como candidato que conoció en esa ciudad a quien finalmente sería su esposa. La fiesta de compromiso se llevó a cabo en un hotel lujoso de Miami, entre protestas de nicaragüenses y reportes de los medios de comunicación nicaragüenses que cuestionaron el uso de recursos gubernamentales para esta fiesta.51 Según David Dye, Arnoldo Alemán atrajo a dos tipos de gente en Nicaragua: aquellos que querían ser parte del gobierno para enriquecerse, y los honestos antisandinistas que apoyaban a cualquiera que se propusiera impedir el retorno de los sandinistas al poder.52 Esta relación fue muy evidente en la comunidad nicaragüense en Miami también. Varios entrevistados expresaron cómo la recién adquirida filiación alemanista benefició económicamente a algunos a cambio de un apoyo incondicional al caudillo. Otros, en cambio, se afiliaron porque estaban interesados en impedir que los sandinistas regresaran al poder y en tener un verdadero contacto con la política de Nicaragua.

  • 53 Entrevista, 18 de marzo de 2005.

38La presidencia de Arnoldo Alemán expone la manera en que los nicaragüenses iban a ser integrados a la cultura política tradicional de Nicaragua. Sin embargo, esta relación fue muy corta. Cuando, durante la presidencia de Enrique Bolaños (2002-2007), miembro del PLC, apare-cieron pruebas de la corrupción de la antigua administración de Alemán, muchos nicaragüenses que lo habían apoyado rompieron con el PLC y apoyaron a la facción «anticorrupción» liberal que lideraba Bolaños, quien pasó a ser disidente del partido de Alemán. Personas como doña Aurora, presidenta del Comité de Damas Nicaragüense en los Estados Unidos, también rompieron con el partido de Alemán. En 1999, durante la presidencia de Alemán, ella había sido parte de la delegación de nicara-güenses de Miami que participaron en la convención del PLC. Además, comentó que ella conocía a Alemán desde que éste era un niño y que se había decepcionado de él por sus actos de corrupción. Doña Aurora apoya a otro candidato en la actualidad, que piensa que es honesto.53

39El Sr. Asturias afirmó que, tanto en Miami como en Nicaragua, existen dos grupos: los arnoldistas, conocidos como «los corruptos», y los bolañistas «anticorrupción». Él es parte del grupo llamado Amigos de Enrique Bolaños. El señor Castillo y doña Aurora estaban dedicados a organizar la visita de Antonio Alvarado, un miembro del gabinete de Bolaños, a quien consideraban una persona honesta que representaba una alternativa –una tercera vía– a los arnoldistas liberales y su política caudillista. Según ellos, durante la visita de Alvarado, programada para abril de 2005, dicho líder iba a recibir un reconocimiento del gobierno del condado de Miami-Dade y el apoyo de algunos miembros de las comunidades nicaragüense y cubana.

40A pesar de estos retrocesos, los nicaragüenses de Miami continúan participando en la política de Nicaragua, buscando, en su calidad de comunidad transnacional, transformar su política con el uso de recursos materiales y simbólicos, y pugnando por posibles transformaciones en su cultura política. Mientras continúa su lucha por el derecho al voto, una forma de ciudadanía sustantiva, ellos se mantienen participando como ciudadanos, ejerciendo lo que consideran su derecho, presionando para que la sociedad política nicaragüense les preste atención y que busque sus remesas y apoyo. Además, después de la experiencia con Arnoldo Alemán, algunos nicaragüenses de Miami han aprendido la lección. La comunidad está más atenta y vigilante acerca de a quién apoyan y cómo usan su capital social, político y económico para influir en los cambios de la cultura política de Nicaragua.

La diáspora nicaragüense, las remesas y el CAFTA

  • 54 Iván Olivares, «La fuerza de la communidad: Los nicas en Miami», Confidencial, 6-12/6/2004. Iván Ol (...)
  • 55 Manuel Orozco, «The Impact of Migration in the Caribbean and Central American Region», ed. Canadian (...)

