Navigation – Plan du site

De los suburbios y los arrabales a las nuevas periferias urbanas en América Latina

La re-configuración de las periferias urbanas en Medellín (Colombia)
Jorge Luis González Calle
p. 31-45

Résumés

Cet article analyse les modalités d’utilisation des périphéries des villes latino-américaines par les élites urbaines à partir de seconde moitié du XXe siècle, comme potentiel de construction d’une nouvelle utopie face au chaos urbain généré depuis les centres de ville. Cette nouvelle interprétation des périphéries urbaines contraste avec l’idée de l’ordre colonial instauré depuis le centre-ville, et propose une lecture des processus d’utilisation du sol, non seulement à l’intérieur des limites physiques de la ville, mais aussi dans ces territoires qui en sont tributaires.

Haut de page

Entrées d’index

Haut de page

Texte intégral

Introducción

1En la historia urbana latinoamericana los suburbios fueron caracterizados durante mucho tiempo como los lugares más peligrosos o más permisivos de la ciudad, hecho que llevó a que los habitantes de estos lugares en muchos casos fueran considerados como de segunda clase, o se les negara el derecho a la ciudad. En los planos fundacionales de muchas ciudades estos espacios aparecen como sitios de arrabales o ejidos sin control público, razón por la cual, desde las primeras décadas del siglo XX, terminaron siendo invadidos por personas desplazadas o por campesinos sin tierra.

2El presente artículo analiza la forma en que, desde la segunda centuria del siglo XX, las periferias urbanas son utilizadas por las elites como la posibilidad de construir una nueva utopía que permita resolver el caos interior de gran parte de nuestras ciudades. Desde esta perspectiva, en Medellín, al igual que otras metrópolis latinoamericanas, se inicia un proceso de planificación de los bordes de la ciudad con miras a construir condiciones de habitabilidad para las elites que, expulsadas del centro, buscan en las periferias la tranquilidad que el bullicio y la degradación ambiental del centro histórico les niegan. Es así como frente a los bordes urbanos, llenos de invasiones y «barrios piratas», se inicia el proyecto de una nueva ciudad para los ricos en la que problemas como la seguridad y el miedo se resuelven con la construcción de conjuntos cerrados, y el deterioro ambiental con la construcción de «cinturones verdes» alrededor de la ciudad. Además, se analizan las formas como los nuevos procesos de sociabilidad, que se instauran en las periferias urbanas, re-configuran las identidades barriales, rompiendo cada vez más las relaciones comunales que existían en los primeros barrios y configurando una dinámica de relaciones anónimas cada vez más fuerte.

América Latina. El sueño de un orden

3La idea de ciudad que impusieron los españoles en América Latina estuvo, desde sus inicios, acompañada por una idea de orden y racionalidad que se expresaba en una asignación geométrica del lugar que debía ocupar cada persona, cada casa, cada calle y cada plaza en el contexto urbano. Obedeciendo a esta lógica, las Ordenanzas de Poblaciones expedidas por Felipe II el 13 de julio de 1573, bajo el titulo de El Orden que se ha de tener en Descubrir y Poblar, recogen toda la experiencia española en la fundación de ciudades en América.

4Las Ordenanzas de Poblaciones, destinadas a las colonias españolas en América, recogían el proceso de ocupación territorial en el nuevo mundo, en donde se buscaba fijar puntos de control que permitieran adentrarse en un territorio desconocido. Esta idea de control territorial, que acom-pañó el proceso de conquista y colonización española, generalmente se traducía en fuertes o fortalezas en los cuales pusieron las raíces de las primeras ciudades en la Historia de América Latina y a las que algunos historiadores, como José Luis Romero (Romero, 1999), definían bajo el concepto de ciudades fortalezas porque, generalmente, respondían a estructuras diseñadas para defender el territorio conquistado.

5La idea de ciudad fuerte o ciudad fortaleza servía también para señalar el territorio de los españoles, representantes de la civilización occidental, frente a los aborígenes americanos a quienes se buscaba someter. Así las cosas, la ciudad se asume como el centro por excelencia de la civilización española y, tanto su estructura interna como la relación con los territorios que controla son ordenados mediante trazos físicos sobre las diferentes estratificaciones sociales que España establece para sus colonias en América y en las que la plaza mayor representaba el centro de poder por excelencia; era allí donde se ubicaban los principales representantes del imperio español: la Iglesia, los edificios de gobierno y las casas de las personalidades más importantes.

