Navigation – Plan du site
Migrations latino-américaines

Domésticas y cuidadoras: mujeres inmigrantes latinoamericanas y mercado de trabajo en España

Laura Oso Casas et Raquel Martínez
p. 143-161

Résumés

Partant des principales sources statistiques secondaires, l’analyse porte en premier lieu sur les modes d’intégration des femmes latino-américaines sur le marché de travail espagnol, depuis l’émergence de l’Espagne comme pays d’immigration dans les années 1980 jusqu’à la période actuelle. Puis, en raison de l’importance du travail dans le secteur du service domestique et des soins aux personnes dans le cadre de l’immigration latino-américaine en Espagne, une attention particulière est portée sur cette niche de travail. Et en particulier sur l’activité de soins aux personnes âgées. L’analyse s’appuie ici sur les travaux qualitatifs développés par les auteurs dans différents contextes de la géographie espagnole (Madrid, la Galice et la Navarre).

Haut de page

Texte intégral

1En la última década hemos constatado un interés creciente, por parte de la literatura científica, sobre la inmigración femenina o sobre los estudios sobre género y migración. De un tema marginal, que apenas ha suscitado producción científica a lo largo de la historia, hemos pasado a un creciente protagonismo de este objeto de estudio. Si durante los años setenta y ochenta las investigadoras que se ocuparon sobre esta temática se centraron en denunciar la invisibilidad de las mujeres inmigrantes (Morokvasic, 1984a, entre otros), en la actualidad predomina el discurso sobre la feminización de las migraciones. Algunos autores llegan incluso a definir la feminización de la migración como uno de los cinco rasgos que distinguen la actual Era de la Migración (Castles y Miller, 1998).

2En el plano internacional, tal y como muestra Zlotnik, el porcentaje de mujeres entre los migrantes internacionales se ha incrementado desde 1960 hasta 2000, aproximadamente en dos puntos porcentuales (pasando de 46,6 a 48,8%). No obstante, para esta autora el incremento alcanzado es pequeño, en comparación al alto nivel de feminización que ya existía en 1960 (Zlotnik, 2003). De tal manera que nos podríamos plantear, como señalan Oso y Garson, la siguiente cuestión ¿realmente estamos ante una feminización de la migración o más bien ante una feminización del discurso migratorio? A nivel mundial podríamos decir que la feminización de la inmigración ha sido un proceso de baja intensidad, y, por lo tanto, es más bien el creciente interés científico por la temática género y migración, la mayor visibilidad que han adquirido las mujeres inmigrantes en la última década, lo que ha contribuido a acentuar la feminización del discurso migratorio. El énfasis puesto, por parte de la producción científica, en los últimos años, para sacar de la invisibilidad a las mujeres inmigrantes y reivindicar su rol como actrices económicas y sociales, ha hecho que el fenómeno de la feminización se pueda llegar a percibir como más acentuado de lo que realmente muestran los datos (Oso Casas y Garson, 2005).

3No obstante, en los países desarrollados (Europa, Norteamérica y Oceanía), la feminización de las migraciones internacionales sí ha sido más intensa, pasando el porcentaje de mujeres inmigrantes de 47,9 % en 1960 a 50,9% en 2000 (Zlotnik, 2003). La mayor presencia de mujeres inmigrantes en el viejo continente está relacionada con las transformaciones que ha habido, desde finales de los ochenta, en el paisaje migratorio europeo. Transformaciones que han favorecido la aparición de corrientes migratorias protagonizadas por mujeres.

4Por un lado, el Sur de Europa (Italia, España, Grecia y Portugal) deja de enviar mano de obra al Norte, incrementándose la presencia en esta primera región de la inmigración de población procedente de países terceros. Una de las características del nuevo espacio migratorio del Sur de Europa es la feminización de algunas comunidades de inmigrantes (Anthias y Lazaridis, 2000), las mujeres apareciendo como protagonistas e incluso pioneras de la cadena migratoria. Por otro lado, la caída del muro de Berlín trae consigo el aumento de las migraciones Este-Oeste, entre las cuales, la presencia de mujeres es notoria. Esto ha promovido la formación de corrientes migratorias feminizadas de carácter laboral. Lo cual se explica, como señalan Anthias y Lazaridis (2000) y es ya bien sabido, por la creciente demanda, en los países desarrollados, de mujeres para realizar los trabajos más desvalorados socialmente (servicio doméstico, servicios de cuidado personal y servicios sexuales).

5En España, a partir de la década de los noventa se empieza a constatar la llegada de corrientes migratorias feminizadas, protagonizadas por mujeres latinoamericanas, que van a cohabitar con otras migraciones femeninas (fundamentalmente provenientes de Africa y de los países del Este de Europa) (ver tabla 1). En un primer lugar, se desarrolló una corriente migratoria de mujeres dominicanas que se insertaron en el mercado de trabajo, mayoritariamente como empleadas de hogar. Al principio, se trataba fundamentalmente de mujeres provenientes del Suroeste de República Dominicana, que se colocaban como internas en viviendas unifamiliares en la periferia norte de Madrid, en torno a la localidad de Aravaca (un barrio de clase media-alta) (Gregorio, 1998). Esta migración fue seguida por la de mujeres peruanas, que se incorporaron al mercado de trabajo básicamente en el servicio doméstico o como cuidadoras de enfermos y ancianos. Con anterioridad al año 1991 hubo en España una demanda de enfermeras y muchas peruanas con esta titulación se ocuparon en clínicas privadas o en el Insalud. Sin embargo, a partir de 1991 el mercado de enfermeras se satura en España y muchas de estas profesionales acabaron ubicándose en el servicio doméstico (Tornos et al., 1997). Posteriormente, a finales de los noventa se desarrolló la migración laboral de mujeres ecuatorianas y colombianas. En los últimos años están llegando, en gran medida, mujeres inmigrantes bolivianas.

