Navigation – Plan du site
Mémoires du militantisme : révolutions collectives et individuelles

Las mujeres exiliadas en la internacionalización de la insurrección cubana: 1955-1958

Les femmes exilées dans l’internationalisation de l’insurrection cubaine : 1955-1958
Exiled women in the internationalizacion of the Cuban insurrection: 1955-1958
Manuel Ramírez Chicharro

Résumés

Le coup d’État du colonel Fulgencio Batista du 10 mars 1952 a mis fin à la période démocratique qui a été inaugurée au Cuba à la suite de la ratification de la Constitution en 1940. Dès ce moment-là, l’opposition au gouvernement de Batista, articulée par les manifestations pacifiques dirigées par des groupes d’étudiants scolaires et universitaires, est devenue le sabotage et le terrorisme urbain, ainsi que la lutte guerrière, jusqu’à ce que le mouvement insurrectionnel, en janvier 1959, a réussi à renverser le gouvernement putschiste. À l’exception des études réalisées par Sergio López et Francisco Pividal, ou les témoignages de Luis Buch, certaines facettes de l’activité jouée par les clubs qui appuyaient l’insurrection cubaine, lesquels ont surgi et ont agi depuis l’exil entre 1955 et 1959, sont inconnues. Le présent article s’appuie sur la presse latino-américaine et américaine, ainsi que des archives personnelles consultées à La Havane et à Miami, en suivant les lignes de recherche mentionnées, afin d’identifier le rôle joué par les femmes cubaines dans ces sections et groupements étrangers. Plus concrètement, les clubs ou les femmes militantes au Mexique, aux États-Unis, au Chili et en Argentine seront examinés.

Haut de page

Notes de l’auteur

Esta investigación forma parte de la beca predoctoral FPU 12/06945 financiada por el Ministerio de Educación de España y el Proyecto nacional MINECO HAR2015-66152-R (MINECO), “El espacio antillano: génesis, circulación y redistribución de individuos, mercancías, ideas, saberes y modelos (siglos XVIII-XXI)”, dirigido por Consuelo Naranjo Orovio, Profesora de Investigación del Instituto de Historia del CSIC. Agradecimientos especiales a la University of Miami y a la Cuban Heritage Collection por facilitar el acceso a la mayoría de fuentes consultadas para este trabajo.

Texte intégral

I/ Introducción

  • 1 Se señala la conformación de las células número 24 y 36 en Brooklyn “Un comité en cada Nación, Ciud (...)

1Uno de los aspectos más desconocidos de la lucha insurreccional contra el gobierno de Batista es el rol desempeñado por las secciones exteriores de las organizaciones clandestinas que desde dentro de Cuba se opusieron al gobierno de Fulgencio Batista (1952-1959). Los libros de Francisco Pividal y Sergio López Rivero constituyen un apoyo fundamental para conocer las actividades que desempeñaron desde su surgimiento en 1955 hasta el triunfo de la insurrección cubana, en enero de 1959 (López Rivero 1995, 2013 y 2015; Pividal). Su presencia mediática fue mayor en los Estados Unidos que en el resto de países de las 90 ciudades donde algunas investigaciones estiman que las secciones exteriores de las organizaciones clandestinas estuvieron en activo en el punto álgido de la lucha armada a lo largo de 1958.1

2En diferente medida, la mayoría de grupos opositores contaron con secciones exteriores: Movimiento Revolucionario 26 de Julio (MR26J), el Directorio Revolucionario (DR), el Frente Cívico de Mujeres Martianas (FCMM), la Federación de Estudiantes Universitarios (FEU) y el Conjunto de Instituciones Cívicas, así como el Partido Revolucionario Cubano Auténtico, y los partidos PRC(a) y PCC(o). Conformadas sobre la base de la liberación nacionalista, pero no antiimperialista, su discurso arraigaba en el pensamiento y los clubes revolucionarios que se gestaron durante las guerras de independencia (1868-1898). El objetivo general era captar fondos para financiar la lucha interna, importar armamento y crear un estado de opinión favorable a la lucha opositora en el extranjero por medio de manifestaciones, concesión de entrevistas y denuncias públicas ante organismos internacionales como la ONU.

