Navigation – Plan du site

Suburbios residenciales en la Ciudad de México

Representaciones del espacio local y prácticas de consumo
Angela Giglia
p. 157-178

Résumés

Cet article examine certaines modalités nouvelles de l’habitat résidentiel, qui impliquent une façon spécifique de vivre l’espace dans la métropole de Mexico. Les lieux étudiés se caractérisent par la présence de dispositifs de sécurité et de fermeture qui les distinguent spectaculairement du reste du territoire urbain, et par une construction particulière de l’identité locale, que l’on peut définir comme un communautarisme imaginaire. Ce dernier repose sur une illusion de vivre dans un microcosme de semblables, à la sociabilité spécifique, et par un type de rapport à la métropole éminemment « localiste », puisqu’il se réduit à la zone métropolitaine la plus proche du lieu de résidence et tend à une forme particulière de consommation, combinant fréquentation de lieux spécifiques (centres commerciaux) et recours abondant aux services à domicile.

Haut de page

Texte intégral

Espacios homogéneos en una periferia heterogénea

  • 1 Un análisis de las condiciones y de los procesos relativos a la producción y comercialización de la (...)
  • 2 Los materiales etnográficos y las entrevistas utilizadas en este artículo se refieren a trabajos de (...)

1México ha vivido en los últimos diez años un periodo de relativa estabilidad económica, caracterizado –entre otras cosas– por el aumento en la disponibilidad de crédito para el consumo y para la adquisición de bienes inmuebles. Vinculado a esto, hemos asistido en los últimos diez años a un proceso de renovación urbana, asociado a la producción de nuevas formas del habitar residencial que conllevan modalidades específicas de residir en la metrópoli1. Estas nuevas formas del hábitat residencial se caracterizan por la presencia de dispositivos de seguridad y de cierres que los distinguen nítidamente y ostentosamente del resto del territorio urbano circundante, instituyéndose como enclaves o islas exclusivamente residenciales. En las páginas que siguen proponemos una lectura de algunos de estos espacios llevada a cabo a partir de estudios de caso2. Los discursos de los habitantes de los enclaves residenciales se caracterizan por una cierta construcción de la identidad local, que proponemos definir como «comunitarismo imaginario», que se caracteriza por la ilusión de vivir en un micro-mundo de gente «como uno», con una sociabilidad específica; por una cierta forma de relación con la metrópoli que se caracteriza por ser localista, en el sentido de limitarse a aquella parte de la metrópoli que se encuentra más cercana al lugar de residencia; y por modalidades específicas de consumo, que combinan la frecuentación de lugares exclusivamente concebidos para este efecto (centros comerciales) con la utilización abundante de servicios a domicilio. Cabe hacer notar que al enfatizar los elementos de vinculación con ciertas porciones del territorio metropolitano no podemos olvidar que estos sectores se encuentran al mismo tiempo entre los más conectados a nivel global, por el hecho de disponer de diferentes tecnologías que los vinculan en tiempo real con otros lugares y por poseer los recursos económicos que les permiten viajar a otros países cuando lo desean. Aun reconociendo la importancia de esta doble dimensión de la relación con el espacio, por un lado local pero por el otro global, la que más exploraremos en las páginas que siguen es la relación con el espacio metropolitano local.

  • 3 En cuanto a una descripción morfológica de los tipos de hábitats cabe destacar que los fraccionamie (...)

2En la ciudad de México existen distintos tipos de espacios residenciales para las clases medias, como son los fraccionamientos residenciales (fig. 4) y, más recientemente, los condominios horizontales (conjuntos cerrados de casas individuales con accesos y áreas comunes, (fig. 3) o en edificios de departamentos (fig. 2) provistos de áreas comunes y vigilados. El fraccionamiento residencial de casas individuales es un tipo de hábitat inspirado en el modelo del suburbio estadounidense (Nivón, 1998), y constituyó la «vivienda ideal» para las clases medias hasta hace unos veinte años. En cambio, los condominios horizontales han tenido un auge importante en los últimos diez años y representan actualmente el modelo de hábitat suburbano preferido por los nuevos compradores de vivienda. El primer tipo valora la privacidad familiar en un contexto social homogéneo, mientras que los segundos responden además a la búsqueda de condiciones de seguridad y a la diferenciación con respecto al entorno urbano3.

Figura 1. Cercanía espacial y distancia social entre distintos tipos de hábitat en la zona de Santa Fe

Figura 1. Cercanía espacial y distancia social entre distintos tipos de hábitat en la zona de Santa Fe

Foto de Diana Sheinbaum

Figura 2. Ingreso de una torre de departamentos

Figura 2. Ingreso de una torre de departamentos

Foto de Diana Sheinbaum

Figura 3. Entrada de un condominio horizontal

Figura 3. Entrada de un condominio horizontal

Foto de Diana Sheinbaum

Figura 4. Ingreso de un fraccionamiento cerrado

Figura 4. Ingreso de un fraccionamiento cerrado

Foto de Diana Sheinbaum

3En la ciudad de México, las clases medias y altas han protagonizado procesos de suburbanizacion desde por lo menos la mitad del siglo XIX, época en la que se empezaron a fundar las primeras colonias en las afueras de la que era entonces la ciudad colonial. El fraccionamiento denominado «colonia francesa», cerca de lo que sería el actual Paseo de la Reforma, dio comienzo a que se usara el nombre de colonia para indicar los nuevos asentamientos en las afueras de la urbanización (Boils, 2005). Las primeras colonias fueron producidas sobre la base de un proceso de fraccionamiento de tierras agrícolas para fines residenciales. Hasta los años setenta los fraccionamientos residenciales han sido la modalidad privilegiada y predominante de hábitat para las nuevas clases medias. Estos asentamientos son el tipo de hábitat que en México se encuentra más cercano al suburbio estadounidense. Nivón considera que «el suburbio americano en su origen fue una alternativa elitista para dar la espalda a los males de la ciudad, de ahí que en la literatura estadounidense no goce de simpatía por parte de los intelectuales» (Nivón, 1998: 214). Siguiendo el análisis de este autor «la crítica intelectual contra el suburbio estadounidense se apoyó en la consideración de que éste era una expresión más de la sociedad de masas», caracterizada entre otras cosas por la extensión de ciertos modelos de consumo en el ámbito privado y familiar, modelos que funcionan como elementos de control social que refuerzan la preservación de la homogeneidad entre sus habitantes (Dobriner, 1963; Mumford, 1961; Schilling, 1993). En un texto intitulado significativa-mente La tristeza de los suburbios, David Riesman advierte sobre el riesgo de que el estilo de vida de los suburbios se convierta en el estilo de vida americano, «con la consecuente pérdida de ciertas formas de variedad, de complejidad y de articulación de la estructura urbana» (Riesman, 1978: 388‑422). En los Estados Unidos, el desarrollo de los suburbios expresa un nexo entre movilidad social y desplazamiento en el territorio metropolitano, ya que su auge se encuentra asociado a la difusión del uso del automóvil distintivo de las clases medias con respecto a los sectores populares. Los suburbios se constituyen desde un principio en torno a la valorización de la familia como célula fundamental de la sociedad, de los lazos de vecindarios posibles a partir de la homogeneidad social y de los impulsos separatistas y autonomistas con respecto al centro metropoli-tano. Estos últimos no son un proceso actual. En la historia de la ciudad norteamericana se han manifestado desde el origen del auge suburbano. En un ensayo histórico sobre este tipo de urbanismo, Bairati sitúa el auge del proceso de suburbanización de la ciudad norteamericana en el periodo entre las dos guerras y destaca cómo los suburbios, con sus tendencias comunitaristas y secesionistas, hayan constituido un peligro para las ciudades estadounidenses, configurándose como una de las causas principales de la «crisis fiscal» de importantes ciudades como Cleveland, Newark y Nueva York (Bairati, 1987: 529). Según estas lecturas los suburbios serían el lugar de residencia preferido de los sectores medios en ascenso quienes, al conformar un estilo de vida sui generis y localizado en territorios específicos, no quieren ser parte de la ciudad y se rehúsan a pagar impuestos que consideran que no les corresponden.