Tabla 1. España 1991‑2007: evolución de la cantidad de mujeres extranjeras según principales países de nacionalidad

Año

Total

Marruecos

Ecua-dor

Ruma-nia

Colombia

Reino Unido

Argentina

Rep. Dominicana

1991

180.700

12.149

--

--

--

28.133

10.933

2.370

1996

269.087

32.095

--

770

--

36.879

9.347

9.999

2000

452.413

63.364

--

2.893

--

51.082

12.168

18.227

2001

653.820

79.940

70.529

12.264

52.355

54.888

16.471

22.233

2002

929.767

101.307

131.478

26.254

110.000

64.795

28.070

26.244

2003

1.249.418

123.548

199.849

58.517

139.626

80.768

53.636

29.736

2004

1.428.603

141.873

245.352

92.826

141.732

86.520

64.580

30.813

2005

1.720.548

168.287

252.751

142.757

152.241

111.085

74.858

35.223

2006

1.808.114

182.162

205.175

178.488

135.851

135.038

67.386

34.103

2007

2.106.785

208.000

216.195

248.130

146.093

154.478

69.596

38.150

Fuente: Elaboración propia en base a: - Censo de Población y Viviendas 1991, - Padrón Municipal de Habitantes: años 1996 a 2007 (para 2007 se ha tomado el avance de resultados); Instituto Nacional de Estadística: www.ine.es --: no constan datos.

6Como ya ha sido ampliamente puesto de manifiesto por la literatura, la incorporación de las mujeres españolas al mercado de trabajo, la inexistencia de ayudas públicas para conciliar la vida laboral y las tareas domésticas (Estado del Bienestar débil), trajo consigo el recurso a la mano de obra extranjera. A lo cual se añade la desaparición de la figura tradicional de la «migrante doméstica interna» (la «chica del pueblo») y el hecho de que no se ha dado un reparto equitativo entre las parejas a la hora de realizar el trabajo doméstico de cuidado personal (Oso, 1998a). Por otro lado, el progresivo envejecimiento de la población en los países del Sur de Europa, junto con una falta en la cobertura institucional para el cuidado de personas dependientes, ha generado la creación de un yacimiento de empleo específico que en muchas ciudades está siendo cubierto principalmente por mujeres inmigrantes: el cuidado de ancianos (Martínez Buján, 2005). No obstante, a partir del cambio de siglo se constata una tendencia a la masculinización de estos flujos migratorios latinoamericanos.

  • 1 Laura Oso llevó a cabo trabajo de campo, fundamentalmente en Madrid (entrevistas en profundidad y g (...)

7En este artículo empezaremos por analizar el surgimiento, en la década de los noventa, de corrientes migratorias latinoamericanas protagonizadas por mujeres en España. Para pasar a estudiar cómo, en este país, contrariamente al discurso de la feminización de los movimientos poblacionales, en los últimos años, se ha dado un proceso de masculinización de esta inmigración. Explicaremos este fenómeno analizando la inserción de las mujeres latinoamericanas al mercado de trabajo español, haciendo especial referencia al papel que jugó el sector del servicio doméstico y cuidados personales, y en concreto la actividad de cuidado de personas mayores. Para ello se recurrirá a los trabajos cualitativos desarrollados por las autoras en diferentes contextos de la geografía española (Madrid, Galicia y Navarra)1.

El desarrollo de corrientes migratorias laborales de mujeres latinoamericanas en España

8La primera ola migratoria de latinoamericanos llegó a España durante los sesenta. En un principio se trataba fundamentalmente de cubanos (una buena parte de exiliados políticos), intensificándose la presencia de otros colectivos a partir de los años setenta (venezolano, argentino, colombiano, chileno, peruano y uruguayo). La inmigración procedente del Cono Sur, aumenta, en gran medida, en los años setenta, debido a los golpes de Estado militares; si bien, la tasa de crecimiento de esta inmigración desciende en la segunda mitad de los setenta (Herránz, 1996). Se trataba fundamentalmente de una inmigración cualificada, como puso de manifiesto el Colectivo Ioé para el caso de los latinoamericanos en la Comunidad Autónoma de Madrid (Colectivo Ioé, 1993). No obstante, a medida que avanzamos en la década de los noventa la inmigración de exiliados políticos pierde peso respecto a la llegada de inmigrantes económicos, aumentando, en gran medida, la inmigración ocupada en los sectores económicos más desvalorados socialmente.

9Una de las principales notas distintivas de la inmigración latinoamericana con fines laborales será el protagonismo que tendrán las mujeres, sobre todo a partir de la segunda mitad de la década de los noventa. En efecto, los datos sobre permisos de trabajo en vigor ya en 1995 mostraban cómo el porcentaje de mujeres procedentes de América Central y del Sur era superior al de los hombres (60%), sobre todo entre los ecuatorianos (64%), colombianos (65%), peruanos (64%), y dominicanos (86%). Se trataba fundamentalmente de «personal de servicios, hostelería y seguridad» (95% de las dominicanas, 86% de peruanas, 75% de colombianas) (Oso, 1998a). El periodo comprendido desde principios del siglo XXI hasta el año 2006 se caracterizará por el importante crecimiento de la inmigración laboral procedente de Ecuador y Colombia. Así, si en 1999 los ecuatorianos y colombianos representaban únicamente un 9% y un 12%, respectivamente, de los trabajadores latinoamericanos dados de alta en la Seguridad Social, en 2006, Ecuador pasa a ser el primer país de origen del los trabajadores latinoamericanos en España (38%), seguido de Colombia (19%), descendiendo, en gran medida, la representación porcentual de Perú y República Dominicana (de un 24% y un 17% a un 10% y 4% respectivamente). Y, en menor medida, de Argentina, Brasil, Cuba, Chile, México y Venezuela.

10Los datos de la Encuesta de Población Activa muestran que se da una clara segmentación por género, en lo relativo a la inserción al mercado de trabajo de la población latinoamericana en España. Las mujeres latinas, en comparación con sus homólogos varones, están sobre-representadas en dos ocupaciones. De esta manera, el 67% de los latinoamericanos «Trabajadores de servicios de restauración, personales, protección y vendedor de comercio» son mujeres, así como el 68% de los «Trabajadores no cualificados». Esta segmentación del mercado de trabajo relega a las mujeres latinoamericanas a aquellas ocupaciones menos cualificadas, por debajo de la mano de obra latinoamericana masculina, pero igualmente de la media de los extranjeros ocupados (EPA, 2006).