41El más reciente intento para reintegrar a los nicaragüenses de Miami fue la iniciativa llamada «diáspora nicaragüense». Esta iniciativa buscó no sólo reintegrar a los nicaragüenses de Miami sino también a todos los nicaragüenses que viven en el exterior. Basados en reportajes periodísticos, los nicaragüenses de Miami organizaron un congreso en el cual se resaltó que las remesas representaban la fuente de ingresos más importante para Nicaragua y el sustento de su economía.54 Estudios efectuados sobre el efecto de las remesas demuestran que los nicaragüenses en el exterior envían $600 millones de dólares por año a Nicaragua.55 Algunos periódicos nicaragüenses sostienen que Nicaragua recibe mil millones de dólares en remesas. Varios entrevistados utilizaron diferentes cantidades para apoyar su argumento de la necesidad de reconocer los derechos ciudadanos de la diáspora nicaragüense. ¿Por qué insiste la comunidad nicaragüense de Miami en utilizar a las remesas como razón para recuperar derechos políticos como el voto y la participación? Como explica Fox, este razonamiento es problemático ya que borra el derecho más básico: el de la ciudadanía por nacimiento. Los nicaragüenses de Miami han tratado de lograr por diferentes vías el reconocimiento político. Ese fue su principal objetivo en el pasado al apoyar a líderes como Alemán, quien defraudó sus esperanzas al incurrir en flagrantes actos de corrupción. Ahora, Enrique Bolaños buscó cómo reintegrarlos a través de su agenda económica.

  • 56 Iván Olivares, «La fuerza de la communidad: los nicas en Miami», op. cit.
  • 57 Douglas Carcache, «Diáspora clave para el Cafta», La Prensa, 28/6/2004.
  • 58 María José Uriarte, «Se destinará US$10 millones para cedulación en el exterior», La Prensa, 28/6/2 (...)
  • 59 Douglas Carcache, «Nicas en el exterior quieren botar leyes», La Prensa, 28/6/2004.

42Siguiendo la política a favor de la libre empresa y comercio de Bolaños, los nicaragüenses de Miami exploraron maneras de demostrar que ellos hacen una contribución importante, por lo cual se les debe restaurar sus derechos como ciudadanos. En Miami, la iniciativa de la diáspora nicaragüense ha dejado claro que ellos no son un «movimiento político, sino cívico, no partidario y voluntario».56 En el congreso participaron intelectuales y expertos en diferentes temas, que les ayudaron a explorar su capacidad económica, política y social. Enfocando la reunión en el tratado de libre comercio entre los Estados Unidos y Centroamérica (CAFTA), se argumentó que los nicaragüenses se pueden reintegrar por medio de inversiones financieras.57 El razonamiento es que los negocios de los nicaragüenses de Miami, dadas la condiciones favorables, pueden ser los primeros en aprovecharse del CAFTA. Según La Prensa, existen en Miami alrededor de diez mil (pequeños, medianos y grandes) negocios de propietarios nicaragüenses. Pero los nicaragüenses que viven en el exterior, no pueden obtener una tarjeta de identificación, lo que hace más costoso y difícil establecer un negocio en Nicaragua, ya que no son reconocidos como ciudadanos. A pesar de que el gobierno nicaragüense prometió que esta tarjeta estaría disponible para ellos en un futuro próximo, a pesar de que ya se ha asignado una partida en el presupuesto para este fin, nada se ha hecho para implementar esta promesa.58 Algunos funcionarios de la administración de Bolaños declararon que su meta era que los migrantes puedan obtener su tarjeta de identidad para atraerlos como turistas, inversionistas o en calidad de jubilados. Esto puede crear un flujo de recursos financieros al país.59

  • 60 Michael P. Smith y Luis Guarnizo, «The Locations of Transnationalism», en Transnationalism from Bel (...)

43En este caso particular existen dos visiones encontradas. Mientras la comunidad trata de obtener sus derechos ciudadanos utilizando las reme-sas como instrumento, al gobierno sólo le preocupa encontrar la manera más rápida de obtener sus dólares. A esto se refieren Smith y Guarnizo al hablar de la construcción de espacios políticos transnacionales basados en dos proyectos «a veces paralelos, a veces en competencia»60 Por un lado, la estrategia del Estado nicaragüense se rige por las directrices del proyecto neoliberal de captar y controlar los flujos de todos los recursos posibles: financieros, humanos y culturales. Los nicaragüenses de Miami, por otra parte, están tratando de cambiar el concepto hegemónico de ciudadanía y nación. Sin embargo, ¿cuáles son los alcances y los límites al desafiar los significados dominantes de la cultura nicaragüense? ¿Qué podemos concluir acerca del efecto que las iniciativas de los nicaragüenses de Miami pueden tener en la cultura política de Nicaragua?