  • 4 Contreras Burgos (1998) ha mostrado cómo en la colonia Héroes de Padierna, originalmente surgida co (...)

4En su versión mexicana, los suburbios encarnan un deseo de estabilidad y de privacidad basado en la vida doméstica y en las necesidades de la familia nuclear; y al mismo tiempo el impulso a huir y alejarse de lo que se percibe como el desorden urbano. Come sostiene María Luisa Tarrés a propósito de Ciudad Satélite, que constituye un ejemplo prototípico de este tipo de hábitat, «el fraccionamiento se elabora como un medio físico y social, con límites definidos, que permite defender y amparar a la familia, pues garantiza un orden que no ofrecen otros lugares de la ciudad» (Tarrés, 1999: 427, cursivas nuestras). Entre las clases medias, este tipo de hábitat se convirtió en un punto de referencia y un modelo a imitar para quienes habitan en otros tipos de espacios, menos valorizados. Allí donde no existen las características suburbanas típicas, éstas pueden llegar a ser producidas por los habitantes, mediante intervenciones sobre el entorno construido y mediante un cambio de nombre o del calificativo asociado al espacio4.

  • 5 La acentuación de los elementos arquitectónicos defensivos es un rasgo propio de los espacios cerra (...)

5En la actualidad, en el caso de México, la distinción con respecto a otros sectores sociales se realiza no sólo por la vía de la elección de un hábitat residencial suburbano, entendido aquí como sinónimo de alejamiento de la ciudad central, sino sobre todo mediante la elección de un cierto tipo de espacio, con carácter de espacio exclusivamente residencial y cerrado, y mediante el uso cotidiano del automóvil, en cuanto medio de transporte que define el estatus de clase media, en la medida en que separa a quienes lo usan del contacto con los sectores populares que hacen un uso cotidiano del transporte y del espacio público urbano. Entre los nuevos espacios residenciales el más difuso es el que se denomina como condominio horizontal, aunque existen también otros que son organizados como vivienda vertical. Casi siempre estos espacios marcan una fuerte discontinuidad física con respecto a su entorno, del cual se distinguen gracias a su fisonomía particular y a diferentes dispositivos de delimitación de fronteras, como las bardas y los muros alrededor de las viviendas y más aún los que están dirigidos a la seguridad interior, tales como las casetas de vigilancia, las rejas electrificadas, etc.5 Los más recientes espacios residenciales cerrados son concebidos para eludir o prescindir de la ciudad, por lo menos hasta donde sea posible. Los servicios interiores, si existen, no son presentados sólo como dotaciones de cada vivienda, sino más bien como recursos comunes, es decir de la comunidad que reside en el interior, y que permiten prescindir o evitar el contacto con el afuera. Estos servicios pueden o no estar presentes. Pero lo que siempre encontramos en los enclaves cerrados es un uso amplio de distintos tipos de servicios a domicilio, que enfatiza el carácter de relativa autosuficiencia de estos espacios residenciales.

  • 6 Esto es especialmente evidente en el caso del municipio de Huisquilucan, al que pertenecen tres de (...)

6El hábitat suburbano de clase media se define sobre todo a partir del carácter exclusivamente residencial del espacio de proximidad, del cual quedan excluidos otros usos, salvo aquellos directamente vinculados con la función residencial. La homogeneidad residencial y la exclusión de la mixité socio-espacial es posible mediante la privatización del espacio de proximidad que se realiza a través de la constitución de condominios. En su interior rige una normatividad específica, cuya aplicación se encuentra a cargo de los residentes. Otro rasgo característico de este tipo de hábitat se refiere a su localización, ya que a menudo se instalan en proximidad de espacios muy distintos, tanto en términos morfológicos como por el nivel económico de sus habitantes6, como son las colonias populares, los pueblos conurbados y las rancherías que se encuentran cercanos físicamente aunque distantes socialmente (fig. 1). En otras palabras, responden a la lógica de la cápsula, es decir de la construcción de un «adentro» que pretende prescindir de su entorno o hacer como si no existiera. Su aislamiento del resto de la metrópoli y el propiciar usos fuertemente estereotipados y controlados del espacio, junto con la homogeneidad social de sus habitantes, parecen ser los rasgos más criticados de este tipo de hábitat en la abundante literatura en torno a ellos (Cabrales Barajas, 2002; Capron, 2006). Las prácticas controladas, la homogeneidad interna y la desvinculación del en torno aparecen como los factores que hacen de los enclaves cerrados la antítesis del espacio público moderno, situándolos al opuesto de una visión de ciudad como lugar de encuentro y de integración social.

7Méndez Sainz (2002) considera a estas nuevas arquitecturas como «espacios de la simulación», en la medida en que se trata de productos arquitectónicos pensados para ostentar seguridad, armonía, distinción social, comunidad. Son espacios que pretenden –y aparentan– resolver los problemas que la metrópoli como tal ha dejado de poder controlar: la inseguridad, la desintegración, el desorden son dejados afuera, por lo menos en las intenciones de sus promotores y en buena medida también en las fantasías y las representaciones de sus habitantes. Los espacios residenciales cerrados invitan a vivir en un «como si». Al estar adentro, uno se siente «como si» no estuviera en la ciudad, «como si» no existiera la violencia, «como si» no existiera la contaminación, «como si» no existiera el bullicio y el atiborramiento de las calles urbanas, «como si» no existieran las viviendas precarias alrededor. En otras palabras, estos espacios son vendidos –y vividos– como «soluciones» a los problemas de la inseguridad y del desorden urbano. Es pertinente preguntarse hasta qué punto se trata realmente de espacios controlados y seguros y hasta qué punto se trata de lugares socialmente homogéneos, y sobre todo si es que de verdad representan soluciones eficaces a los problemas que pretenden resolver.