6Este modelo de ciudad, que partía desde la plaza mayor, respondía a un diseño geométrico que se intentaba respetar a pesar de las variaciones topográficas propias de cada ciudad. El cabildo asignaba los lotes para los vecinos y demás servicios que requería la ciudad, y desde la plaza mayor, medidas a cordel y regla, se trazaban calles rectas en todas las direcciones, como señal de un orden geométrico que expresaba también un control social de la población, ya que las calles rectas facilitaban la vigilancia; en palabras del cronista don Juan de Castellanos:

Amplias calles, graciosas, bien medidas. Es finalmente toda su postura un peso y un nivel sin torcedura. Ninguna cosa, por menor que sea, hay en cualquier parte de la vía, que desde un cabo a otro no se vea según la rectitud con que se guía (Rodríguez, 1992: 28).

7Esta idea de calles bien medidas que cita don Juan de Castellanos se articula a la estructura general de la ciudad, configurando lo que históricamente se ha conocido como la ciudad en cuadrícula o ciudad reticular. La cuadrícula expresaba el orden por excelencia en la ciudad colonial latinoamericana, y las desviaciones en el trazado de la misma generalmente respondían a declinaciones topográficas o accidentes naturales que difícilmente podían ser evitados. Generalmente, la pérdida de la cuadrícula se daba a medida que se alejaba del centro, y a las calles que producían estos quiebres de la cuadrículas generalmente se les definía como calles mochas, calles torcidas, o codos. Eran los lugares en donde se ubicaban las zonas menos controladas de la ciudad, lo que llevaba a que generalmente fueran lugares estigmatizados dentro de la ciudad. Podría decirse que, cuando fallaba la forma física como mecanismo de ordenamiento urbano, los patrones morales también se quebrantaban y el pueblo se des-ordenaba.

8Frente a la idea de Plaza Mayor ordenada, o de centro ordenado, aparecían las periferias de la ciudad como zonas que generalmente la cuadrícula no integraba. Eran definidas como zonas de arrabales y suburbios sin control. La mayoría de delitos y conductas a-normales, generalmente sucedían en estas zonas y aparecían como los lugares más permisivos dentro de la ciudad.

9Esta idea de ciudad ordenada representaba en gran parte la misma percepción que del territorio latinoamericano se tenía en la metrópoli. La ciudad aparecía como centro regulador de un territorio más amplio y las zonas más alejadas constituían espacios vacíos sobre los que se debían fundar nuevos poblados para expandir el proceso civilizatorio español. En este sentido, el poblamiento latinoamericano se dio de una manera más intensa alrededor de las grandes ciudades: México, Lima, Quito, Buenos Aires, etc., llevando, en el caso de muchos países, a una dependencia extrema de la ciudad capital (macrocefalia urbana), mientras gran parte del territorio seguía sin integrarse a las lógicas de desarrollo implantadas dentro de las políticas de la metrópoli.

10En el caso colombiano, la ocupación del territorio estuvo centrada en comunicar los grandes centros poblacionales del virreinato de la Nueva Granada: Caracas, Bogotá, Popayán, Quito. Las ciudades que quedaban al margen de este circuito o del eje Santander-Costa Atlántica prácticamente quedaban por fuera del proceso civilizatorio. Esta situación era la que ocurría con la ciudad de Nuestra Señora de La Candelaria de Medellín, ciudad de tardía fundación y que sólo resulta importante en el contexto de las ciudades colombianas a mediados del siglo XIX. El historiador Pablo Rodríguez afirmaba lo siguiente sobre esta ciudad en el siglo XVIII:

La villa de la Candelaria era más un conjunto de bohíos desparramados en la apretada geografía del valle que el ideal formado por las disposiciones de las Leyes de Indias. En efecto, la villa tenía un marco y una plaza con su parroquia, pero éstos eran más simbólicos que reales…
Algunas de las intenciones de los fundadores de la Villa respondían al espíritu de las leyes: fundar un poblado en el que la gente llevara una vida «civilizada y en polecía»; es decir, concentrar la población en el «marco de la Villa» donde tuviera casa y viviera en comunidad. De otro lado, construir una iglesia… (Rodríguez, 1992: 37‑38)

11Como se evidencia en la cita anterior, la ciudad de Medellín como ciudad de frontera surge dentro de un proceso de configuración urbana que cuestiona la idea de orden que se implantaba desde la metrópoli española. Según ella la plaza mayor como punto de partida del trazado de la ciudad y como punto de partida del ordenamiento de la misma debía ser también el lugar por excelencia de la vida civilizada y en polecía. Lo que se daba en la Villa de la Candelaria era más bien una reinvención del centro como orden y de la periferia como des-orden, mostrando la configuración de una ciudad en la cual la misma traza urbana del centro histórico era sumamente imprecisa. Consiguientemente, para imponer la cuadricula a partir de 1676, el Cabildo mandó que:

Todas las casas que estuvieren atravesadas por donde hubiere de pasar calle o hubiere de ser plaza principal o de alguna iglesia se derribe o la parte que asi estorvase, siendo en cosa notable contra el lustre y ornato de tal calle o plaza, sin que pierda el dueño o dueña la acción al sitio en el mismo paraje retirándose lo necesario y que los indios mulatos y mestizos que viven inmediatos a la plaza principal se retiren a los arravales donde se les dé solares y los que tuvieren ocupados en lo inmediato a la dicha plaza se repartan a las personas españolas y de más lustre. (citado por Rogríguez, op. cit.: 43)

12Con la anterior medida el Cabildo de la ciudad buscaba regular tanto la forma física de la ciudad como el orden social que debería imponerse en la misma, usando como estrategia la norma indiana que ubicaba a los indios y habitantes más pobres en los arrabales de la ciudad. Pese a lo anterior, la ciudad que se construyó a partir de la Plaza Mayor fue una ciudad fragmentada en dos formas de ocupación distintas: por un lado los nobles se ubicaron hacia el oriente de la ciudad, mientras los pobres poblaban algunos sectores hacia el sur y occidente de la misma. Las periferias de la ciudad, más que lugares incontrolados, estaban dominados por hatos ganaderos, y los arrabales se encontraban en la cercanías del río Medellín o imbricados en la cartografía social que se tejía al occidente de la plaza de Bolívar, en el sector que más tarde se conocería como Guayaquil.

La irrupción de lo urbano y la definición de nuevas cartografìas sociales

13Al finalizar el siglo XIX, Medellín se había consolidado como una de las ciudades más importantes en el contexto colombiano, y era considerada la cuna por excelencia de la industria nacional. Merced al crecimiento que posibilitó la industria, la ciudad era vista como un paraíso para los habitantes del campo que, como en la Inglaterra de comienzos del siglo XIX, fijaban sus ojos en la gran urbe, como posibilidad de ascender económica y socialmente. En este contexto, aquel poblado al que nos referíamos en el apartado anterior, muy pronto se convirtió en una urbe sumamente compleja, en donde el control físico de la ciudad como medida de ordenamiento urbano se vuelve insuficiente para vigilar a la multitud de individuos que habitaban la ciudad. Los modelos coloniales de control social, vigilar y castigar, pronto se vuelven insuficientes, y frente a los nuevos fraccionamientos, se busca vigilar y corregir.

14Con la irrupción del nuevo mundo urbano, las cantinas, los prostíbulos, las chicherías, etc., y sectores como los barrios de Guayaquil y Lovaina, son estigmatizados como lugares de dudosa moral en una ciudad ampliamente dominada por la Iglesia y en donde la moral católica había sido uno de sus principales agentes de control social. En este contexto, la idea del centro como punto de partida para ordenar la ciudad o para normalizar sus conductas, pierde completamente su eficacia y la ciudad se convierte en un tejido social de difícil definición espacial. En este sentido, es bastante significativa la afirmación que sobre el Medellín de la primera mitad del siglo XX expresaba el arquitecto Fernando Viviescas:

… de Pichincha y Ayacucho hacia el oriente, se mantenía y conservaba el centro-centro: el aristocrático, el limpio y el educado, el mostrable. De Pichincha y Maturin hacia el sur y del Palo y Placé hacia el occidente todo tenía connotaciones negativas: Guayaquil y la plaza de mercado, los barrios San Diego y Colón, el Pedrero y Bayadera, Barrio Triste y la estación del ferrocarril; Amador y San Juan; Maturin, La Alhambra, Cúcuta, Cundinamarca, el Pasaje Sucre y Tenerife; La Asomadera, el camellón de Guanteros y la Plaza del Huevo, el teatro Balcanes, el Colón, el Granada y el Medellín; todo, todos ellos fueron estigmatizados con alusiones peyorativas. (Viviescas, 1988: 186)

15En la anterior cita, se pone de manifiesto el tránsito de una idea de ordenación colonial que se centraba en la forma física de la ciudad (calles rectas para vigilar mejor), a una idea de normalización que se hizo fuerte a finales del siglo XIX. Según ésta, la ciudad aparece como un gran panóptico, en donde la mirada permanente sobre los habitantes, la dualidad inclusión-exclusión, se convierten en determinantes de la morfología urbana de gran parte de las ciudades colombianas.

16El tránsito de un mundo rural a un mundo urbano a lo largo del siglo XX en la ciudad de Medellín estuvo acompañado también por un cambio en la forma de planificar y ordenar dichas ciudades, tanto en su ordenamiento físico como en la intensificación de políticas tendientes a regular las conductas de sus habitantes. Frente al ordenamiento físico, se vuelven recurrentes los discursos en torno a la adaptación de la topografía o a la corrección de afluentes naturales para permitir la continuidad de la traza urbana establecida desde la época fundacional. De la misma manera se impulsan obras para mejorar las condiciones de higiene y salubridad, así como para generar espacios de circulación y diversión, acordes con las dinámicas urbanas que se empiezan a insinuar desde la primera década del siglo XX.