Conclusiones

44En este ensayo se demostró cómo se crearon las redes y los espacios políticos transnacionales de los nicaragüenses de Miami de los años ochenta a la fecha. Se demostró cómo se organizaron para reclamar sus derechos. Como ha sucedido con otras comunidades transnacionales, los nicaragüenses de Miami han buscado la forma reintegrarse a la política de su país de origen, trabajando con sus partidos políticos para lograr sus demandas. Sin embargo, esta estrategia ha tenido resultados limitados. La cultura política ya establecida ha hecho difícil que estos agentes logren un verdadero cambio de actitud en los partidos políticos. A la luz de las experiencias anteriores, los nicaragüenses de Miami están aprendiendo a negociar dentro de esta dinámica de poder desigual, buscando formas de desafiar prácticas culturales ya establecidas, cambiando sus alianzas con otros actores no gubernamentales y trabajando para lograr una transformación de los significados culturales establecidos y darle un nuevo significado a la democracia. De acuerdo con las observaciones etnográficas, su trabajo con otras organizaciones de la sociedad civil en Nicaragua es principalmente asistencial. Ellos envían donaciones con el fin de aliviar parcialmente la pobreza en diferentes comunidades de Nicaragua. Aunque esto es algo necesario, puede reforzar las diferencias sociales y las relaciones desiguales de poder.

45Aún es muy difícil afirmar con precisión si esta comunidad transnacional puede transformar la cultura política nicaragüense. Se necesita más trabajo de investigación en Nicaragua y en los Estados Unidos. Sin embargo, los hechos analizados en este ensayo son prometedores. Los políticos nicaragüenses cruzan la frontera y viajan a Miami, como una parada más de sus campañas políticas, en busca del apoyo de sus compatriotas residentes en dicha ciudad; esto representa un reconoci-miento de su potencial y normaliza esta actividad, que veinte años atrás era inusual. Los nicaragüenses de Miami participan retirando su apoyo a los dirigentes políticos corruptos y que no actúan, según ellos, de acuerdo con los intereses de la nación. También tratan de darle un nuevo significado a la forma en que son reincorporados por el gobierno, no como un mercado sino mediante la restitución de sus derechos ciudadanos. La lucha por la ciudadanía está en otra parte. Los nicaragüenses que residen en Miami necesitan forjar alianzas y participar directamente en la sociedad civil de Nicaragua, para ganarse el reconocimiento de ser algo más que una parte distante de la nación.

Haut de page

Notes

2 Nora Hamilton y Norma Stoltz Chinchilla, «Central American Migration», Latin American Research Review, v. 26, n° 1 (1991). Nora Hamilton y Norma Stoltz Chinchilla, Seeking Community in a Global City: Guatemalans and Salvadorans in Los Angeles, Philadelphia, Temple University Press, 2001. Carlos Córdova, «The Social Cultural and Religious Experiences of Central American Immigrants», en Theology and Ministry in the United States: Hispanic Reality, Ana María Pineda y Robert Schreiter (ed.), Collegeville, Lithurgical Press, 1993. Susanne Jonas, «Transnational Realities and Anti-Immigrant State Policies: Issues Raised by the Experiences of Central American Immigrants and Refugees in a Trinational Region», en Latin American and the World Economy, Roberto Patricio Korzenniewicz y William C. Smith (ed.), Westport, Greenwood Press, 1996.

3 Nina Glick Schiller, Linda G. Basch, y Cristina Szanton Blanc, «Transnationalism: A New Analytic Framework for Understanding Migration», en Towards a Transnational Perspective on Migration: Race, Class, Ethnicity, and Nationalism Reconsidered, Nina Glick Schiller, Linda G. Basch, y Cristina Szanton Blanc (ed.), Annals of the New York Academy of Sciences, v. 645, New York, New York Academy of Sciences, 1992, p. 1.

4 Jonathan Fox, «Unpacking Transnational Citizenship», Annual Review of Political Science 8, 2005. Alejandra Castañeda, «Roads to Citizenship: Mexican Migrants in the United States», Latino Studies 2, n° 1, 2004. Cristina Escobar, «Dual Citizenship and Political Participation: Migrants in the Interplay of United States and Colombian Politics», Latino Studies 2, n° 1, 2004. Peggy Levitt y Rafael de la Dehesa, «Transnational Migration and the Redefinition of the State: Variations and Explanations», Ethnic and Racial Studies 26, n° 4, 2003. David Fitzgerald, «Beyond ’Transnationalism’: Mexican Hometown Politics at an American Labour Union», Ethnic and Racial Studies 27, n° 2, 2004. Luin Goldring, «The Mexican State and Transmigrant Organizations», Latin American Research Review 37, n° 3, 2002.

5 Cristina Escobar, «Dual Citizenship and Political Participation: Migrants in the Interplay of United States and Colombian Politics», op. cit., p. 47.