8A continuación presentaremos algunas reflexiones sobre las prácticas urbanas de sectores medios-altos que viven en conjuntos cerrados de la Ciudad de México ubicados en el poniente y sur poniente, tradicionalmente las zonas con mejores servicios y mejor vinculación con el resto de la metrópoli. Con base en distintos tipos de fuentes y materiales, abordaremos algunas características de las prácticas metropolitanas y de los hábitos de consumo característicos de estos sectores emergentes de la metrópoli mexicana. En particular se analizan las visiones en torno al espacio residencial y las prácticas de consumo. Estas últimas se estructuran alrededor de la abundante presencia de lugares exclusivamente dirigidos a la oferta comercial y de esparcimiento (centros comerciales), pero aprovechan al mismo tiempo las posibilidades ofrecidas por la estructura social profundamente desigual de la metrópoli en la que los ricos pueden beneficiarse de un sinnúmero de servicios al domicilio.

Espacios ordenados, seguros y tranquilos: la ilusión comunitaria

9Asociado con el relativo aislamiento físico, los espacios residenciales cerrados tienden a ser concebidos como «mundos aparte», distintos del resto de la ciudad y lo urbano. Los dispositivos de vigilancia suelen tener no sólo un efecto tranquilizador en cuanto al tema de la seguridad, sino que generan además un efecto imprevisto, que consiste en una acentuación –en la percepción de sus moradores– del contraste entre los rasgos específicos del adentro con respecto al afuera. Las marcas físicas de la separación y la existencia de controles en la entrada se traducen en amplificadores de las diferencias sociales y ambientales. La existencia de una frontera produce una diferencia de atmósfera, que favorece la representación del adentro como mundo aparte, con una naturaleza distinta con respecto al mundo afuera. Análogamente, desde afuera, la presencia de barreras es leída como una señal que advierte justamente sobre el carácter sui generis del mundo situado adentro, desalentando a los visitantes desprovistos de una buena razón para entrar. En el discurso de los habitantes, la noción de «tranquilidad» es utilizada como una categoría definitoria por antonomasia del espacio local, es decir como el rasgo que de manera más nítida permite construir simbólicamente la diferencia con el resto de la metrópoli. Al mencionar la tranquilidad de su hábitat, los habitantes de los fraccionamientos residenciales y de los enclaves cerrados resaltan la diferencia con respecto a la urbe que los rodea, y se declaran «otra cosa» con respecto a la metrópoli. La ausencia de transeúntes y de coches circulando, la relativa calma en las relaciones con los vecinos, la presencia de áreas verdes, hacen del espacio cerrado un tipo de hábitat imaginado como «no urbano». Es común que se le describa como «un pequeño pueblo» o como una «comunidad». Estas evocaciones aluden a la existencia de un régimen de sociabilidad interior que es específico, donde prevalecen seguridad y confianza recíproca entre los residentes, y en el mejor de los casos relaciones de conocimiento mutuo. Las prácticas que son posibles en el adentro y que son citadas para demostrar el carácter sui generis de estos espacios se refieren sobre todo a la libre circulación de los niños en el espacio condominal. Se menciona que los niños pueden andar en bicicleta libremente o incluso que circulan entre las casas de sus amiguitos sin pedir permiso y sin avisar a sus padres. Otra de las prácticas citadas a menudo es la de fiestas entre vecinos, por ejemplo en ocasión de la temporada navideña, los domingos o al finalizar alguna reunión de condómines. Las posadas navideñas o los asados de domingo son algunas de estas ocasiones para socializar entre vecinos, con base en la idea de que es bueno encontrarse y convivir entre gente como uno, y de que es bueno convivir entre vecinos. A menudo estas prácticas son evocadas explícitamente como algo propio de las ciudades de provincia, más pequeñas, donde el ritmo de vida es más lento, las personas tienen el tiempo para convivir, y la confianza mutua es más fuerte. O como algo propio del pasado, por ejemplo cuando se dice que los niños ahora pueden andar en bicicleta adentro del conjunto así como los adultos lo hacían hace veinte años en las calles de la ciudad. En otras palabras los discursos apuntan a la idea de que el espacio residencial cerrado permite hacer cosas que en la ciudad afuera ya no son posibles. Es el espacio de un regreso a un pasado más feliz y desde donde se expresa un rechazo al estado presente de la metrópoli. Cabe destacar que no siempre estas declaraciones concuerdan con la experiencia de los habitantes, ya que en buena medida forman parte de las imágenes positivas que los residentes quieren ofrecer a los investigadores. Cuando se les estudia más de cerca, se descubre que a menudo las promesas de seguridad y de tranquilidad no se cumplen como sería deseable.

10Viéndolo bien, se trata de un control ilusorio. Para los niños, el poder jugar libremente en el intramuros del conjunto no elimina los peligros, empezando por el más obvio, representado por el salir a escondidas, una experiencia que muchos niños que habitan en espacios «cerrados» han hecho, sin que sus padres pudieran siquiera imaginarlo. Como ya lo mencionamos, el habitar entre rejas genera un efecto de parcial distorsión de la realidad interior, haciendo aparecer como totalmente diferente un espacio que no puede estar del todo exento de los peligros propios de su entorno. En suma, el énfasis en presentarse como los moradores de lugares con personalidad propia, descritos como espacios totalmente diferentes con respecto al resto de la metrópoli, refleja una relación contradictoria con ésta, de rechazo pero al mismo tiempo de añoranza por la ciudad como era antaño.

11Con base en la reglamentación propia de la ley de condominios, los nuevos enclaves residenciales se rigen con reglas propias, diferentes con respecto a las que funcionan afuera, en el espacio público de la metrópoli. La existencia de una reglamentación interior es parte del atractivo de estos espacios, en la medida en que el respeto de las reglas es un bien escaso en el espacio exterior. El control empieza a partir de las reglas de construcción y uso de los espacios, que suelen ser estrictas y, lo que es más importante, suelen ser «acatadas» por los habitantes, en la medida en que el interior es visto como un todo indivisible al que cada uno pertenece, todo lo contrario de la forma como es concebida la calle pública. En algunos casos, como por ejemplo el de Tlalpuente, la asociación de vecinos se encarga directamente de hacer respetar las normas de construcción advirtiendo explícitamente a quienes quieren comprar un lote que existen reglas firmes que hay que respetar si se quiere construir.

  • 7 La percepción de la vulnerabilidad de ciertos artefactos del urbanismo contemporáneo –que se ha agu (...)