17Las nuevas dinámicas urbanas que se instauran en la ciudad de Medellín generan la configuración de nuevas espacialidades. Los antiguos suburbios y arrabales ubicados en las afueras de la ciudad se re-configuran dentro de ésta. Los barrios más pobres se ubican en las zonas que las nuevas normativas de ordenamiento urbano dejan sin control. En este contexto, gran parte de las riberas de las quebradas, tributarias del río Medellín, o las zonas más frágiles de las montañas que rodean al valle donde está ubicada la ciudad, son invadidas desde los años treinta por habitantes sin tierra en busca de vivienda propia. De la misma manera, el centro como lugar ordenado pierde completamente esa función y empieza a calar en el imaginario de los medellinenses la idea de un centro histórico peligroso. Este hecho lleva a que, paulatinamente, en las últimas décadas del siglo XX, las elites abandonaran la ciudad y se fueran a vivir a las periferias ordenadas, lugares a los que no podían acceder los migrantes pobres y que les permitían generar delimitaciones exclusivas dentro de la ciudad.

Las periferias urbanas como la utopía de una nueva ciudad

18Cuando se estudia la historia urbana latinoamericana se pone en evidencia el estigma de inseguridad que, desde las últimas décadas del siglo XX, ha marcado el devenir de los centros históricos. Ese centro, que desde la época fundacional aparecía como el lugar más seguro dentro de la ciudad, pasa ahora a ser sinónimo de inseguridad y de miedo. En muchas ciudades los ricos ya no visitan el centro porque les resulta peligroso; de hecho, en ciudades como Medellín muchos de los hijos de los ricos de la ciudad no conocen el centro y su movilidad está dada por la exclusividad que les brindan los lugares que habitan.

19Particularmente las periferias, tan estigmatizadas durante mucho tiempo como suburbios y arrabales para sectores pobres y peligrosos, se convierten en las últimas décadas en la utopía de un mundo nuevo en un contexto urbano que expulsa a sus habitantes. Los problemas ambientales que se viven en el centro de la ciudad se resuelven en nuestros modelos de ciudad jardín, y la inseguridad y el miedo que produce la ciudad en los sectores ricos son resueltos a partir de la construcción de condominios cerrados en las afueras de la ciudad. En otras palabras, las periferias libres que quedaban en las ciudades latinoamericanas fueron absorbidas por la construcción de pequeñas ciudades dentro de la ciudad. La idea de ciudad verde que se imponía en Europa desde mediados del siglo XIX, con la irrupción de las ciudades jardines y los parques franceses, es recreada con la instauración dentro de estas pequeñas ciudades de una nueva naturaleza completamente domesticada y cada vez más artificial.

20En Medellín, algunos sectores de barrios como El Poblado, Belén o los municipios del área metrópolitana, son cada vez más el escenario de estos nuevos patrones de poblamiento. Bajo patrones de construcción sumamente universales se construyen esas pequeñas islas que permiten a los ricos diferenciarse de los pobres. Este proceso de diferenciación está marcado por la cultura del miedo y la inseguridad que ronda en gran parte de las ciudades latinoamericanas. De manera paralela, las otras periferias de la ciudad, aquellas que fueron invadidas desde mediados del siglo XX, se re-configuran como lugares de exclusión urbana por la violencia que desde allí se genera. Esto se expresa en gran medida en la cultura sicarial que, financiada por las mafias de narcotraficantes del cartel de Medellín, tan peyorativamente marcó la historia de la ciudad en los años ochenta de la pasada centuria.

La frontera urbano-rural como re-definición de las nuevas periferias urbanas

21Hace algunos años, escribía Libardo Guarin:

…Las ciudades difieren unas de otras no sólo en los aspectos geográficos, en la distribución espacial y en la concentración demográfica, sino también en la naturaleza de la población, en el radio de acción de su influencia, el nivel y calidad de vida de sus habitantes, en las actitudes y costumbres, las formas de existencia cotidiana, el medio cultural que lo rodea y sobre todo por su propia memoria histórica vinculada a la región (Guarin, 1992: 103).