II/ El activismo de las mujeres cubanas en México. Base de los clubes del exilio

3México constituyó el principal baluarte para la organización de la lucha insurreccional y el primer lugar, junto a EEUU, donde surgieron estas agrupaciones. Cuando en mayo de 1955 se concedió la amnistía a los presos políticos que trataron de asaltar los cuarteles de Bayamo y Moncada en julio de 1953, la mayoría de los insurrectos liberados marchó a México con el fin de reorganizar el movimiento de la juventud ortodoxa y conformar un núcleo diferenciado del Partido Ortodoxo para relanzar la lucha armada en la isla de Cuba. En estos primeros momentos, el núcleo de guerrilleros contó con el apoyo de diversos políticos y hombres de negocio que les facilitaron financiación para la compra de armamento, así como varias mujeres que los ocultaron o ayudaron en diferentes tareas diplomáticas. Una vez asentado en México, Fidel Castro llevó a cabo una gira EEUU durante la cual se presentó como el líder republicano demócrata, pero no antiimperialista, de la oposición Cubana al gobierno de Fulgencio Batista. El 30 de octubre de 1955, cubanos residentes en Nueva York organizaron un acto en el teatro Palm Garden al que asistió Juan Manuel Márquez y el Fidel Castro quien señaló que:

  • 2 Boletín de la Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estado. Octubre de 2011, n° 6, página 10

“estamos realizando de nuevo con la emigración las tareas que nos enseñó el Apóstol [José Martí] en situación similar”. Y agrega más adelante: “[…] con toda responsabilidad que en el año 1956 seremos libres o seremos mártires”.2

  • 3 Para información sobre el rol en la oposición del exilio de Lidia Castro en EEUU ver Archivo de la (...)

4A su regreso a México, Fidel Castro procedió a formar al núcleo de guerrilleros que tomarían parte del desembarco del Granma en Cuba. En una primera etapa, las mujeres no tuvieron cabida entre este grupo, si bien les apoyaron en sus acciones y continuaron actuando dentro de los clubes patrióticos en México D.F. Un amplio número de mujeres, activistas desde los comienzos de la lucha insurreccional en 1952, solicitó asilo en México. Entre ellas se encontraban las hermanas Castro -Enma, Agustina y Lidia-, así como María Antonia González, quien dio alojamiento a muchos de los exiliados, y Melba Hernández, quien participó en el asalto al cuartel Moncada (Morales y Alizal).3

5Podrían destacarse a cuatro mujeres por su activismo en México junto al grupo de guerrilleros. Teresa Casuso era escritora y opositora política a Fulgencio Batista, y viuda de Cosme de la Torriente, dirigente de la Sociedad de Amigos de la República, quien falleció a finales de noviembre de 1956, pocos días antes del desembarco del yate Granma en la provincia de Oriente. La doctora Marta Frayde, por otro lado, fue una de las fundadoras del FCMM y, posteriormente, de las Mujeres Oposicionistas Unidas (MOU), manteniendo un estrecho contacto político con los líderes del MR26J hasta los años sesenta, cuando se exilió en España (Barraqué). Por su parte Orquidea Pino y Enma Castro tomaron parte en la gira estadounidense llevada a cabo por Fidel Castro en los EEUU entre finales de 1955 y mediados de 1956. De hecho, Orquidea utilizó la influencia de su marido para facilitar la tramitación del visado de Fidel a los EEUU (López Rivero 2010).

6María Antonia González había nacido en La Habana y en torno a 1953 contrajo matrimonio con Kid Medrano, un boxeador con quien emigró a México. El hermano de María Antonia, Isidoro, vinculado al Movimiento Revolucionario 26 de Julio, fue apresado y torturado, tras lo cual se exilió junto a su hermana. Más tarde trabajó como punto de contacto para los amnistiados políticos del asalto al cuartel de Moncada, entre quienes se encontraban los hermanos Castro. Junto a ellos, María Antonia fue encerrada en prisión tras el descubrimiento del centro de entrenamiento de los revolucionarios cubanos en el rancho Santa Rosa. Tras la partida de los insurgentes hacia Cuba, continuó su labor de apoyo logístico y financiero desde los EEUU (Hernández Garcini, Núñez Jiménez y Núñez Velis).