12A diferencia de lo que sucede en otros tipos de espacios, el hecho de que las casas tengan que uniformarse a los mismos parámetros estéticos no es visto como una limitación a la libertad individual, sino como un símbolo de estatus y de distinción social que refuerza el sentimiento de pertenecer a un mismo mundo de gente como uno. Y este mundo de reglas sui generis se basa sobre la supuesta homogeneidad social interior, es decir sobre el hecho de ser espacios para «gente como uno». El encierro, el control y la homogeneidad parecen justificarse mutuamente. Se trata de ver si realmente las cosas son así. La seguridad en el adentro tiene ciertos costos sociales, el primero de los cuales es como hemos visto el aislamiento del entorno. Para estar más seguros se paga el costo de estar lejos de ciertos servicios o de tener que seguir procedimientos complejos para entrar y salir del lugar. A esto se tiene que añadir que el control es costoso y no siempre eficaz. Sobra destacar que el «control total» es imposible, y que un aumento de la seguridad interior se logra sólo al precio de un inflamiento de la vigilancia, que se vuelve cada vez más complicada y vulnerable7. En comparación con los fracciona-mientos donde se decide cerrar las calles (Giglia, 2002), con resultados no siempre satisfactorios, aquí se pueden pagar dispositivos de vigilancia más efectivos y emplear mucho personal en esta tarea, sobre todo vigilantes para facilitar y controlar el flujo en la entrada, puesto que el cierre de las puertas y el registro de quienes entran y salen es parte constitutiva de la búsqueda del «control total». Esto no quiere decir que la presencia de los vigilantes sea realmente una garantía con respecto al cuidado de la seguridad interior. En muchos enclaves cerrados hemos podido constatar que el control en la entrada se limita a los vehículos, y descuida las personas que entran a pie (Giglia, 2001b). Con estas últimas –que entran para trabajar como personal de servicio– los vigilantes llegan a menudo a entablar relaciones cordiales, facilitadas por el hecho de pertenecer al mismo sector social, lo cual disminuye el control. La familiaridad entre los vigilantes y los frecuentadores del conjunto no se limita a la servidumbre. Es posible que haya habido roces o rupturas entre los matrimonios que habitan en el conjunto, y que por lo tanto uno de los dos tuviera que abandonar el departamento. Sin embargo, como el vigilante generalmente desconoce que esta persona ya no es bien recibida por quien fuera su pareja, puede eventualmente introducirse en el conjunto y armar un escándalo, pasando tranquilamente en frente del vigilante. En muchos conjuntos la administración suele cambiar con frecuencia el personal de vigilancia, justamente para evitar los peligros que representa el tener en la entrada a unas personas que terminan conociendo de memoria los movimientos de cada habitante, sin ser miembro de la familia y sin tener hacia ellos ningún tipo de vinculación u obligación. Como sucede con la servidumbre, el personal de vigilancia puede llegar a conocer las cosas más íntimas de un hogar sin ser parte de él, en una relación vertical en la que se mezclan la cercanía física y la distancia social y cultural. Si se añade a todo esto que los policías privados suelen ganar sueldos muy bajos y que proceden generalmente de la policía oficial o del ejército, dos medios que se encuentran en contacto muy cercano con el mundo criminal, es fácil concluir que no se puede depositar en ellos toda la confianza que sería deseable depositar, dada su función. Por lo tanto, si los resultados esperables de los dispositivos de seguridad se encuentran lejos de ser satisfactorios, creemos que la proliferación de la vigilancia y de los dispositivos de seguridad tiene que ser leída en el marco de una tendencia que no apunta sólo a la seguridad y a la auto segregación, sino que tiene como imperativo el control y la autoreglamentación en el espacio interior. Se cierra para controlar mejor un espacio y para controlarlo en forma exclusiva y auto-referencial, estableciendo unas reglas que funcionan únicamente adentro (fig. 4). El respeto de las reglas internas es parte de la autopresentación de los habitantes, cuando quieren que el entrevistador sepa que «aquí las cosas funcionan así», es decir que no son como afuera. La aspiración a la autosuficiencia como resultado de la solvencia económica de los enclaves es también una respuesta a la falta de confianza en las instituciones encargadas de gobernar el territorio, que son juzgadas incapaces de prestar un servicio a la altura de las expectativas de estos habitantes. Un caso ejemplar en ese sentido es el de la asociación de colonos de Santa Fe, que agrupa a varios conjuntos de residentes, y entre ellos diversas grandes empresas que tienen allí sus oficinas. Esta asociación ha logrado importantes descuentos sobre el pago del impuesto predial, a cambio de hacerse cargo de la limpieza y mantenimiento de las calles y ha llegado al grado de proveerse de una ambulancia particular, para las necesidades de sus agremiados, que es operada en colaboración con la Universidad Iberoamericana.

Aislamiento y localismo en las prácticas de consumo

13La relativa tranquilidad y seguridad que se obtienen al residir en estos «mundos aparte», conllevan ciertos costos que en algunos casos repercuten en la calidad de la vida cotidiana. El aislamiento puede significar que el supermercado más cercano se encuentre a 15 minutos en automóvil y que para entrar y salir del conjunto y para llegar a las vialidades que les permitan conectarse con el resto de la metrópoli se tenga que pasar por calles angostas y muy transitadas. Esta deficiencia en la ubicación no es inusual para desarrollos de nivel muy alto, porque a menudo se encuentran enclavados entre asentamientos de vivienda precaria y pueblos conurbados, sin que se haya pensado en acondicionar el espacio urbano para soportar el arribo de nuevos habitantes. Sin embargo existe por parte de los residentes la confianza en que la inevitable expansión de la mancha urbana traerá consigo las conexiones viales que ahora faltan.

Obras del Poniente

  • 8 SEDUVI: Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda.

Las obras viales para darle continuidad y fluidez al Eje 5 Poniente convertirá a esta avenida en una opción viable para sustituir el inconcluso sentido sur-norte del segundo piso del Periférico, el cual no será construido por el actual Gobierno capitalino. Así, el Eje 5 Poniente y el doble piso del Periférico trabajarán como un par vial, a través del cual los automovilistas que se dirigían al sur de la ciudad podrán hacerlo con mayor eficiencia por un segundo piso, en tanto que los que viajan al norte lo pueden hacer con más rapidez por los túneles.
Asimismo permitirán desfogar más eficientemente el tránsito que proviene de la zona de Santa Fe, a través de la Avenida de los Poetas.
De acuerdo con los datos de la SEDUVI8, otra de las bondades de esta obra radica en que conecta perpendicularmente diversas barrancas y vialidades que no tenían conexión sino hasta el Periférico, por lo que la gente que habita en el rumbo de Santa Fe, Las Águilas y demás colonias de la zona poniente de la Delegación Álvaro Obregón ya no tendrá que bajar hasta esa vialidad para encontrar una vía hacia el sur. (Periódico Reforma, 16 de enero de 2005, Ciudad y Metrópoli, Sección B, p. 1)