6 Nina Glick Schiller, Linda G. Basch y Cristina Szanton Blanc, «From Immigrant to Transmigrant: Theorizing Transnational Migration», Anthropoligical Quarterly 68, n°1, 1995.

7 Alejandra Castañeda, «Roads to Citizenship: Mexican Migrants in the United States», Latino Studies 2, n° 1, 2004, p. 70-89. Peggy Levitt y Rafael de la Dehesa, «Transnational Migration and the Redefinition of the State: Variations and Explanations», Ethnic and Racial Studies 26, n° 4, 2003.

8 Alejandra Castañeda, «Roads to Citizenship: Mexican Migrants in the United States», op. cit. David Fitzgerald, «Beyond ’Transnationalism’: Mexican Hometown Politics at an American Labour Union», Ethnic and Racial Studies 27, n° 2, 2004, p. 228-47. Jonathan Fox, «Unpacking Transnational Citizenship», op. cit. Luin Goldring, «The Mexican State and Transmigrant Organizations».

9 Jonathan Fox, «Unpacking Transnational Citizenship», op. cit.

10 Ibid.

11 Alejandra Castañeda, «Roads to Citizenship: Mexican Migrants in the United States», op. cit. Cristina Escobar, «Dual Citizenship and Political Participation: Migrants in the Interplay of United States and Colombian Politics», op. cit. Michael Jones-Corea, «Under Two Flags: Dual Nationality in Latin America and Its Consequences for Naturalization in the United States», International Migration Review 35, n° 4, 2001.

12 Sonia E. Alvarez, Evelina Dagnino y Arturo Escobar, Cultures of Politics/Politics of Cultures: Re-Visioning Latin American Social Movements, Boulder, Westview Press, 1998, p. 2.

13 Ibid., p. 7-8.

14 Alejandro Portes y Alex Stepick, «A Repeat Performance? The Nicaraguan Exodus», en City on the Edge: The Transformation of Miami, Berkeley, California, University of California Press, 1993.

15 Lisa Noel Konczal, «The Academic Orientation of First and Second Generation Nicaraguan Immigrant Adolescents», 2002.

16 Sergio Díaz-Briquets y Jorge Pérez-López, «Refugee Remittances: Conceptual Issues and the Cuban and Nicaraguan Experience», International Migration Review v. 31, n° 2, 1997. Edward Funkhouser, «Remittances from International Migration: A Comparison of El Salvador and Nicaragua», The Review of Economics and Statistics v. 77, n° 1, 1995. Edward Funkhouser, «Migration from Nicaragua: Some Recent Evidence», World Development v. 20, n° 8, 1992.

17 Guillermo J. Grenier y Alex Stepick, Miami Now! Immigration, Ethnicity, and Social Change, Gainesville, University Press of Florida, 1992. Lizandro Pérez, «Cuban Miami», en Miami Now!: Immigration, Ethnicity, and Social Change, Guillermo J. Grenier y Alex Stepick (ed.), Gainesville, University Press of Florida, 1992. Alex Stepick, This Land Is Our Land: Immigrants and Power in Miami, Berkeley, University of California Press, 2003. Miguel A. De La Torre, La Lucha for Cuba: Religion and Politics on the Streets of Miami, Berkeley, University of California Press, 2003. María Cristina García, Havana USA: Cuban Exiles and Cuban Americans in South Florida, 1959-1994, Berkeley, University of California Press, 1996.

18 Thomas W. Walker, Nicaragua: Living in the Shadow of the Eagle, 4a ed., Boulder, Westview Press, 2003.

19 Alejandro Portes y Alex Stepick, «A Repeat Performance? The Nicaraguan Exodus», op. cit.

20 Ibid.

21 Miguel A. De La Torre, La Lucha for Cuba: Religion and Politics on the Streets of Miami, op. cit. Guillermo Grenier y Alex Stepick, Miami Now! Immigration, Ethnicity, and Social Change, op. cit.

22 Edward Funkhouser, «Migration from Nicaragua: Some Recent Evidence», op. cit., p. 1210.

23 Phil Ryan, The Fall and Rise of the Market in Sandinista Nicaragua, Montreal, Buffalo, McGill-Queen’s University Press, 1995, p. 208.

24 Alejandro Portes y Alex Stepick, «A Repeat Performance? The Nicaraguan Exodus», op. cit.

25 Ibid.

26 Ibid.

27 Ibid.

28 Ibid., p. 167.

29 William I. Robinson, Transnational Conflicts: Central America, Social Change, and Globalization, London, New York, Verso, 2003.