7Eva Jiménez Ruiz había formado parte de la Unión Insurreccional Revolucionaria, una organización gangsteril que funcionó en el ámbito universitario de La Habana a final de los años cuarenta y donde también trabajó Fidel Castro. Como Marta Frayde, Eva integraba el FCMM así como el Movimiento Nacional Revolucionario dirigido por Rafael Bárcenas, organización donde también trabajaron muchos integrantes de la Juventud Ortodoxa que terminarían dirigiendo el MR26J, como Faustino Pérez, los hermanos Hart y Frank País. Eva había tomado parte en la organización del frustrado asalto al cuartel de Columbia en abril de 1953, por lo que fue apresada en Guanajay hasta octubre de ese año. Una vez en el exilio, fue identificada por las fuerzas policiales mexicanas como adepta el MR26J junto a Genaro Reyes y Ricardo Zaragozi en agosto de 1956, en el contexto de la firma de la Carta de México entre el DR y el MR26J. Lo cierto es que la casa de Eva Jiménez, en la calle Independencia número 101 de la Ciudad de México fue uno de los puntos de reunión de los revolucionarios exiliados en aquel país. Junto a su hermana Graciela Jiménez y Olga Guillot, trabajó para el MR26J facilitándoles contactos con opositores mexicanos y vendedores de armas, pero también dirigió la campaña mediática de los exiliados en México cuando Fidel, Raúl y el Ché fueron apresados. En una carta de Fidel a Eva, este le pedía que “tú estás actuando bien; sigue luchando y no nos abandones, continúa enviando cartas a los periódicos” (Hernández Garcini, Núñez Jiménez y Núñez Velis 199).

  • 4 Departamento Investigación Policía Nacional, Expediente, 1946, Causas 29 de agosto de 1952 para su (...)

8Como se ha mencionado, los exiliados en México fueron detenidos por sus actividades clandestinas y conspiratorias en el rancho Santa Rosa. Las presiones diplomáticas para su liberación tuvieron a varias mujeres como protagonistas. Dentro de Cuba, el Frente Cívico de Mujeres Martianas movilizó a parte de su directiva, entre quienes se encontraban Josefina Rodríguez “Fifi” y Olga Román, para entregar un documento exigiendo la absolución de la sentencia (García-Pérez 68-69). Desde México, Eva Jiménez, con el apoyo de Laura Meneses y Juan Juarbe, viuda de Albizu Campos, consiguió que Lázaro Cárdenas, por medio de la Tribuna de Juventud Mexicana, intercediera ante el presidente Adolfo Ruiz Cortínez en la liberación de los insurrectos cubanos que estaban presos.4

[…]¿Cárceles, torturas, vejámenes? ¿Quién fue el grande de América que no los sufriera? Hoy, hermanos mexicanos, hermanos de exilio, en América, hoy, la única credencial de legítima ciudadanía americana es el comprobante de encarcelamiento, tortura o vejamen a manos de la satrapía que, carente de todo respaldo de derecho, se ampara en leyes prostituidas y hasta en papeles internacionales.

Cuba proclama hoy, por la herida y el dolor de sus mejores hombres y mujeres, que está perseguida, atropellada y vejada, pero no vencida y menos sometida.

9¡Viva México! ¡Viva Cuba! ¡Viva América! (García-Pérez 68). Un grupo de mujeres cubanas en México firmó un manifiesto titulado “A nuestras hermanas de América y de Cuba”. En este llamamiento, firmado por Marta Frayde, Clara Martínez Luzco de Blanco, Ofelia L. Gronlier, Pura del Prado, las hermanas de Fidel, Enma y Agustina Castro, Lidia Castro y Esther Pérez de Pino, se trata de revalorizar el papel de las mujeres en la oposición, ya no solo como mero soporte de los combatientes, sino como agente activo en la clandestinidad que luchaba por la reimplantación de la Constitución de 1940:

Las mujeres cubanas podemos enorgullecernos de haber marcado pauta. […] No puede haber sino solidaridad y apoyo para el hermano y para el hijo, para el padre y para el esposo, para el amigo, para el compañero, no importa si del “26 de Julio” u ortodoxo, auténtico, izquierdista, moderado, de estos, de otros organismos. Ellos con nosotras están escribiendo una página de nuestra historia que no puede ser más dramática ni aleccionadora: ella dice que nuestro pueblo no sabe, no puede, no está dispuesto a vivir de rodillas. Y eso es lo importante. No hacemos la revolución liberadora para imponer una idea, la hacemos para que nuestro pueblo democráticamente imponga la suya, para que recupere el derecho a hacerlo.