14Pese a las conexiones todavía deficientes, la relativa buena ubicación de estos desarrollos, situados en el poniente y sur poniente de la metrópoli, y el crecimiento urbano que se ha producido en esta zona en los últimos años hacen que los riesgos asumidos al momento de comprar sean hoy plenamente recompensados, ya que el valor de su propiedad se ha incrementado enormemente en los últimos años. Pese a las dificultades que encuentran para salir o para llegar a sus casas, la ubicación de los enclaves cerrados en el sur poniente y poniente de la metrópoli es considerada como ventajosa, porque une justamente la presencia de espacios tranquilos y la cercanía con respecto a muchas funciones y lugares urbanos importantes. En parte por la dificultad de conectarse y salir y en parte como un resultado de las estrategias de movilidad, los habitantes de los espacios cerrados de nivel alto circunscriben su vida cotidiana a una porción muy limitada de la metrópoli. En el radio de 20 minutos en coche desde la casa, pueden tener casi todo lo que se necesita para la vida cotidiana. La reducción del espacio vivido en la metrópoli es también una estrategia que permite ahorrarse el desgaste que representa manejar en el tráfico durante largos ratos y que toma en cuenta la dificultad para salir a caminar en las calles desde el tipo de espacio que se examina aquí. En algunos casos, encontramos en el discurso de los habitantes la reivindicación de una identidad propia, localista, como en el caso de estos entrevistados que se autodefinen como sureños, que casi se vanaglorian del hecho de que nunca se desplazan más allá de un radio de acción muy circunscrito, y siempre al sur del límite representado por el Circuito Interior o la avenida Barranca del Muerto.

Creo que con la urbanización lo que ha pasado es que tenemos una zona límite de la cual no pasamos, somos sureños, creo que rara vez vamos más allá de Barranca del Muerto. Por ejemplo, la UAM (Xochimilco) nos queda a 10 minutos; cuando vamos, el tráfico va para el otro lado, y cuando regresamos pasa lo mismo, así que máximo con tráfico hacemos 17 minutos. Los restaurantes, vamos por aquí, a veces nos gusta ir al Cambalache que está en Félix Cuevas junto a Liverpool. Pero para ir al centro, rara vez, una vez cada seis meses y eso con reservación, un domingo a las tres de la tarde. Para las compras, vamos a Perisur. La verdad es que tiene de todo, los bancos están ahí. Los cines, antes íbamos al Cine París o Reforma, ahora para nada, vamos a Cuicuilco que es el favorito, o a Plaza Loreto. La gimnasia está ahí, y yo voy a caminar al parque. Así que no nos movemos mucho. Es más, siempre compramos los coches en la Volkswagen que está aquí en el Pedregal. Creo que eso es lo que ha pasado, que se redujo nuestro espacio y ya no nos desplazamos como antes, somos sureños. Y si vamos de viaje, entonces preferimos salir del país. (Hombre, 50 años aprox., Conjunto Villa del Bosque, cit. en Sheinbaum 2004: 152).

Mis compras las hago en Perisur, no salgo de ahí y de Wal-Mart. Trato de ir lo más cerca posible. Yo no salgo a pie por nada del mundo. Yo al centro tengo años que no voy. Cuando vamos a la tesorería, vamos a la que está en Pedregal, luego pasamos por el super y compro las cosas, pero nada más en estas zonas. Las comidas, si acaso en Perisur que hay muchos lugares, somos muy asiduos al Palacio de Hierro o Vip’s (mujer, 50 años aprox. Conjunto Villa del Bosque, cit. en Sheinbaum 2004: 151).

15En la relación con el resto de la metrópoli los habitantes de los enclaves cerrados se muestran muy temerosos y prudentes. Evitan el transporte público, evitan ir al centro histórico y otros lugares concurridos a pie, prefieren los centros comerciales y los clubes y las salidas afuera de la ciudad los fines de semanas. Desde los espacios cerrados en donde residen, los habitantes se trasladan a otros espacios cerrados, de las islas donde residen a las islas donde consumen y se divierten, concibiendo el espacio entre unas y otras como un trayecto desprovisto de interés. Se trata de salir del conjunto, meterse al eje vial y llegar al centro comercial. Aquí es posible ver de manera muy llamativa cómo las prácticas de compra y de consumo se han vuelto uno de los grandes ejes articuladores de la experiencia urbana, como ha sido puesto en evidencia recientemente por los trabajos de Capron (2000) y Sabatier (2006) sobre los espacios comerciales de la ciudad de México. El principal atractivo de los centros comerciales reside en el hecho de ser sumamente funcionales y previsibles. No sólo los espacios residenciales, sino también los espacios comerciales tienden a instituir e imponer reglas propias en cuanto a cómo entrar, cómo salir y a lo que se puede o no hacer en su interior. En ellos tienden a estructurarse y a consolidarse formas específicas de sociabilidad vinculadas con la presencia de públicos relativamente homogéneos. En los centros comerciales, pese a que muchos de ellos se llamen «Plaza», la sociabilidad y anonimato propios de los espacios abiertos son en cierta medida abolidos de antemano en la medida en que predomina una sociabilidad basada en el «reconocimiento de conformidad» (Todorov, 1995: 120), esto es, un reconocimiento tácito del otro en cuanto «como uno», por lo menos en cuanto empeñado en las mismas ocupaciones. En un centro comercial las sorpresas y los imprevistos se reducen, porque todos concurren allí para hacer las mismas cosas y porque existe un control permanente acerca de las condiciones del espacio. En ese sentido lo que se vigila en los centros comerciales va mucho más allá de la seguridad en sentido estricto, para abarcar cosas que van desde la limpieza, la presencia de sujetos indeseables, la temperatura y la luminosidad del lugar, la música de fondo, etc. (Gutiérrez Salgado, 2003).