22La percepción que tiene Libardo Guarin sobre la relación de las ciudades con su entorno o su área de influencia, nos sugiere una nueva interpretación sobre la forma como han sido estudiadas las relaciones urbano-rurales, y la necesidad de plantear nuevas hipótesis de trabajo para entender el crecimiento urbano, superando aquellas afirmaciones según las cuales lo urbano se asimilaba a alta densidad de población o de edificaciones, a industrialización, etc., y lo rural a labores agrícolas y poco poblamiento. Se parte de una definición de lo urbano como un problema social que se estructura a partir de la complejidad de relaciones sociales que se establecen en un lugar. Las periferias urbanas dejan de ser parte de la ciudad como continuidad material, para convertirse en formas discontinuas que expresan nuevas relaciones culturales que trascienden el espacio físico. Lo opuesto a lo urbano ya no es lo rural, como se deducía de los discursos marxistas, sino que la frontera entre lo urbano y lo rural se expresa, de una parte, por la complejidad social cuya máxima expresión es el anonimato, y de otra parte, por la persistencia de rasgos comunales que se evidencian en las relaciones entre vecinos que pueden existir tanto en el campo como en aquellos barrios en donde los procesos urbanos son más lentos. En este contexto, la dicotomía urbano-rural, deja de ser un problema de límites y fronteras en términos fijos, para convertirse en un problema de límites en términos de hibridación, de contactos, de ir y venir, y en últimas palabras, de movimiento.

23La ciudad, en cambio, retomando a Manuel Delgado (2003), se nos presenta como sinónimo de materialidad, de continuidad de la malla urbana, del lugar en donde los límites siempre serán de fácil identificación, a pesar del crecimiento desmedido de algunas urbes latinoamericanas. En el contexto de lo urbano, la noción de frontera fija se vuelve insuficiente para explicar el crecimiento medellinense en las últimas décadas, pues las explicaciones en torno a los cambios internos de ésta –morfología, infraestructura, arquitectura, etc.– deben ser complementados con el análisis de la relación que dicha ciudad establece con el territorio influenciado por ella. De otra parte, el ritmo de vida de la ciudad pierde para muchos de sus habitantes ciertas condiciones que la hacían atractiva. El campo, a su vez, se convierte en un lugar de evasión provisional para mantenerse al margen de la ciudad contaminada, del ritmo de vida rápido, y de los graves problemas de violencia. Desde la ciudad, el campo comienza a ser idealizado como lugar de descanso y esparcimiento, como segunda vivienda y sobretodo como un lugar seguro, hecho que lleva a que nuevas formas de ocupación de las periferias urbanas más lejanas sean posibles por el desarrollo de las vías de comunicación.

24En un escenario como el señalado anteriormente, el altiplano de Oriente constituye un lugar ideal para resolver los problemas de habitabilidad que ya no se pueden resolver en los límites fijos de la ciudad. Dicho altiplano, como borde discontinuo, conecta al mundo rural con los sectores más exclusivos de la ciudad y permite la continuidad de esas pequeñas ciudades que de manera exclusiva se construían dentro de la gran ciudad y a las que algunos urbanistas contemporáneos han denominado como ciudades coraza.

25De otra parte, el altiplano de Oriente es una zona en donde se han hecho más evidentes las transformaciones espaciales en las últimas décadas, como consecuencia de las demandas del crecimiento urbano de la ciudad de Medellín. Ha sido un territorio privilegiado por el capitalismo antioqueño para los grandes proyectos de relocalización industrial, debido a la presión que sobre la industria han venido ejerciendo la falta de espacio y los altos costos de producción existentes en el área metropolitana de Medellín. De la misma manera, este territorio ha venido siendo el lugar de llegada de muchos habitantes de la capital antioqueña, quienes, huyendo del caos metropolitano, llegan allí para instalar sus fincas de ocio y recreo, de segunda vivienda, etc. Dentro de este proceso dicho territorio se transformó en pocas décadas, pasando de ser una comunidad netamente campesina, tal y como sucedía en los años setenta del siglo pasado, a ser un espacio ampliamente marcado por la cultura urbana.

26Dentro de este contexto, la arquitectura lugareña sufre un intenso proceso de transformación cultural en esta sub-región antioqueña: casas campesinas de 50 o 100 años de edad se mezclan con casas de ciudad, diseñadas para vivir en el campo tal y como se vivía en la ciudad, pero alejados de todos los problemas de inseguridad y contaminación que la urbe supone. En este tipo de nuevas arquitecturas, o al menos, de nuevas formas de habitar el otrora espacio rural, lo que se vislumbra es la forma como todas las sociedades han sido obligadas a abandonar su sueño autárquico de impenetrabilidad para dar paso al sueño moderno de una cultura según el cual nuestra realidad se nos presenta como un proceso cíclico de permanentes interacciones entre culturas locales y culturas universales. El territorio como espacio producido o como objeto de intervención no escapa a la lógica que este texto analiza a través del proceso de expansión urbana medellinense. Por un lado, se quiere mantener la unidad paisajística en torno a la tradición campesina y, por otro, la economía capitalista invade cada vez más lugares. Este espacio se nos presenta como una mercancía; es un espacio que en palabras de Henri Lefebvre: «deviene cada vez más un espacio instrumental… [donde] las fuerzas productivas no pueden definirse únicamente por la producción de bienes o de cosas en el espacio. Se definen hoy como la producción del espacio» (Lefebvre, 1974: 223‑226).