  • 5 AOAH, Exilio. Distrito Federal, Caja 24. A nuestras hermanas de América y de Cuba. México, 6 de nov (...)

La mujer cubana de hoy es ante todo una combatiente. El preso ha sentido nuestra presencia, y nuestra presencia la ha sentido cada mujer enlutada [...] está en la Sierra Maestra, estuvo en Cienfuegos, -ciudad donde se produjo la sublevación popular el 5 de Septiembre de 1957- está donde sea. Mujeres de pueblo, campesinas, amas de casa, mujeres intelectuales, profesoras, científicas, artistas han expuesto sus vidas cumpliendo deberes humanos y concretos ajenos a todo trasnochado romanticismo.5

III/ Los clubes revolucionarios en EEUU. Apoyo logístico y visibilización del conflicto

10La gira estadounidense de Fidel Castro y otros líderes de la oposición por los Estados Unidos contribuyó a visibilizar el conflicto cubano en el extranjero, pero también impulsó la creación de los mencionados clubes patrióticos desde Miami y Tampa a Nueva York, Washington y Chicago, entre otras ciudades. La membresía de estas organizaciones contó con numerosas mujeres relativamente desconocidas, aunque algunas ya habían emprendido acciones clandestinas en el interior de Cuba antes de emigrar. Las donaciones que lograban colectar en el extranjero resultaban inestimables para la supervivencia de la guerrilla. Las hermanas de Fidel Castro, Lidia y Emma, en tanto representantes del MR26J en el exterior, eran unas de las encargadas de recibir los pagarés y hacerlos llegar a la resistencia interna:

Como representantes que somos, de la Dirección Nacional del MOVIMIENTO REVOLUCIONARIO DEL 26 DE JULIO, recibimos del CLUB PATRIOTICO 26 DE JULIO DE BRIDGEPORT, la cantidad de MIL DOLLARES

Recibimos

  • 6 AOAH, Expedientes Personales, Lidia Castro, página 3.

Emma Castro    Lidia Castro6

  • 7 Exiliados piden intensificar propaganda”. Diario de las Américas. 19 noviembre de 1957, páginas 1- (...)

11El Comité del Exilio del MR26J tenía entre sus figuras más destacadas a Carlos Franqui como secretario general, Luis Buch, como coordinador de los comités del MR26J en el exilio, Filiberto Zamora, como presidente en Miami y Luis Ross Vergara como su secretario, así como Lester Rodríguez, empoderado por la Dirección del MR26J para coordinar las acciones de los clubes en EEUU. Desde el desembarco del Granma, la dirección del comité animó a intensificar la campaña publicitaria en toda Florida para denunciar el apoyo logístico de Eisenhower a Batista. Estas peticiones se vieron secundadas por manifestaciones llevadas a cabo por una comunidad cubana que desde los EEUU simpatizaba con la insurrección sin militar en las organizaciones opositoras.7

12Junto a opositores exiliados o simpatizantes estadounidenses, las mujeres protagonizaron importantes manifestaciones en EEUU para visibilizar la represión en Cuba. El aumento de los boicots y acciones terroristas entre mayo y julio de 1957 fue seguido por la eliminación de parte de la cúpula de la FEU en los acontecimientos de Palacio Presidencial, Radio Reloj y Humboldt 7, así como parte de la directiva del MR26J en Oriente. Aprovechando la visita del embajador nortemericano Earl Smith a Santiago de Cuba en julio de 1957, numerosos integrantes de la oposición al gobierno de Batista, entre quienes había mujeres tan activas como Gloria Cuadras, se manifestaron contra el envío de armas desde EEUU para el ejército de Fulgencio Batista. Las fuerzas policiales reprimieron las acciones en el parque Céspedes, en Santiago de Cuba y detuvieron a un amplio número de personas, mientras en La Habana tuvo lugar una ola de represión policial durante las siguientes tres semanas.