30 David Close, Nicaragua: The Chamorro Years, Boulder, Colorado, Lynne Rienner Publishers, 1999, p. 100.

31 «Demographic Profile Miami-Dade, Florida 1960-2000», Planning Research Section Department of Planning and Zoning (ed.), Miami-Dade County, 2003. Alex Stepick, This Land Is Our Land: Immigrants and Power in Miami, Berkeley, University of California Press, 2003. Liza Konczal, «The Academic Orientation of First and Second Generation Nicaraguan Immigrant Adolescents».

32 Ibid.

33 Sheila L. Croucher, Imagining Miami: Ethnic Politics in a Postmodern World, Charlottesville, University Press of Virginia, 1997. Alex Stepick, This Land Is Our Land: Immigrants and Power in Miami, op. cit.

34 John R. Logan, «The New Latinos: Who They Are, Where They Are», ed. Lewis Mumford Center for Comparative Urban and Regional Research, University at Albany, 2001.

35 Ibid.

36 James Clifford, «Diasporas», Culutral Anthropology 9, n° 3 (1994).

37 Lizandro Pérez, «Cuban Miami».

38 Entrevista, 14 de marzo de 2005, Miami, Florida.

39 Ibid.

40 Entrevista, 18 de marzo, de 2005.

41 Entrevista, 15 de marzo de 2005.

42 Conversación con Sarah Mahler, 17 de marzo de 2005.

43 Entrevista, 15 de marzo de 2007.

44 Entrevista, 16 de marzo de 2005.

45 Luin Goldring, «The Mexican State and Transmigrant Organizations», Latin American Research Revieuw, 37, n° 3, 2002, p. 55-99.

46 Gustavo Ortega, «Nicas en Miami en "fuego cruzado"», La Prensa, 2/7/2001. Edwin Sánchez, «Candidatos se mueven en Miami», El Nuevo Diario, 29/4/1999.

47 Entrevista, 14 de Marzo de 2005.

48 David R. Dye, Democracy Adrift : Caudillo Politics in Nicaragua, Managua, Edición del Autor, Managua, 2004.

49 Ibid., p. 16.

50 Oliver Bodan, «Delegacion De Miami Estara En Gran Convencion Nacional 1999», Confidencial, 11 al 17 de julio de 1999.

51 «García Quintero denuncia el "compromiso faraónico"», El Nuevo Diario, 10/8/1999, María Travieso, «Alemán anuncia en Miami su boda», El Nuevo Diario, 8/8/1999.

52 David R. Dye, op. cit., p. 33.

53 Entrevista, 18 de marzo de 2005.

54 Iván Olivares, «La fuerza de la communidad: Los nicas en Miami», Confidencial, 6-12/6/2004. Iván Olivares, «Promesas incumplidas: La demanda de cédula y voto en el exterior», Confidencial, 6-12/6/2004. Gabriela Sánchez Campbell, «Competencia agitada por remesas baratas», La Prensa, 28/6/2004.

55 Manuel Orozco, «The Impact of Migration in the Caribbean and Central American Region», ed. Canadian Foundation for the Americas, Ottawa, Canadian Foundation of the Americas, 2003.

56 Iván Olivares, «La fuerza de la communidad: los nicas en Miami», op. cit.

57 Douglas Carcache, «Diáspora clave para el Cafta», La Prensa, 28/6/2004.

58 María José Uriarte, «Se destinará US$10 millones para cedulación en el exterior», La Prensa, 28/6/2004.

59 Douglas Carcache, «Nicas en el exterior quieren botar leyes», La Prensa, 28/6/2004.

60 Michael P. Smith y Luis Guarnizo, «The Locations of Transnationalism», en Transnationalism from Below, ed. Michael P. Smith y Luis Guarnizo, New Brunswick, N.J., Transaction Publishers, 1998.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Marco A. Mojica, « Los nicaragüenses en Miami: forjando una política transnacional », L'Ordinaire des Amériques, 211 | 2008, 97-120.

Référence électronique

Marco A. Mojica, « Los nicaragüenses en Miami: forjando una política transnacional », L'Ordinaire des Amériques [En ligne], 211 | 2008, mis en ligne le 01 novembre 2015, consulté le 24 juin 2017. URL : http://orda.revues.org/2567 ; DOI : 10.4000/orda.2567

Haut de page

Auteur

Marco A. Mojica

City College de San Francisco

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
L’Ordinaire des Amériques est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo IPEAT
  • Logo Université Toulouse-Jean Jaurès
  • Logo Université de Toulouse
  • Logo Latindex
  • Revues.org