11Para analizar la evolución temporal según género, utilizaremos los datos sobre altas a la seguridad social (tabla 2). Para el año 2006 estos datos muestran que ha habido un cierto proceso de masculinización de esta mano de obra. En efecto las mujeres procedentes de América Central y del Sur representan a esta fecha el 50% del colectivo femenino extranjero afiliado a la Seguridad Social. Si nos detenemos en los datos sobre el porcentaje de mujeres por nacionalidad, vemos como las inmigraciones laborales ecuatoriana, colombiana, dominicana y peruana, aunque siguen siendo corrientes migratorias laborales feminizadas (es decir, fundamentalmente compuestas por mujeres) han visto descender el componente femenino, respecto a la década de los noventa (55%, 60% y 48% respectivamente). ¿Cómo se explica este proceso de masculinización de la mano de obra latinoamericana en los últimos años?

Tabla 2. Afiliaciones a la Seguridad Social, según sexo y principales países de nacionalidad, 31 de diciembre de 2006

Ambos sexos

Varones

Mujeres

Ambos sexos

Varones

Mujeres

TOTAL

1.823.973

1.105.075

718.889

100,0

100,0

100,0

LATINOAMÉRICA

706.855

344.128

362.725

38,8

31,1

50,5

Argentina

54.569

31.181

23.388

3,0

2,8

3,3

Bolivia

45.130

20.511

24.619

2,5

1,9

3,4

Brasil

18.106

7.171

10.935

1,0

0,6

1,5

Chile

13.734

8.151

5.583

0,8

0,7

0,8

Colombia

135.208

60.284

74.924

7,4

5,5

10,4

Cuba

21.929

11.601

10.328

1,2

1,0

1,4

Ecuador

266.207

131.833

134.373

14,6

11,9

18,7

Méjico

5.856

2.803

3.053

0,3

0,3

0,4

Perú

68.723

35.762

32.961

3,8

3,2

4,6

Rep. Dominicana

28.881

11.668

17.213

1,6

1,1

2,4

Uruguay

17.716

10.209

7.507

1,0

0,9

1,0

Venezuela

16.357

7.505

8.851

0,9

0,7

1,2

Resto Latinoamérica

14.439

5.449

8.990

0,8

0,5

1,3

Fuente: Elaboración propia. MTAS, Anuario de Estadísticas Laborales y Asuntos Sociales

12En España durante los años noventa la legislación en materia de inmigración fue favorable a la llegada de mujeres inmigrantes. La política de cupos benefició, entre 1993‑1999, la regularización de mujeres inmigrantes en España, al ser el servicio doméstico un sector de empleo privilegiado por los contingentes durante estos años. Además, de 1993 a 1997 la crisis económica afectó al sector de la construcción, por lo que en las grandes ciudades como Madrid el mercado de trabajo va a ser más favorable a la inmigración femenina que a la masculina. Esto explica la importante feminización de las corrientes migratorias latinoamericanas de carácter laboral en este periodo y el papel que tuvieron las mujeres como pioneras de las cadenas migratorias (Oso, 1998b).

13El hecho de que la inmigración latinoamericana laboral haya tendido a un mayor equilibrio entre los sexos en los últimos años (aunque las mujeres sigan siendo mayoría) se explica por varios factores. En primer lugar, el gobierno ha favorecido, vía la firma de convenios, la inmigración latinoamericana para algunos sectores económicos tradicionalmente masculinos (agricultura, etc.). Asimismo, el auge económico en los últimos años y, sobre todo, en el sector de la construcción, ha beneficiado al empleo masculino inmigrante. Además, la política migratoria restrictiva ha limitado las posibilidades de regularización jurídica a la reagrupación familiar. La implantación del visado para Ecuador y Colombia en 2002 y 2003 trajo consigo un adelanto de los planes de migración y de reagrupación familiar, para algunos ecuatorianos y colombianos, ante las mayores dificultades para migrar tras la instauración del visado. Así, muchas de las mujeres latinoamericanas que salieron solas de sus países optaron por traer a sus seres más allegados, a lo cual se añade una migración masculina autónoma o una migración familiar (conjunta de la pareja) alimentada por las mayores expectativas de empleo para los migrantes varones. Esto ha traído consigo un mayor equilibrio entre los sexos.

Domésticas internas: el sector laboral de entrada de la inmigración latinoamericana en España

14Esta demanda de mano de obra que se desarrolló en España durante la década de los ochenta y los noventa, y principalmente en las grandes ciudades como Madrid y Barcelona, estuvo dirigida en sus inicios fundamentalmente al servicio doméstico interno (tabla 3).

Tabla 3. Porcentaje de los ocupados de nacionalidad latinoamericana según sexo y tipo de ocupación

Ambos sexos

Mujeres

% Mujeres

Total Latinoamérica

1.173.200

591.300

100,0

Dirección de las empresas y de la administración pública

20.400

5.100

0,9

Técnicos y profesionales científicos e intelectuales

24.600

7.400

1,3

Técnicos y profesionales de apoyo

41.300

17.200

2,9

Empleados de tipo administrativo

39.400

30.900

5,2

Trabajadores de servicios de restauración, personales, protección y vendedor de comercio

284.500

190.100

32,1

Trabajadores cualificados en agricultura y pesca

11.600

800

0,1

Artesanos y trabajadores cualificados de industrias manufactureras, construcción y minería, excepto operadores

220.100

12.500

2,1

Operadores de instalaciones y maquinaria; montadores

57.900

7.400

1,3

Trabajadores no cualificados

469.800

318.800

53,9

Fuerzas armadas

3.600

110

0,0

Fuente: Elaboración propia, Encuesta de Población Activa, 2006. Instituto Nacional de Estadística

15La existencia de este nicho laboral reservado para las mujeres inmigrantes favoreció el desarrollo de corrientes migratorias feminizadas, constituyéndose en el principal sector de entrada de la inmigración latinoamericana a España. Lo cual explica los altos niveles de feminización de estos flujos migratorios, de los cuales nos venimos refiriendo.