27En el mundo rural, el modelo de producción del espacio en un territorio como el que se encuentra en el proceso de expansión medellinense hacia el oriente antioqueño, estuvo durante mucho tiempo marcado por unos parámetros sumamente diferentes a los del mundo urbano (producción de bienes primarios); ésta fue la lógica de su desarrollo hasta muy avanzado el siglo XX. Sin embargo, como consecuencia del desarrollo industrial que desde comienzos del pasado siglo se comenzó a dar en la ciudad de Medellín, las elites de la ciudad impulsaron un modelo de socialización según el cual la familia se radicaba en la ciudad, y el campo se especializaba en la producción de bienes primarios. Los centros urbanos, en nuestro caso Medellín, Rionegro y Marinilla, se convierten cada vez más en mayores receptores de población; dicho de otra manera, el campo expulsa población y la ciudad la recibe, primero en Medellín, pero luego también en los otros municipios del oriente cercano.

28En nuestro tiempo, básicamente a partir de las últimas dos décadas, la familia tiende a replegarse en sí misma. «Expulsada» de la ciudad, se lanza hacia la conquista de sus alrededores, inicialmente de la tradicional zona rural medellinense, pero más tarde también, de los municipios vecinos, tales como Envigado, Rionegro, el Retiro etc. La meta era la búsqueda de nuevos lugares de ocio, de inversión, de segunda vivienda e incluso de vivienda fija tal y como sucede con el actual proceso de parcelación y construcción de urbanizaciones ubicadas en el triángulo Medellín-Rionegro-el Retiro destinadas para trabajadores de Medellín, quienes se desplazan diariamente.

29Por otra parte, no es casual que como consecuencia de la invasión que presenciamos actualmente en las zonas de Llanogrande, Santa Elena, El Retiro, Rionegro, etc., por parte de los ricos o de las clases medias de Medellín, estas tierras sean sometidas a procesos cada vez más intensos de urbanización. La atracción que durante mucho tiempo tuvieron los centros urbanos sucumbe de nuevo ante la tranquilidad del campo. La ciudad, estructurada para ser el modelo de control social por excelencia, parece sucumbir ante el modelo socializador de carácter familiar tradicional de la cultura rural decimonónica. O recordando a Philippe Ariès, cuando se refería a un hecho similar dentro del proceso de expansión urbana de París:

En las generaciones nacidas entre 1890 y 1920, entre aquellos que hoy tienen entre 50 y 80 años, el modelo de vida era el green suburb, la posibilidad de huir de la ciudad para vivir como en el campo, dentro de la naturaleza, una naturaleza reconstruida y opuesta al hormigueo urbano. El desplazamiento del hábitat hacia los verdes suburbs, lejos de las avenidas ruidosas y densas, responde a la atracción de la vida familiar, replegada en su intimidad… En el siglo XX la función social y socializadora de la ciudad desapareció. Cuanto más población urbanizada, hay menos ciudad. No sé qué humorista aconsejaba llevar las ciudades al campo, en los hechos es precisamente lo que ha ocurrido. (Ariès, 1996: 323).

30En el oriente antioqueño, cualquier proceso de planeación urbana o de ordenamiento territorial, no puede obviar un proceso de interacciones sociales como el descrito, puesto que dicho territorio es a su vez producto de las vibraciones que dichos procesos le han infundido a través del tiempo. No se puede pasar por alto la dicotomía entro lo rural y lo urbano, puesto que ésta, tal y como lo hemos enunciado, en muchos aspectos es también la lucha entre la cultura local, basada en el prototipo fundacional del «mito antioqueño», y los patrones de poblamiento impuestos por efecto de la expansión de la «civilización universal».

31En el territorio del Oriente son cada vez más los espacios destinados por el capitalismo para satisfacer sus necesidades de expansión, tal y como lo muestran los grandes corredores de servicios ubicados a lo largo de la autopista Medellín-Bogotá, los grandes proyectos turísticos o hidroeléctricos realizados en gran parte del oriente cercano, y la cada vez más fuerte relocalización industrial en el altiplano de Guarne-Rionegro-Marinilla, así como las ya enunciadas fincas de ocio y recreación, segunda vivienda y vivienda fija. Fruto de esta expansión urbana, los campesinos son desplazados de sus tierras para convertirse en celadores de los grandes cultivos de flores, en mayordomos de casas de recreo que antes incluso fueron de su propiedad o de la de su familia, canoeros, como sucede en la represa hidroeléctrica de El Peñol-Guatapé, vendedores de hortalizas y legumbres a orilla de la carretera y en muchos otros nuevos empleos que son destinados fundamentalmente a satisfacer las demandas de la cultura urbana.