  • 8 AOAH, Expedientes Personales, Lidia Castro. Carta al ejecutivo del Comité Ortodoxo de New York adhe (...)

13En abril de 1957, Dirección del MR26J y el Comité Ortodoxo de New York mostraron divergencias notables en cuanto a la estrategia de actuación en el exilio. Si el MR26J había rechazado el pacto de Miami con el Partido Auténtico para conformar un frente de acción conjunta contra la dictadura de Batista, el Comité Ortodoxo de Arnaldo G. Barron se había llegado a reunir con Carlos Prío Socarrás, acción que fue denunciada por Lidia y Emma Castro. La Dirección Nacional del MR26J, centralizada en la Sierra Maestra, tenía en Lidia Castro un punto de conexión clave con las comunidades y clubes del exilio estadounidense, labor que se vio reforzada con la llegada de Léster Rodríguez desde la Sierra Maestra. El pacto entre agrupaciones a favor de la insurrección en New York en marzo de 1957 fue disuelto en junio, pero, dado que perseguían objetivos similares, continuaron colaborando en la recaudación de fondos.8

  • 9 José Antonio Cabrera. “La marcha del hambre”. Bohemia. 9 de junio de 1957, páginas 52-53. Archivo G (...)

14En este contexto, las organizaciones del exilio estadounidense organizaron numerosas manifestaciones y huelgas de hambre en diferentes ciudades. Tras la represión política contra hombres que actuaron desde la clandestinidad que siguió al desembarco del Granma en diciembre de 1956, numerosas mujeres tomaron parte en actos de protesta tanto dentro como fuera de Cuba. En mayo de 1957, el Comité Ortodoxo en el exilio llevó a cabo una “huelga del hambre” en New York en la que tomaron parte treinta y cuatro cubanos, quienes se desfilaron frente a la sede de la ONU portando cartelones y pancartas, mientras las mujeres, de rodillas, cantaban el himno de Bayamo. El documento de protesta enviado a la ONU estaba firmado por Pablo Díaz González, Arnaldo G. Barron y Ángel Pérez Vidal, presidentes respectivamente del Comité Obrero Democrático de Exiliados y emigrantes cubanos, Comité ortodoxo de Nueva York y Acción Cívica Cubana. Como puede apreciarse, aunque tomaron parte en las acciones, ninguna organización del exilio presidida por mujeres firmó este documento.9

  • 10 “Movilización General por la Libertad de Cuba”. Batalla. 4 de agosto de 1957.
  • 11 “Brigadas juveniles del 26 de julio”. Batalla. 4 de agosto de 1957.

15Pocos meses después, la Acción Cívica Cubana concentró en el Palm Garden de esa misma ciudad a unas dos mil personas, tanto exiliados como extranjeros simpatizantes de la causa insurreccional. Al acto también acudieron, en calidad de madres de mártires revolucionarios, Dora Rosales por Joe Westbrook y Raquel Miret por Pedro Miret,10 así como las Brigadas Juveniles cuya secretaria Argelia Martínez reclamó el derecho a estudiar en una nación liberada de la dictadura. A los mítines siguió una representación teatral en la que Lolita Baena representó a la “Cuba encadenada”, mientras que Nora Noruela, rodeada de dos niñas, simbolizaba a la “Cuba herida de muerte”. El simbolismo escénico se completaba con un miliciano y una miliciana del MR26J, las banderas cubana y estadounidense, y los retratos de Antonio Maceo y Fidel Castro.11

  • 12 “Piden celebrar un congreso del 26 de julio en el exilo (sic)”. Diario de la Marina. 20 de febrero (...)