16En la ciudad de México el carácter suburbano del hábitat no se relaciona únicamente con la distancia con respecto a la zona central de la ciudad, sino sobre todo con respecto a la distancia y a la vinculación con alguna de las numerosas «centralidades periféricas» que se han constituido de manera importante en los últimos veinte años a partir del florecimiento de los centros comerciales (Duhau y Giglia, 2007). Estos han favorecido el surgimiento de prácticas urbanas nuevas, en las que el consumo se vincula con el esparcimiento y con la sociabilidad, dibujando mapas de la metrópoli donde el ámbito local es redefinido a partir de los lugares para el consumo. Los centros comerciales, surgidos como lugares para comprar, hoy en día se han convertido en espacios donde es posible resolver un conjunto de necesidades complejas, que van desde ir al banco, al cine, a hacer el abasto semanal de comida, a pagar los impuestos y servicios de luz, teléfono, agua, etc. En espacios definidos para estos usos y separados de los espacios residenciales, por lo menos en el sentido de que no son lugares donde sea posible llegar caminando. Desde los suburbios residenciales, la visita a los lugares del consumo asume la forma y el significado de un salir del espacio exclusivamente residencial, para alcanzar otros lugares en los cuales hay que entrar. Una experiencia muy distinta a la de caminar en una calle comercial, mirando distraídamente las vitrinas mientras se va a otro lugar y eventualmente topándose con algo que se necesita o que se quiere comprar. En el caso de los espacios cerrados la relación con el resto de la ciudad está más nítidamente focalizada al triángulo residencia-trabajo-consumo. Este último aparece como un elemento estructurante de las prácticas urbanas, por el simple hecho de que si se quiere consumir hay que salir del encierro y dirigirse a otros lugares y también porque el consumo es una buena justificación para salir. Hay que salir para consumir, y hay que consumir para salir. Se trata de salir de la seguridad y de la monotonía del espacio residencial para acudir a espacios comerciales –igualmente cerrados y vigilados– concebidos para satisfacer necesidades que van mucho más allá del consumo como acto meramente orientado a la reproducción, sino del consumo como «experiencia», «sueño», juego, diversión, expresión de la afectividad.

17La presencia y el uso intensivo de los lugares para el consumo no excluye otras formas de consumir que se encuentran fuertemente ancladas en el espacio residencial y que acentúan el localismo que caracteriza los suburbios, disminuyendo la necesidad de salir a comprar, porque los servicios y los vendedores llegan al domicilio. En un libro sobre La métropole des individus, Alain Bourdin sostiene que «se tienen que completar los servicios urbanos tradicionales del modo de vida con una porción cada vez más grande de servicios a la construcción individual de la vida cotidiana» (2005: 107, traducción propia). Según Bourdin, de una ciudad ordenada por flujos masivos estamos transitando a una metrópolis «de la oferta», en donde es posible construir una experiencia urbana « à la carte », según los gustos de cada quien. Creemos que para el caso de la ciudad de México esta singularización y diversificación de las prácticas urbanas para las clases medias tiene mucho que ver con modalidades de consumo específicas, que aprovechan simultáneamente la oferta de los nuevos lugares para el consumo globalizado y una amplia variedad de servicios al domicilio a bajo costo que en otras metrópolis se encuentran mucho menos presentes. Debido a la estructura del mercado laboral y las características del espacio urbano, los servicios a la persona, altamente individualizados y personalizados, se encuentran mucho más presentes que en otras grandes ciudades occidentales, y poseen características propias, adaptadas a la escasa movilidad de los habitantes de los conjuntos cerrados y a su aspiración por reducir al mínimo sus desplazamientos y por resolver en el adentro de su espacio residencial muchas necesidades que en otras ciudades serían resueltas afuera. La masajista, la cosmetóloga, la niñera, el experto en cómputo, la cocinera, el vendedor de seguros de vida, el jardinero, el veterinario, la enfermera, la astróloga, el acupunturista, el experto de feng-shui, el repartidor del supermercado o de pizzas, el de la farmacia y hasta la entrenadora de gimnasia, llegan al domicilio una o más veces a la semana. Casi todos lo hacen usando el trasporte público o la bicicleta, y proceden de colonias de autoconstrucción o de los pueblos conurbados relativamente cercanos a los nuevos enclaves. Entre sus características, aparte el hecho de llegar al domicilio, está la flexibilidad en el horario y en el tipo de prestaciones, que suelen adaptarse minuciosamente a las exigencias del cliente.

18Generalmente se trata de prestadores de servicios que trabajan por cuenta propia, no están insertos en relaciones laborales formales, no gozan de prestaciones ni de seguridad social, suelen brindar servicios extremadamente flexibles aunque no siempre de buena calidad. Su presencia se combina con la del servicio doméstico genérico que en muchos casos actúa en sinergia con ellos, posibilitando su acceso a la casa, controlando y a veces pagando la ejecución de sus tareas, en ausencia y por encargo de los dueños de la casa. En otros términos, la trabajadora doméstica funciona como sustituta de la patrona con respecto a un conjunto de trabajadores tales como el jardinero, la cocinera, la baby-sitter, la enfermera, y los diferentes repartidores de bienes y servicios, desde la farmacia al supermercado. El acceso a este tipo de servicio se hace mediante redes de relaciones y suele involucrar altas dosis de confianza, ya que se trata de alguien que ha sido recomendado y que ha trabajado ya en la casa de algún amigo, conocido o vecino. En algunos casos la relación puede ser más compleja que una simple relación de prestación de servicio o de compra-venta. Hemos conocido más de un caso en que las vendedoras son o se proponen como «amigas», y llevan su relación con las clientas en un registro comunicativo orientado hacia la cordialidad, y con ciertos intereses o actividades compartidos más allá del producto o del servicio que venden. Por ejemplo, cuando llaman por teléfono con la intención de vender algo, suelen empezar preguntando cómo estamos, cómo están nuestros hijos y familiares, qué hemos hecho en el tiempo en que no nos hemos visto etc.; luego nos platican sobre ellas mismas, qué han hecho, cómo están sus hijos etc. Y solamente después de este largo discurso preliminar preguntan si queremos comprar el producto «X».

19La posibilidad de recibir cómodamente en casa un gran número de servicios individualizados acentúa el aislamiento y el carácter sui generis del espacio residencial, su representación en términos de una pretendida autosuficiencia, reforzando la idea de que salir es innecesario, a menos que sea para ir a trabajar o a divertirse. Al aislamiento con respecto al afuera, se asocia un relativo aislamiento interior. La interacción entre vecinos, aunque por lo general está exenta de conflictos, resulta sin embargo esporádica y superficial, pese a las imágenes de una sociabilidad comunitaria que se presentan en los discursos frente al entrevistador. En la vida cotidiana los vecinos no tienen nada que compartir, porque los problemas relacionados con los espacios colectivos no son acuciantes, salvo en el caso de los relacionados con la seguridad. El representarse como una comunidad no es más que eso, una representación, a la que no corresponde un tejido de relaciones y de prácticas compartidas, salvo las que tienen que ver con la administración condominal, que generalmente se resuelven encargando de esta tarea a profesionales externos. Una razón más para no relacionarse con los vecinos.