16Una vez que se fueron saturando los principales contextos de acogida de esta inmigración (Madrid y Barcelona), se fueron desarrollando flujos de entrada en otras ciudades de la geografía española (como Pamplona, por ejemplo), coincidiendo con una demanda del mercado de trabajo, fundamentalmente orientada a los cuidados de ancianos (Martínez Buján, 2005). De hecho, las entrevistas realizadas a responsables de organizaciones no gubernamentales que tienen bolsas de trabajo para personas extranjeras dentro del servicio doméstico aseguran esta tendencia en la contratación, además de resaltar que cerca del 90% de las mujeres inmigrantes empiezan trabajando en el servicio doméstico como internas para el cuidado de personas mayores.

  • 2 Cabe señalar que la mayoría de la inmigración laboral latinoamericana que se desarrolló a partir de (...)

17Como es bien conocido el servicio doméstico interno es una ocupación óptima para la migración de mujeres solas o pioneras de la cadena migratoria. En primer lugar, permite el alojamiento y la manutención gratis, facilitando el ahorro y la rápida inserción en la sociedad receptora. Con el simple hecho de encontrar un trabajo, se consigue vivienda. Es igualmente un sector adecuado para el empleo en situación de irregularidad, pues difícilmente llegan las inspecciones laborales. Es, por lo tanto, un sector de empleo que se adaptó, en gran medida, a la modalidad de entrada de los inmigrantes latinoamericanos a partir de los ochenta: la entrada como turista por el periodo de tres meses y la permanencia posterior en el país en situación de irregularidad jurídica2. No obstante, los inconvenientes del trabajo como empleada de hogar interna son bien conocidos y se han puesto ya de relieve en la literatura (Colectivo Ioé, 2001 ; Martínez Veiga, 2000 ; Herránz, 1996 ; Oso, 1998a).

18Cabe señalar que algunas de las mujeres latinoamericanas que se emplean como trabajadoras domésticas tienen un nivel educativo medio-alto y en su país de origen realizaban ocupaciones más valoradas socialmente. En efecto, la encuesta realizada por el Colectivo Ioé con empleadas de hogar inmigrantes pone de manifiesto que el 63% de las mujeres peruanas tenían estudios superiores, y el 31% secundarios. Las ecuatorianas, por su parte, alcanzaban en un 53% los estudios secundarios y en un 40% superiores. Las dominicanas, presentaban unos niveles educativos un poco menos elevados (42% con estudios primarios); si bien, tampoco es desdeñable el porcentaje de mujeres con estudios secundarios (41%) (Colectivo Ioé, 2001). Esas personas resienten, de una manera muy negativa, las prácticas de dominación propias del servicio doméstico interno.

19Por lo general, el servicio doméstico interno suele utilizarse, por muchas de las mujeres latinoamericanas, como un trampolín o situación temporal, hacia otra modalidad de empleo, como puede ser el trabajo en tanto externa fija o por horas. Temporalidad marcada por la necesidad del pago de una deuda; la ausencia de otro tipo de empleos, en un mercado competitivo. El servicio doméstico interno se utiliza como una forma de inserción rápida en el mercado de trabajo español hasta la consecución de unos ahorros o la llegada de familiares. También se puede constituir en una estrategia de mantenimiento de los hogares transnacionales. En efecto, una de las características de la inmigración latinoamericana a España es la prolongación, a lo largo del tiempo, de la situación de transnacionalidad (la mujer sigue trabajando durante años en España mientras los hijos se encuentran en el país de origen). Así, el empleo como interna es una estrategia que siguen utilizando algunas de las jefas de hogares transnacionales, que pueden llegar a optar por sacrificar su propia movilidad socio-laboral en el país de destino con el objetivo de poder enviar un monte mayor de remesas al país de origen (Oso, 2002).

20A medida que se han ido instalando las diferentes corrientes migratorias de mujeres latinoamericanas a España se ha apreciado una cierta movilidad socio-laboral hacia otros trabajos con mejores condiciones laborales. El estudio realizado por el Colectivo Ioé en 2001 mostraba que los inmigrantes latinoamericanos que más habían conseguido salir del empleo doméstico interno eran los dominicanos (35%), seguidos de los peruanos (29%), siendo en este momento los ecuatorianos los que presentaban más dificultades para dejar el empleo en tanto internos (Colectivo Ioé, 2001). Como vemos, la antigüedad en tanto corriente migratoria es lo que ha determinado la movilidad en el mismo sector laboral, de manera que las mujeres que llegaron hace más tiempo han ido abandonando poco a poco el trabajo como internas, mientras que las que llegaron más recientemente siguen ocupando estos puestos. Cabe señalar que desde que el Colectivo Ioé realizó su estudio es muy probable que las mujeres ecuatorianas hayan ganado posiciones en el ámbito del servicio doméstico, estando en la actualidad los trabajos más precarios en manos de mujeres bolivianas, que son las que están entrando actualmente en España.

21No obstante, más allá del salto de empleada de hogar interna a externa o por horas, las mujeres latinoamericanas han ido copando otros segmentos del mercado de trabajo. Escrivá ya señalaba como las mujeres peruanas en las grandes ciudades españolas empezaban a ocuparse en trabajos tales como comercio, empresas de limpieza, servicios sanitarios, mensajería, restauración, etc (Escrivá, 2003). Si bien, en comparación con otros colectivos de inmigrantes, los latinoamericanos se encuentran entre los que presentan más dificultades para salir del sector del servicio doméstico. En efecto, el estudio realizado por el Colectivo Ioé a través de la explotación de los datos sobre altas a la seguridad social, puso de manifiesto que aquellos colectivos que presentaban un índice mayor de abandono de este sector eran los trabajadores chinos (48%), portugueses (33%), así como los marroquíes (27%). Entre aquellas nacionalidades que presentaban un menor índice de abandono se encontraban los ecuatorianos (12%), los dominicanos (15%), polacos (16%) y colombianos (17%). Los trabajadores peruanos son, entre los latinoamericanos, aquellos que presentan un porcentaje mayor de abandono del servicio doméstico (22%). Es lógico que la inmigración ecuatoriana y colombiana, más reciente, presente un mayor enclaustramiento en el servicio doméstico y que las corrientes latinoamericanas más antiguas sean las que vayan saliendo del sector. No obstante, sorprende el caso de los dominicanos, que aún siendo de las primeras corrientes migratorias de latinoamericanos que se insertaron en el servicio doméstico en España, presentan un enclaustramiento en este sector. Esto se explica por los menores niveles de instrucción de este colectivo, en comparación con las peruanas. Pero igualmente por el hecho de que la inmigración dominicana a España tiene una alta presencia de mujeres solas, jefas de hogares transnacionales, siendo menores los procesos de reagrupación familiar, en comparación con otros colectivos. Como señala Escrivá, en el caso de la inmigración peruana, la llegada de los varones, reagrupados por las mujeres pioneras, ha dado un «empuje a las carreras migratorias femeninas». El hecho de que algunos varones se insertasen en otras ocupaciones ha traído consigo un «efecto demostración», que ha ayudado a las mujeres a salir del servicio doméstico (Escrivá, 2003).