32La anterior transformación en los empleos agrícolas, es decir la transformación del campesino en vendedor ambulante o en obrero asalariado, evidencia que en muchos lugares, más que diálogo de saberes, o una comunicación entre cultura urbana y cultura rural, entre lo local y lo universal, lo que se ha venido dando es más bien una imposición de lo urbano sobre lo rural, de lo universal sobre lo local. Entonces frente a la presión sobre el suelo y a la imposibilidad de conservar sus tradicionales modos de subsistencia, el campesino se convierte en subordinado del capital urbano.

33En el Oriente cercano, cabe mencionar también la expansión de la industria del Valle de Aburrá, el florecimiento de una industria subregional o la relocalización de algunas industrias medellinenses tales como Postobón, Pintuco etc., la destinación de grandes terrenos para floricultura, champiñones, etc. En términos más precisos, el cambio en los usos del suelo ha variado de tal forma que en muchos sectores del altiplano de Oriente, lo campesino, lo local y lo rural, entendiendo estos conceptos en términos tradicionales, se ven cada vez menos. En general, todo el paisaje del oriente cercano ha sufrido amplias variaciones en los últimos veinte años para satisfacer las nuevas necesidades urbanas. El paso de una agricultura campesina para dar paso a una agricultura moderna, desde finales de los años sesenta, cambió totalmente la visión del paisaje al pasar de los tradicionales cultivos de fríjol y maíz a los cultivos de habichuela, zanahoria, repollo, pimentón, entre otros, tan habituales hoy en algunos municipios como el Carmen de Viboral, Marinilla o El Santuario.

34Este último hecho subraya la irrupción, desde hace más de 50 años, de un proceso de tecnificación del campo para satisfacer necesidades urbanas obedeciendo a la lógica de desarrollo según la cual, en Colombia, la población en su mayoría debería concentrarse en las ciudades (Plan Currier), y el campo debería explotarse de una manera intensiva para responder a las necesidades de la ciudad, tal y como sucedía en países como Canadá o Estados Unidos. No olvidemos que éste era el fundamento teórico que soportaba una propuesta como la de «la misión Colombia», que desde mediados de los años cincuenta implementó en Colombia el asesor económico Lauchin Currie. En gran parte respondía también a las propuestas económicas enunciadas por la recién creada Comisión Económica para América Latina (CEPAL) como modelo de desarrollo latinoamericano. Carlos Zorro la resume de la siguiente forma:

El modelo que proponemos para Colombia no es el de una nación llena de campesinos proletarios laborando sus pequeñas propiedades con herramientas de mano, sino más bien el de un país como el Canadá y los EE.UU., en donde un número relativamente pequeño de hacendados proletarios cultivando la mejor tierra y empleando técnicas modernas y mucha maquinaria ha alcanzado progresos en la productividad agrícola, con el consecuente bienestar para sus países. (Zorro Sánchez, 1991: 35).

35Dentro de la región de oriente es importante señalar el papel centralizador que cumple la ciudad de Rionegro. Esta ciudad tiende a convertirse en el gran regulador de la economía sub-regional debido a su relación directa con Medellín y a su localización estratégica en el altiplano. La infraestructura vial que se viene desarrollando en la zona, incluyendo allí el proyectado túnel Medellín-Rionegro, la puesta en funcionamiento del aeropuerto internacional José María Córdoba y la zona franca, hacen de esta ciudad un foco de desarrollo fundamental hacia el futuro.

36A lo largo de las tres vías que de Medellín ascienden al altiplano de oriente se ha estructurado todo un proceso de transformación del paisaje, dentro del cual la vivienda cerrada se ha convertido en uno de sus mayores determinantes. Este hecho se evidencia en el encerramiento cada vez más visible de las propiedades ubicadas en las orillas de la carretera, y se hace cada vez más fuerte en los predios circundantes a éstas.

37En el proceso de urbanización de las áreas rurales podríamos afirmar que, en primera instancia, se dan formas de urbanización que están estrechamente ligadas con las formas de ocupación del espacio en la ciudad, predominando inicialmente las urbanizaciones y las parcelaciones cerradas para gente que vive allí y se desplaza diariamente a la ciudad para trabajar y estudiar. En este tipo de conjuntos cerrados generalmente se contrata vigilancia privada, y por medio de cercas vivas: bambúes y pinos, acacias, se aíslan grandes zonas de terreno de la actividad agrícola que había predominado en estos sitios.