A manera de conclusión

20Lo que ofrece el espacio residencial cerrado a sus moradores es una suerte de libertad controlada, posible a partir de la implementación de reglas propias, que van desde la prohibición de hacer sonar el claxon o de rebasar cierto límite de velocidad, hasta la de pintar la reja del jardín de un color distinto al establecido. El respeto de ciertas normas de convivencia –a menudo muy elementales– que sin embargo no son respetadas en el espacio público, es un elemento importante para definir y diferenciar el espacio interior, donde se logra un control que contrasta con la percepción del desorden imperante afuera. En ese sentido, además de responder a una búsqueda de seguridad, los espacios residenciales suburbanos responden a una aspiración por el orden, que en la metrópoli es considerado como un bien sumamente escaso. Esta misma aspiración por el orden –entendido como un contexto espacial predecible basado en reglas conocidas y compartidas por todos– es uno de los principales ingredientes del éxito de los espacios comerciales globalizados. Al mismo tiempo el recurso abundante a los servicios al domicilio responde a la creciente articulación y pluralización de las necesidades individuales y de las prácticas de consumo correspondientes. La flexibilidad y la individua-lización del servicio son los ingredientes más atractivos del consumo a domicilio. Este no es exclusivo de los habitantes de los espacios cerrados, pero para estos últimos adquiere un significado más fuerte ya que refuerza la idea de ser parte de un micro-mundo, brindando a sus habitantes la ilusión de vivir en condiciones de relativa autosuficiencia.

21Vinculado a esto, una de las cuestiones más interesantes acerca de los espacios residenciales cerrados se refiere a las modalidades del autogobierno local. Estos espacios pueden considerarse como lugares privilegiados para analizar cómo se está redefiniendo la relación entre ciudadanos y autoridades locales, cómo se está transformando el estatuto jurídico del espacio público en la ciudad y cómo van surgiendo nuevas prácticas urbanas y nuevas formas de pertenencia y de lazos sociales basados en la comunidad de intereses vinculados no sólo a una misma clase social sino sobre todo a formas semejantes de la experiencia urbana, que remiten a su peculiar relación cotidiana con la metrópoli, y en particular con esa pequeña parte de metrópoli que han elegido como su territorio.

Haut de page

Bibliographie

ÁLVAREZ HERNÁNDEZ A., 2002. Clase y estilo de vida en la periferia urbana. El caso de los fraccionamientos residenciales en Huixquilucan, Estado de México. México: Trabajo terminal de la Licenciatura en Antropología Social, Departamento de Antropología, Universidad Autónoma Metropolitana-Iztapalapa, 148 p.

BAIRATI P., 1987. La città nord-americana, en ROSSI P. (coord.), Modelli di cittá. Strutture e funzioni politiche, Torino: Einaudi, p. 513‑535.

BOILS G., 2005. Pasado y presente de la colonia Santa María la Ribera. México: Universidad Autónoma Metropolitana, Xochimilco, División de Ciencias y Artes para el Diseño, 193 p.

BOURDIN A., 2005. La métropole des individus, La Tour d’Aigues: Édition de l’Aube, 250 p.

CABRALES BARAJAS F. (coord.), 2002. Latinoamérica: países abiertos, ciudades cerradas. Guadalajara: Universidad de Guadalajara/Unesco, 621 p.

CAPRON G., 2000 - Rassemblement et dispersion dans la ville latino-américaine: un nouvel espace public urbain, le cas du centre commercial , Cahiers des Amériques Latines, vol.35, n°3, Paris, IHEAL, p. 21‑40.

CAPRON G., 2006 (dir.). Quand la ville se ferme. Quartiers résidentiels sécurisés. Paris: Bréal (col. d’autrepart), 288 p.

CONNOLLY P., 2005. El mercado habitacional, en COULOMB R. (coord.), La vivienda en el Distrito Federal. Retos actuales y nuevos desafíos, México: Universidad Autónoma Metropolitana –Azcapozalco / CONAFOVI / Instituto de Vivienda del Distrito Federal, p. 95‑142.

CONTRERAS BURGOS A., 1998. Identificaciones vecinales e imaginarios en el territorio. Colonia Colinas del Ajusco, Tlalpan, D.F. Tesis de Maestría en Antropología social, México: CIESAS, 220 p.

COULOMB R. (coord.), 2005. La vivienda en el Distrito Federal. Retos actuales y nuevos desafíos. México: Universidad Autónoma Metropolitana-Azcapozalco/CONAFOVI/Instituto de Vivienda del Distrito Federal, p. 95‑142.

DOBRINER W. M. 1963. Class and Suburbia. Englewood Cliffs: Prentice Hall, 250 p.

DOBRINER W., M. (ed.) 1958. The Suburban Community New York: G.P. Putman’s & Sons, 220 p.

DUHAU E., 2003.  División social del espacio metropolitano y movilidad residencial , Papeles de Población, año 9, n° 36, México: UAEMEX, p. 161‑210.

DUHAU E. & GIGLIA A., 2007. Nuevas centralidades y prácticas de consumo en la Ciudad de México: del microcomercio al hipermercado, EURE, vol.XXXIII, n°98, Santiago de Chile, p. 77‑95.

GIGLIA A., 2001ª. Los espacios residenciales cerrados: el caso de villa Olímpica, en PORTAL M. A. (coord.), Vivir la diversidad. Identidades y cultura en dos contextos urbanos de México, México: CONACYT, p. 35‑48.

GIGLIA A., 2001b. Introducción, en Perfiles Latinoamericanos, «La nueva segregación urbana», n°19, México: FLACSO, p. 3‑8.

GIGLIA A., 2002. Privatización del espacio, autosegregación y participación ciudadana en la ciudad de México. El caso de las calles cerradas en la zona Coapa (Tlalpan, Distrito Federal), Trace, n°42, México: CEMCA, p. 71‑78.

GIGLIA A., 2003. Espacio publico y espacios cerrados en la Ciudad de México, en RAMIREZ KURI P. (coord.), Espacio público y reconstrucción de ciudadanía, México: FLACSO-Porrua, p. 341‑364.

GONZÁLEZ ORTIZ F., 2004. Cultura y política. Relaciones sociales metropolitanas en el municipio de Huixquilucan. Tesis de Doctorado en Ciencias Antropológicas. México: Universidad Autónoma Metropolitana-Iztapalapa, Departamento de Antropología, 350 p.

GUTIERREZ SALGADO E., 2003. ¿Qué se vigila en los centros comerciales?. Trabajo terminal de la Licenciatura en Antropología Social, Departamento de Antropología. México: UAM – Iztapalapa, 190 p.

MENDEZ SAINZ E., 2002. Espacios de la simulación, en CABRALES BARAJAS F. (coord.) Latinoamérica: países abiertos ciudades cerradas, Guadalajara : Universidad de Guadalajara-ITESO, p. 65‑90.

MUMFORD L., 1961. The City in History. Its Origins, Its Transformations, and Its Prospects, San Diego, Nueva York, Londres: Harcourt Inc., 657 p.

NIVÓN E., 1998. De periferias y suburbios. Territorios y relaciones culturales en los márgenes de la ciudad, en GARCIA CANCLINI N. (coord.), Cultura y comunicación en la ciudad de México, tomo I: Modernidad y multiculturalidad: la ciudad de México a fin de siglo, México : Grijalbo-UAM, p. 205‑233.