22En España, entre los distintos orígenes de las trabajadoras latinoamericanas, la etnia juega un rol importante a la hora de acceder al mercado de trabajo. Por lo general, las mujeres latinoamericanas, en comparación con las inmigrantes de otros orígenes como las africanas o las procedentes de Europa del Este, son preferidas para el cuidado de niños y ancianos. Y esto sobre todos en el caso de las peruanas y ecuatorianas. Las primeras por su formación, como hemos visto anteriormente, en tanto enfermeras, las segundas por su carácter supuestamente «dulce» y «sumiso». Algunas latinoamericanas, como las dominicanas, resienten, en ocasiones, actitudes racistas por parte de los empleadores, de manera que más allá de la etnia, aquí entra en juego, la categoría racial. Por su parte, un estereotipo que vincula a Colombia con el narcotráfico, así como, en algunas regiones como Galicia, con la prostitución, no juega a favor de las empleadas de hogar de este origen, que ven, en mayor medida, dificultado su acceso al mercado de trabajo.

23Lo que es importante poner de manifiesto es cómo la progresiva sustitución de unas corrientes migratorias de mujeres por otras determina el mantenimiento del servicio doméstico interno como modalidad de empleo así como de la precariedad laboral y de las prácticas discriminatorias y de dominación simbólica (Catarino y Oso, 2000). En efecto, la llegada de nuevas inmigrantes hace que siga habiendo alguien al pie de la escalera dispuesto a aguantar las relaciones asimétricas entre empleadores y trabajadoras y las prácticas de exclusión y dominación. Las mujeres latinoamericanas que llevan un cierto tiempo en España y aquellas con menores cargas económicas en el país de origen, van mejorando su situación laboral, algunas se emplean en el servicio doméstico externo, fijo o por horas. Otras van consiguiendo, en mayor medida, salir de este sector (como las peruanas). Las hay, que aunque van avanzando posiciones, les cuesta más, por su menor nivel de instrucción o por las mayores necesidades de envío de remesas (jefas de hogares transnacionales, como las dominicanas). Sin embargo, siempre quedan las recién llegadas (ecuatorianas, colombianas, y actualmente, en mayor medida, bolivianas), que por su situación de precariedad económica y jurídica, y/o al tender, muchas de ellas, a emplearse como internas, resiente de manera acentuada las prácticas discriminatorias y las relaciones simbólicas de dominación de clase y de etnia. Estas son fundamentalmente las que están al pie de la escalera (Catarino y Oso, 2000). No obstante, más allá de analizar cómo se va reproduciendo la ocupación más desvalorada, en el marco del servicio doméstico (el empleo como empleada de hogar interna), por la llegada de nuevos flujos femeninos de entrada, en mayor situación de vulnerabilidad (irregularidad jurídica, deudas contraídas, familia dependiente en el país de origen), en este artículo queremos profundizar en la siguiente idea. La ocupación del servicio doméstico interno está igualmente segmentada, siendo la actividad en la cual las mujeres se encuentran con peores condiciones de trabajo, el cuidado de ancianos (en comparación con el cuidado de niños y el trabajo de interna realizando exclusivamente tareas de limpieza). Veamos, a continuación, las condiciones de trabajo de este segmento laboral, que se encuadra, desde el punto de vista legal, en el servicio doméstico, aunque consideramos que su forma de reglamentación debería diferenciarse.

Las cuidadoras: las trabajadoras con condiciones más precarias dentro del segmento del servicio doméstico en España

24Ante un panorama de intenso envejecimiento demográfico, incremento de personas mayores con necesidades de atención personal, insuficiencia de servicios públicos adecuados a la asistencia geriátrica y descenso de mujeres «amas de casa» a tiempo completo, cada vez son más las familias que deciden contratar en el mercado, los servicios de una persona que se ocupe de la asistencia de las personas dependientes. Existen al menos tres fórmulas de externalización de los cuidados. Las Residencias, las empresas de Servicio de Ayuda a Domicilio y la búsqueda de apoyo en el tradicional servicio doméstico ocupado actualmente por un número importante de mujeres inmigrantes. Esta última opción es la principal vía de privatización del «trabajo de cuidados». Según los datos de la encuesta «Apoyo informal a Mayores» realizada por el Instituto de Mayores y Servicios Sociales (IMSERSO, 2004a) tan sólo un 0,4% de las familias cuidadoras han mercantilizado el servicio asistencial a empresas privadas mientras que el 7% han contratado a una empleada de hogar para cumplir esta función. La proporción de trabajadores/as domésticos cuidadores iguala a la cobertura de servicios públicos asistenciales ofertada desde la administración, puesto que tan sólo el 6,1% de los encuestados declaran recibir en su casa algún tipo de asistencia pública.