16A comienzos de 1958, Fidel Castro se desligaba el pacto firmado en Miami, que buscaba una salida negociada al conflicto cubano. Se negaba a pactar con las fuerzas opositoras que no aceptasen la vía armada y proyectaba la creación del II y III frente en Oriente, mientras se abría el I Frente del Escambray en Las Villas. Por su parte, las Instituciones Cívicas hicieron un llamamiento general para que se restaurase la paz política. Grupos de Hoboken, Passaic y Paterson, en el estado de New Jersey, pertenecientes al MR26J, propusieron la celebración de un congreso general en el exilio argumentando cuatro razones: coordinar al Movimiento para que descargue “el golpe de gracia contra la dictadura en Cuba”, dar coherencia a la ideología básica del MR26J con una declaración de principios, recabar el apoyo de la opinión pública de América, y denunciar “la farsa electoral” que, aducen, el Gobierno cubano proyectaba poner en práctica aquel año.12

  • 13 Carta de Fidel Castro “To the 26th of July Movement committees in Exile and Cuban Émigrés”, 16 de (...)

17Meses más tardes, en septiembre de 1958, se conformó la dirección el Comité del MR26J en el exilio con Luis Buch de coordinador general, José Llanusa como jefe de organización, Antonio Buch como director de propaganda y Haydée Santamaría, una de las asaltantes del cuartel Moncada en julio de 1953, como tesorera, en sustitución de Raúl Chibás, quien había sido elegido para asumir el cargo de director de finanzas en el territorio liberado por las guerrillas en Oriente. En una carta emitida por el comité central, se solicitó que todas las organizaciones que surgieron en el exilio de forma oficiosa deberían integrarse a su disciplina. El objetivo, según explicaba Fidel Castro, era agrupar los fondos y ayuda de todos los comités en el extranjero para posibilitar la expansión de las columnas invasoras que avanzaban hacia el centro de Cuba para liberar el occidente de la isla (Castro, Bonachea y Valdés).13

  • 14 “Actividades de las Damas de Acción Cívica Cubana”. Batalla. 7 de julio de 1957.
  • 15 “Un comité en cada Nación, Ciudad, Barrio y Bloque”. Batalla. 7 de julio de 1957. Se señala la conf (...)
  • 16 Sección Femenina de Acción Cívica Cubana, “Para rendir tributo ninguna voz es débil”. Batalla. 4 de (...)
  • 17 Sigue incansable Acción Cívica Cubana”. Batalla. 12 de julio de 1957.

18La Acción Cívica Cubana promovió manifestaciones y coordinó debates sobre los acontecimientos en Cuba, especialmente desde que el foco guerrillero se instaló en la Sierra Maestra a finales de 1956.14 Organizado como sección exterior del MR26J desde New York a Miami, su presencia puede rastrearse en México y en Venezuela.15 Su presidente, Ángel Pérez Vidal, colaboró asiduamente con el comité en el exilio del DR, brazo armado de la FEU, presidido por Faure Chaumont. Dentro de la organización, se creó el llamado “Comité de Damas”, cuya presidenta era Georgina Pupo. A través de “Batalla”, el periódico de Acción Cívica, las mujeres publicitaron sus acciones. Este espacio fue utilizado para visibilizar el proceso insurreccional inspirándose en el pensamiento martiano, así como para reforzar el sentimiento de apego a la lucha contra la dictadura por medio de la sangre de “los caídos”.16 En este Club, las mujeres ocuparon por lo general puestos secundarios, pero pueden encontrarse excepciones. Dos de los principales objetivos de la organización eran dar relevancia a la insurrección y captar fondos para contribuir a la causa insurreccional. Cabe destacar que Silvia Sabina y Elena Tapia presidieron la sección de finanzas de la organización a lo largo de 1957.17

  • 18 “Anti Batista cubans picket White House”. New York Herald Tribune. 12th of August 1957, 2 y “White (...)
  • 19 Marcos Alfonso, “La mujer del faro”. Mujeres. Diciembre de 1972, páginas 20-22