RIESMAN D., 1978 (1958). La tristezza dei sobborghi, in Claudio Stroppa (ed.) Antropología urbana, Brescia : Morcelliana, p. 389‑422.

SABATIER B., 2006. La publicisation des espaces de consommation privés. Les complexes commerciaux récréatif en France et au Mexique. Thèse en géographie, Toulouse : Université de Toulouse -Le Mirail, 474 p.

SCHILLING E., 1993. Urbanization without Urbanism, Anthropological Journal of European Culture, vol. 2, n°2, p. 34‑38.

SHEINBAUM D., 2004. Ciudad dividida. Un estudio histórico sobre la segregación urbana en la Ciudad de México. Tesis de Licenciatura en Historia, México : Universidad nacional Autónoma de México, 280 p.

TARRÉS M. L. 1999. Vida en familia. Prácticas privadas y discursos públicos entre las clases medias de Ciudad Satélite, Estudios sociológicos, vol.XVII, n°50, México, Colegio de México, p. 419440.

TODOROV T., 1995. La vida en común. Ensayo de antropología general. Taurus : Madrid, 211 p.

Haut de page

Notes

1 Un análisis de las condiciones y de los procesos relativos a la producción y comercialización de la vivienda en el Distrito Federal se encuentra en el libro recientemente coordinado por René Coulomb (2005). Véase en particular el ensayo de Priscilla Connolly (2005) sobre las condiciones del mercado habitacional. El sector de población cuyos ingresos se sitúan entre 5 a 10 salarios mínimos ha crecido de ser el 15.30 % al 22.30 % de la población del D.F. en el periodo entre 1992 y 2000 (Connolly, 2005: 99). Sin embargo, en este artículo haremos referencia a sectores cuyo nivel de ingreso se sitúa por encima de los 10 salarios mínimos y que por lo tanto pertenecen a la clase media-alta.

2 Los materiales etnográficos y las entrevistas utilizadas en este artículo se refieren a trabajos de investigación realizados en los últimos años en distintos fraccionamientos y conjuntos residenciales situados en el poniente y sur poniente de la metrópoli y que han sido presentados como tesis de licenciatura o maestría, y que he dirigido o asesorado. En particular por Diana Sheinbaum (2004), sobre el conjunto habitacional Villa del Bosque en la delegación Tlalpan; por Felipe González Ortiz (2004) y por Aníbal Álvarez (2002) en el caso de los fraccionamientos cerrados de Huixquilucan. También se hará referencia a materiales recopilados para la elaboración de algunos trabajos previos sobre este tema. Véase al respecto Giglia (2001a, 2002, 2003).

3 En cuanto a una descripción morfológica de los tipos de hábitats cabe destacar que los fraccionamientos se caracterizan por hospedar únicamente viviendas unifamiliares generalmente diferentes las unas de las otras. Se trata de espacios en principio abiertos a la circulación que sucesivamente han pasado por un proceso de cierre de calles (Giglia, 2002) que se realiza mediante la movilización de los vecinos. En cambio los condominios horizontales se caracterizan por viviendas iguales o por lo menos del mismo estilo y por el hecho de estar cerrados de antemano.

4 Contreras Burgos (1998) ha mostrado cómo en la colonia Héroes de Padierna, originalmente surgida como asentamiento de autoconstrucción en las faldas del Ajusco, los habitantes de clase media que llegaron a la colonia en un momento posterior al de su poblamiento y de su consolidación, crean una asociación para transformar el espacio en un sentido residencial, inspirándose en las Lomas y en otros fraccionamientos residenciales de las primeras décadas del siglo XX. Se organizan para aumentar el ancho de las banquetas y ponerles pasto, establecen parámetros estéticos para las fachadas de las casas, y quieren enrejar el perímetro de sus manzanas. Este proceso, que conviene denominar como «residencialización», culmina post facto con el pedido a la Delegación de cambiar el nombre de esta parte de la colonia. El nuevo nombre escogido por los vecinos en ascenso es el de Colinas del Ajusco, un nombre que responde mejor a las aspiraciones de sus habitantes y a su afán por distinguirse del resto de la colonia, ya que se trata de una colonia de autoconstrucción, con un carácter marcadamente popular. Este pedido implica el cambio de uso de suelo de la categoría HC, es decir habitacional con comercios a la categoría H” es decir exclusivamente habitacional de tipo residencial (Contreras Burgos, 1998: 72‑75).

5 La acentuación de los elementos arquitectónicos defensivos es un rasgo propio de los espacios cerrados en México. En otros países, por ejemplo la Argentina, estos conjuntos tienden a disimular los elementos de seguridad y vigilancia y a presentarse como espacios no-urbanos (Capron, 2006).

6 Esto es especialmente evidente en el caso del municipio de Huisquilucan, al que pertenecen tres de los espacios a los que se hace referencia en este artículo. Véase al respecto Álvarez Hernández (2002), González Ortiz (2004). Para un análisis de las características especificas de la división social del espacio en la ciudad de México y sus implicaciones sobre las practicas metropolitanas véase Duhau (2003).

7 La percepción de la vulnerabilidad de ciertos artefactos del urbanismo contemporáneo –que se ha agudizado enormemente después del atentado del 11 de septiembre del 2001– no hace más que exasperar el afán por alcanzar un control lo más completo posible sobre su espacio y sobre el entorno inmediato.

8 SEDUVI: Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Figura 1. Cercanía espacial y distancia social entre distintos tipos de hábitat en la zona de Santa Fe
Crédits Foto de Diana Sheinbaum
URL http://orda.revues.org/docannexe/image/3372/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 732k
Titre Figura 2. Ingreso de una torre de departamentos
Crédits Foto de Diana Sheinbaum
URL http://orda.revues.org/docannexe/image/3372/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 700k
Titre Figura 3. Entrada de un condominio horizontal
Crédits Foto de Diana Sheinbaum
URL http://orda.revues.org/docannexe/image/3372/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 552k
Titre Figura 4. Ingreso de un fraccionamiento cerrado
Crédits Foto de Diana Sheinbaum
URL http://orda.revues.org/docannexe/image/3372/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 600k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Angela Giglia, « Suburbios residenciales en la Ciudad de México », L'Ordinaire des Amériques, 207 | 2007, 157-178.

Référence électronique

Angela Giglia, « Suburbios residenciales en la Ciudad de México », L'Ordinaire des Amériques [En ligne], 207 | 2007, mis en ligne le 06 décembre 2016, consulté le 17 octobre 2017. URL : http://orda.revues.org/3372 ; DOI : 10.4000/orda.3372

Haut de page

Auteur

Angela Giglia

Universidad Autónoma Metropolitana - Iztapalapa

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
L’Ordinaire des Amériques est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo IPEAT
  • Logo Université Toulouse-Jean Jaurès
  • Logo Université de Toulouse
  • Logo Latindex
  • Revues.org