25La proporción de familias que desempeñan la asistencia sin ningún tipo de ayuda externa sigue siendo muy amplia, llegando al 85%. No puede obviarse que la principal carga de cuidados es efectuada por los miembros familiares. Sin embargo, los datos indican que en el momento en que la familia recurre de manera privada a algún tipo de recurso asistencial externo al hogar, ésta aboga principalmente por la contratación de mujeres inmigrantes como empleadas de hogar. Y, aunque todavía pueden considerarse «pocas» las familias que utilizan este medio para la administración de cuidados, cabe destacar que entre las personas inmigrantes se ha configurado ya este trabajo como un nicho de empleo.

26Las características laborales del servicio doméstico permiten una flexibilización de horarios, una adecuación entre el tiempo de atención y el desarrollo de las tareas domésticas y la presencia, mediante la modalidad de «interna», de una cuidadora permanente que esté pendiente de las necesidades del mayor durante las 24 horas diarias. La provisión de cuidados por empresas privadas tiene un coste económico tan elevado que pocos presupuestos familiares pueden soportar. Además, la frecuencia y el tiempo de cuidados que ofrecen no llegan para cubrir las necesidades de la población dependiente.

27El estudio del IMSERSO (2004b) sobre «Empleados de Hogar. Apoyo a mayores» estima que el 40% de las cuidadoras de mayores contratadas por los hogares son extranjeras y esta cifra se eleva a 81,3% en el caso de las «internas». Esta misma encuesta refleja como las mujeres extranjeras se ocupan en las modalidades de trabajo en las que apenas existe población autóctona por lo que la competencia laboral de este sector entre nativas/extranjeras es mínima. Las mujeres foráneas se encuentran en los empleos de cuidado que requieren jornadas laborales más extenuantes y las españolas están ubicadas en los trabajos asistenciales de menor intensidad y más profesionalizados. Si alrededor del 80% de las trabajadoras internas son extranjeras esa misma cifra aparece para las cuidadoras autóctonas por horas (IMSERSO, 2004b). De hecho, la contratación de una inmigrante únicamente se ha realizado en el momento en que no se ha encontrado a una persona nativa que quisiese desempeñar este trabajo. Ante la imposibilidad de encontrar a una cuidadora autóctona, la salida es la contratación de una persona inmigrante. Es decir, el trabajo de cuidados para inmigrantes comienza cuando surge el hueco laboral autóctono en el interior de esta actividad.

28No solamente la renovación de los flujos migratorios establece el origen de las domésticas cuidadoras sino que también las preferencias de las familias empleadoras determinan la nacionalidad de las personas que se ocupan en este empleo. Existe una predilección hacia las «sirvientas» procedentes de Latinoamérica. El idioma ha sido siempre la variable fundamental para explicar esa preferencia junto con la cercanía cultural de las personas procedentes de esta región. La igualdad de lenguaje y religión se han convertido en dimensiones que efectúan una discriminación positiva (a la hora de encontrar trabajo en el servicio doméstico) para las latinoamericanas. El análisis cualitativo del trabajo de campo ha puesto al descubierto la existencia de una asociación entre mujeres latinas y ciertas características de personalidad, como «paciencia» y «cariño» que entroncan perfectamente con el cuidado de personas mayores. La vinculación de cada una de las nacionalidades con unos determinados rasgos de personalidad hacen a esas personas más aptas para trabajar como cuidadoras.

29La citada encuesta realizada por el IMSERSO en el año 2004 (IMSERSO, 2004b) a 200 empleadas de hogar que trabajan en el cuidado de personas mayores señala que el 85% de las cuidadoras extranjeras procedían de Latinoamérica. Entre ellas, la nacionalidad mayoritaria es la ecuatoriana agrupando al 37,5% de los casos. Los resultados del trabajo de campo efectuado en Galicia confirman estas cifras, existiendo en las bolsas de trabajo de las asociaciones visitadas una primacía de mujeres latinoamericanas cuidadoras. La existencia de determinados estereotipos raciales hacia diversas nacionalidades no es un fenómeno novedoso. Incluso, en el ámbito referente al servicio doméstico y de cuidados diversas investigaciones (Cruz Roja, 2004) demuestran como a pesar de la asociación de ciertas cualidades según el origen de la trabajadora, estas percepciones se van olvidando cuando se observan los beneficios de contratar a extranjeras. Así, las exigencias de las empleadoras hacia determinados rasgos étnicos como la procedencia, el color de la piel o el idioma se van diluyendo a medida que escasean las personas con las características que ellas demandan. La preferencia de mujeres latinoamericanas frente a las originarias de Europa del Este a causa del idioma puede pasarse por alto cuando no se encuentran personas que cubran estas expectativas y cuando se observan las mismas ventajas económicas y laborales en mujeres de otros países en teoría «culturalmente más diferentes».

30El cuidado de ancianos se convierta para ellas en un nicho de empleo dentro de los términos acuñados por Martínez Veiga:

Cuando hablamos de nicho nos referimos a las concentraciones que los grupos étnicos inmigrantes suelen desarrollar en ciertos trabajos ya sea por las características culturales del grupo o por sus particulares habilidades o por las oportunidades laborales abiertas en un primer momento. Cuando el nicho está constituido porque aparece una cantidad importante de puestos de trabajo ocupados por miembros del grupo rápidamente se empieza a pensar que las personas que pertenecen a ese grupo son las más adecuadas para desempeñar las funciones que el trabajo trae consigo. Martínez Veiga (2000: 82)

31De tal forma que el nicho laboral es creado, en este caso, por una demanda existente con anterioridad a la llegada de estas mujeres inmigrantes y a su asentamiento en este mercado laboral. Esta idea es reforzada por varios elementos que han salido de manera espontánea en el discurso de las cuidadoras entrevistadas:

  1. Antes de llegar a España no sabían que iban a trabajar en el sector doméstico de cuidados.

  2. En sus países de origen nunca habían trabajado en el sector de asistencia personal.

  3. Es el primer empleo que han conseguido al llegar al país.

32La experiencia previa de las cuidadoras entrevistadas en el trabajo de asistencia es más bien escasa. El cuidado de ancianos se configura como una modalidad de empleo en el que tienen que insertarse si quieren empezar a trabajar cuánto antes en el país receptor. La mayor parte de las extranjeras consiguieron su empleo a los pocos meses de estar en el país y las motivaciones aducidas para emplearse en él pueden resumirse en la idea de que «es el trabajo que hay para nosotras». La resignación ante la imposibilidad de insertarse en otra actividad y la necesidad de ganar dinero rápido acentúa su incorporación al mercado laboral como domésticas cuidadoras.