38Uno de los elementos que más caracteriza estas formas de urbanización del campo es el sentido de privacidad que instauran los habitantes de estas nuevas viviendas: la cultura del anonimato que se presencia en una vivienda diseñada para que nadie pueda verla desde afuera. Se evidencia tanto en los obstáculos físicos que impiden la visibilidad del lugar, como en el control coercitivo, que a través de rejas eléctricas, celadores o perros bravos, se ejerce sobre la línea fronteriza de la misma. Las estructuras del los condominios cerrados, que se planteaban en la periferia más inmediata de la ciudad, se transforman ocupando espacios más amplios en las parcelaciones campestres. Inicialmente se construyen en el campo como ocio y recreación o segunda vivienda, y terminan convirtiéndose en la vivienda fija de los habitantes de la ciudad de Medellín, rompiendo completamente las relaciones vecinales que daban sentido al mundo rural y replegándose a las lógicas globales que impone el capital. En palabras de Emmanuel Le Roy Ladurie:

La civilización urbana produce efectos destructores; en cierto modo ha destruido muchas cosas, aunque sólo sea a causa del éxodo rural : las aldeas se han quedado vacías; los campesinos que abandonan el terruño lo hacían generalmente para procurarse una vida más agradable, cosa que a menudo conseguían; en efecto, no hay que idealizar la forma tal como era antiguamente en el campo, pero el hecho es que el resultado de ese éxodo se cifra a menudo en el empobrecimiento de la vida social de las aldeas. Por otro lado la civilización urbana –la cultura de la ciudad– ha introducido la modernidad en nuestros pueblos y aldeas (Le Roy Ladurie, 1983: 22).

39A modo de conclusión, podríamos afirmar que pensar lo urbano como la articulación de las relaciones sociales y formas edificadas supone romper con aquellas nociones del territorio como continuidad de un espacio físico. En este contexto, es posible entender las transformaciones producidas en el campo como una expansión de la cultura urbana y no necesariamente como una extensión de la traza edificada (urbanización). Desde esta perspectiva, más que hablar de procesos de rurbanización o de periurbanización, debemos asumir que la complejidad social que vivimos en la época actual también se expresa en las re-presentaciones espaciales y que, por ende, el vivir en periferia cada vez más se asume como una experiencia de desterritorialización, marcando una gran diferencia con la definición tan precisa que en la época colonial se tenía de este concepto.

Haut de page

Bibliographie

ARIES P., 1995. Ensayos de la Memoria. Bogotá: Editorial Norma S.A., 386 p.

ESCOBAR I., 1994. Objeto y método y técnicas de investigación integral en estudios territoriales. Un proyecto de trabajo para planeación, en Anotaciones sobre planeación, n°38. Medellín: Universidad Nacional de Colombia, Postgrado en Planeación Urbano-Regional, 98 p.

GUHL E., 1991. Escritos geográficos. Las fronteras políticas y los límites naturales. Bogotá: FEN, 535 p.

GUARIN L., 1992. La ciudad fraguada. Sociología del espacio habitado. Bucaramanga: UIS Publicaciones, 416 p.

HENAO DELGADO H., 1990. Territorios, espacios e instituciones de la socialización en la Antioquia actual, en TIRADO MEJIA A. (comp.), Realidad Social 2. Medellín: Gobernación de Antioquia, p. 128–164.

LEFEBVRE H., 1974. La producción del espacio, Papers. Revista de Sociología, n°3. Barcelona: Universidad Autónoma de Barcelona, Barral Ed. Barcelona, p. 219‑229.

LE ROY LADURIE E., 1983. Los valores campesinos y la modernidad, El correo de la Unesco, París, p. 21‑24.

RODRÍGUEZ P., 1992. Cabildo y vida urbana en el Medellín colonial. 1675‑1730. Medellín: Universidad de Antioquia, 184 p.

ROMERO J., 1999. Latinoamérica: las ciudades y las ideas. Medellín: Editorial Universidad de Antioquia, 532 p.

VIVIESCAS F., 1989. Urbanización y Ciudad en Colombia. Bogotá: Editorial Foro Nacional por Colombia, 280 p.

ZORRO C., 1991. Las políticas regionales en Colombia, Economía Colombiana, n°30. Bogotá, p. 36‑45.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Jorge Luis González Calle, « De los suburbios y los arrabales a las nuevas periferias urbanas en América Latina », L'Ordinaire des Amériques, 207 | 2007, 31-45.

Référence électronique

Jorge Luis González Calle, « De los suburbios y los arrabales a las nuevas periferias urbanas en América Latina », L'Ordinaire des Amériques [En ligne], 207 | 2007, mis en ligne le 06 décembre 2016, consulté le 24 mai 2017. URL : http://orda.revues.org/3338 ; DOI : 10.4000/orda.3338

Haut de page

Auteur

Jorge Luis González Calle

Universidad del Tolima

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
L’Ordinaire des Amériques est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo IPEAT
  • Logo Université Toulouse-Jean Jaurès
  • Logo Université de Toulouse
  • Logo Latindex
  • Revues.org