33Un aspecto que nos permite profundizar más sobre cómo los nichos laborales se crean en el país de origen es la capacidad que tienen estas mujeres para cambiar de empleo y dedicarse a otra actividad. Debido a que la mayor parte de las mujeres entrevistadas tienen estudios secundarios y que la mayoría de ellas contaban con un empleo adecuado a sus perspectivas profesionales en su país de origen, es bastante usual que la migración haya repercutido en un descenso de su status social. No obstante, esta pérdida de posición social está acompañada por un incremento en el status financiero que compensa esa movilidad descendente. Es lo que Rhacel Parreñas (2000: 150‑198) denomina como contradictory class mobility y lo que provoca que el colectivo inmigrante observe su inserción en el sector de cuidados como una ocupación temporal ante una situación de necesidad económica. La existencia de esta formación específica hace pensar a algunas autoras como Sarti (2005) que en algún momento del proyecto migratorio pueda accederse a un puesto de trabajo con un status social más elevado (Hondagneu-Sotelo y Avila, 1997).

  • 3 El término «bridging ocupation» que hace referencia al servicio doméstico como una actividad puente (...)

34De ahí que el servicio doméstico sea considerado como una «actividad puente»3 en la espera de conseguir un trabajo mejor posicionado. Sin embargo, en las regiones estudiadas la movilidad parece seguir una trayectoria horizontal en donde los máximos progresos laborales aparecen con un cambio en la modalidad de la jornada laboral. El salto hace otro tipo de empleo suele pasar primero por cambios de régimen dentro del sector doméstico: primero se trabaja como interna, luego como pseudoexterna y después como externa por horas. Cuando se consigue superar este ciclo los otros empleos que se obtienen suelen ser en hostelería o en comercio.

Conclusiones

35En este artículo hemos querido mostrar cómo, a diferencia del discurso dominante, en la actualidad, sobre la feminización de la inmigración en el plano internacional, en España, en los últimos años, hemos asistido a un proceso de masculinización de la inmigración laboral latinoamericana.

36El servicio doméstico como nicho laboral para las mujeres inmigrantes (y, en concreto, el servicio doméstico interno), se configuró en la principal vía de entrada de la inmigración latinoamericana a España durante la década de los noventa. Los hogares de latinoamericanos apostaron por la mano de obra femenina, que tenía más facilidades para lograr una inserción rápida en el mercado de trabajo, ahorrar para cancelar las deudas con las cuales la mayoría de los inmigrantes entraron a España, trabajar en la economía informal, y regularizar su situación jurídica. Cabe señalar que dentro del segmento del servicio doméstico interno, el cuidado de ancianos ha sido la ocupación al final de la cola, aquella con peores condiciones laborales, en la cual se insertan las recién llegadas, las más vulnerables económica y socialmente.

37Las estrategias de los hogares transnacionales, así como las propias estrategias de los hogares españoles (empleo de servicio doméstico como una vía de incorporación laboral de las mujeres autóctonas) y del Estado (política migratoria favorable a la entrada de empleadas de hogar y escasa cobertura institucional de cuidados en el interior del hogar) favorecieron el desarrollo de cadenas migratorias feminizadas de carácter laboral en España.

38No obstante, las pioneras fueron poco a poco trayendo a los hombres, una vez asentadas económicamente y con la documentación en regla. Además, a partir del año 2000 la coyuntura económica y el contexto legal fue más favorable para los inmigrantes varones. Lo cual explica el proceso de masculinización de la inmigración latinoamericana, observado en los últimos años en España.

Haut de page

Bibliographie

Anthias, F.; Lazaridis, G. (Eds.) (2000), Gender and Migration in Southern Europe. Women on the Move. Berg: Oxford: NY.

Berjano, Enrique et al. (2005), «El cuidado de personas mayores dependientes realizado por ciudadanos inmigrantes en la Comunidad Valenciana», en IMSERSO, Cuidado a la dependencia e inmigración, Madrid, p. 127‑231.

Castles, S.; Miller, M. J. (1998), The Age of Migration: International Population Movements in the Modern World, New York: The Guilford Press.

Catarino, C.; Oso, L. (2000), «La inmigración femenina en España y Portugal: hacia una etnización del servicio doméstico y de las empresas de limpieza», en Papers, nº 60, p. 183‑207.

Colectivo Ioé (2005), «El cuidado de personas mayores dependientes realizado por ciudadanos inmigrantes en la Comunidad de Madrid», en IMSERSO (ed.), Cuidado a la dependencia e inmigración, Madrid, p. 233‑370.

Colectivo Ioé (2001), Mujer, inmigración y Trabajo, Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, Madrid, 877 p.

Colectivo Ioé (1993), «Rasgos generales y perfil sociodemográfico de los principales colectivos», en Gimenez Romero, Carlos (coord.), Inmigrantes extranjeros en Madrid. Volumen 1. Panorama General y perfil socio-demográfico, Comunidad de Madrid, p. 137‑418.

Cruz Roja (2004), Hogares, cuidados y fronteras… derechos de las mujeres inmigrantes y conciliación, Madrid, Traficantes de Sueños.

Escriva, Angeles (2003), «Inmigrantes peruanas en España. Conquistando el espacio laboral extradomestico (Peruvian immigrants in Spain. Conquering the extradomestic labour space)», en Revista Internacional de Sociologia, nº 36, p. 59‑83.

Gregorio, Carmen (1998), La migración femenina y su impacto en las relaciones de género, Madrid: Narcea.

Herranz, Yolanda (1997), «Transformación del mercado laboral de Madrid y feminización de la inmigración latinoamericana», en Maqueira, V.; Vara, M.G.: Género, Clase y Etnia en los nuevos procesos de globalización, Madrid: Edras, p. 171‑182.

Hondagneu-Sotelo, P.; E. Avila (1997), «I´m here, but I´m there: the meanings of Latina Transnational Motherhood», en Gender and Society, nº 2 (5), p. 548‑571.

Martínez, Raquel (2005), «El cuidado de ancianos: un vínculo entre la inmigración y el envejecimiento», en Panorama Social, nº 2, p. 86‑97.

Martínez, Ubaldo (2000), «Evolución y clasificación del trabajo doméstico inmigrante», en Ofrim Suplementos, junio, p. 76‑96.

Morokvasic M. (1984a), «Birds of passage are also women», International Migration Review, Vol. 18, nº 68.

Oso, Laura (2002), « Stratégies de mobilité sociale des domestiques immigrées en Espagne », Revue Tiers Monde, t. XLIII, nº 170, avril-juin, p. 287‑305.

Oso, Laura (1998a), La migración hacia España de mujeres jefas de hogar, Madrid, Instituto de la Mujer, Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, Serie Estudios nº 52.

Oso, Laura (1998b), «Women, the pioneers of migration chains: the case of Spain», Working Paper, Working Party on Migration, OCDE (DEELSA/ELSA/WP2/(98)4).

Oso, L.; Garson, J-P. (2005), «The feminisation of international migration», in Migrant Women and the Labour Market: Diversity and Challenges, OECD and European Commission Seminar, Bedford Hotel, Brussels, 26‑27 September, 16 p.

Parreñas, Rhacel (2001), Servants of Globalization: Woman, Migration and Domestic Work, California, Stanford University Press.

Sarti, Rafaella (2005), Conclusion. Domestic Service and European Identity (extraído en enero 2006 de http://www.uniurb.it/scipol/drs_servant_project_conclusion.pdf)

Sarti, Rafaella (2004), «Noi abbiamo visto tante città, abbiamo un’altra cultura. Servizio domestico, migrazioni e identità di genere in Italia: uno sguardo di lungo periodo», in Polis, nº 1, p. 17‑46.

Tobío, Constanza y Díaz, Magdalena (2007), «New Gendered Relationships: the Other in the Global Care Chain», in International Journal of Iberian Studies, nº 20(1), p. 41‑63.

Tornos, Andrés y Aparicio, Rosa (coord.) (1997), Los peruanos que vienen. Quiénes son y cómo entienden típicamente la inmigración los inmigrantes peruanos, UPCO, Madrid.

Zlotnik, H. (2003), The global dimensions of female migration, Migration Information Source, 1 March 2003, www.migrationinformation.org

Fuentes estadísticas utilizadas

Anuarios Estadísticos de Extranjería, 1993, 1995 y 1999, Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, Madrid.

INE (2001): Censo de Población 2001, Instituto Nacional de Estadística (extraído en febrero 2007 de http://www.ine.es)

IMSERSO (2004a), Apoyo informal a las personas mayores. Estudio 4178 (extraído en septiembre 2005 de http://www.imsersomayores.csic.es/estadisticas/encuestas/index.html)

IMSERSO (2004b), Empleados de Hogar. Apoyo a Mayores (extraído en septiembre de 2005 de www.imsersomayores.csic.es/estadisticas/ encuestas)

INE (2006), Encuesta de Población Activa (extraído en marzo de 2007 de http://www.ine.es)

MTAS (2006), Anuario de estadísticas laborales y asuntos sociales, (extraído en marzo de 2007 de http://www.mtas.es).

Haut de page

Notes

1 Laura Oso llevó a cabo trabajo de campo, fundamentalmente en Madrid (entrevistas en profundidad y grupos de discusión), con mujeres empleadas de hogar latinoamericanas de diversos orígenes (principalmente originarias de República Dominicana, Perú, Ecuador y Colombia) empleadoras españolas e informantes clave. Durante este trabajo de campo, que se realizó a lo largo de diferentes investigaciones, fueron contactadas más de 150 personas. El trabajo de campo sobre cuidadoras de ancianos, fue desarrollado fundamentalmente en Galicia y Navarra, en el marco de la tesis doctoral realizada por Raquel Martínez Buján. Un total de 70 personas fueron contactadas. Las entrevistas en profundidad fueron dirigidas a tres colectivos: mujeres inmigrantes cuidadoras de personas mayores, familias que las emplean y entidades del Tercer Sector que se ocupan de organizar la bolsa de cuidados dentro del servicio doméstico.

2 Cabe señalar que la mayoría de la inmigración laboral latinoamericana que se desarrolló a partir de los ochenta en España entró bajo la modalidad de turista por tres meses, cayendo posteriormente en la irregularidad. Los grandes flujos de entrada coincidieron con los periodos en los cuales no se les exigía visado a algunos colectivos, como los dominicanos, ecuatorianos y colombianos. La instauración del visado para estas nacionalidades freno la intensidad de los flujos, que se fueron manteniendo pero más pausadamente. En la actualidad el hecho de que no se exija visado a los bolivianos ha generado la aceleración de las entradas de personas de este origen.

3 El término «bridging ocupation» que hace referencia al servicio doméstico como una actividad puente fue acuñado por Broom y Smith en 1963 (Citado en Sarti, 2005: 27).

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Laura Oso Casas et Raquel Martínez, « Domésticas y cuidadoras: mujeres inmigrantes latinoamericanas y mercado de trabajo en España », L'Ordinaire des Amériques, 208-209 | 2008, 143-161.

Référence électronique

Laura Oso Casas et Raquel Martínez, « Domésticas y cuidadoras: mujeres inmigrantes latinoamericanas y mercado de trabajo en España », L'Ordinaire des Amériques [En ligne], 208-209 | 2008, mis en ligne le 03 janvier 2017, consulté le 16 août 2017. URL : http://orda.revues.org/3295 ; DOI : 10.4000/orda.3295

Haut de page

Auteurs

Laura Oso Casas

Universidade da Coruña, Facultade de Socioloxia

Raquel Martínez

Universidade da Coruña, Facultade de Socioloxia

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
L’Ordinaire des Amériques est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo IPEAT
  • Logo Université Toulouse-Jean Jaurès
  • Logo Université de Toulouse
  • Logo Latindex
  • Revues.org