19El Comité de Acción Cívica también tuvo presencia en Washington, junto al Comité Democrático de Trabajadores Inmigrantes Cubanos y el apoyo del Comité Ortodoxo de New York. Estas organizaciones se manifestaron frente a la Casa Blanca denunciando la citada ola de represión policial en agosto de 1957. Estos actos, según la prensa, estuvieron encabezados por tres mujeres que portaban las banderas estadounidense, cubana y del MR26J. La escenografía continuaba con otras dos niñas menores de edad vistiendo los colores de la bandera cubana: sombreros de color carmesí, brazaletes blancos y fajines azules, así como cadenas y candados que representan, según Argelia Martínez, de 15 años, “la dictadura de Batista”. Esta vestimenta podría tener reminiscencias al cuadro de Delacroix, La Libertad Guiando al Pueblo, en un intento por feminizar la lucha contra la dictadura, materializadas en la “nación” y la “libertad”. La cabecera de la marcha hacía alusión a otros movimientos que luchaban contra dictaduras como la soviética, un síntoma más de que la oposición contra Batista en un principio no se guiaba, preferentemente, por preceptos comunistas. Las pancartas que llevaban las mujeres, de hecho, rezaban frases contra la represión policial de Batista, “10.000 political foes of Batista are in jail, 20.000 are in exile”, pero también consignas que equiparaban la represión a la que eran sometidos los pueblos húngaro y cubano, “Cuba, the Hungary of America”.18 El intervencionismo estadounidense fue objeto de crítica comparada para otras mujeres. La puertorriqueña Rosario Rodríguez Ferrer estudió en los EEUU y emigró a Cuba, donde conoció a su marido, un opositor insurreccional. En declaraciones a la prensa, Rosario estableció una simbiosis entre la posición subordinada de Puerto Rico y Cuba frente los EEUU, de aquí que en New York participase en numerosos actos “en defensa de ambas islas”.19

20El club patriótico 26 de julio de Chicago también efectuó acciones de propaganda y denuncia contra el gobierno de Eisenhower. Las mujeres del MR26J efectuaron piquetes en el aeropuerto y el Anfiteatro Internacional donde el presidente norteamericano se alojó. Las mujeres portaban carteles que rezaban “Batista is enemy number one of democracy”, “Batista regime is against american ideals”, “Fidel Castro is the leader of the democracy in Cuba” o “Batista is killing the best of Cuban youth”.

Figura 1: “Actos de Acción Cívica Cubana”

Figura 1: “Actos de Acción Cívica Cubana”

Fuente: “Actos de Acción Cívica Cubana”. Batalla. 7 de abril de 1957.

  • 20 “Mitin de los exiliados en Nueva York”. Diario de la Marina. 25 de febrero de 1958, página 9B.

21La presión mediática tuvo cierta repercusión dado que, solo un mes más tarde, 1 500 cubanos, residentes o exiliados en los EEUU se reunieron en Nueva York para celebrar el aniversario del Grito del Baire y mostrar su apoyo a los insurrectos que luchaban dentro de Cuba. Al evento acudieron el escritor colombiano Germán Arciniegas, Roger Baldwin, presidente de la Liga internacional para los Derechos del Hombre, Frances R. Grant, secretaria general de la Asociación Interamericana para la democracia y la libertad, así como Teresa Casuso junto a Manuel Urrutia Lleó, quien sería llegaría a ser nombrado presidente provisional del gobierno revolucionario en enero de 1959. Asimismo, acudieron a la reunión representantes del Movimiento 26 de Julio procedentes de los de México, Venezuela, Puerto Rico, Miami, Chicago, Bridgeport, Nueva Jersey y Boston.20

  • 21 Luis Rolando Cabrera, “Continúan el terror y la muerte ensangrentando la tierra cubana”. Bohemia. 1 (...)

22En enero de 1958, un grupo de exiliados en New York se reunieron para rogar por los caídos en Cuba, apoyando la primera iniciativa del prelado de la Catedral de San Patricio, quien pidió rezar por las víctimas en Cuba, pero en el último instante se cambió el sentido de la misa, pasando a ser ordinaria. A pesar del imprevisto, las decenas de mujeres que acudieron al acto desplegaron una bandera cubana en señal de protesta. Meses más tarde, treinta y seis mujeres cubanas de la Asociación Católica de Mujeres Cubanas asistieron a la misa de la misma catedral vestidas de luto para ofrecer sus plegarias por las víctimas del régimen de Batista. Mientras otros integrantes del MR26J trataban de repartir octavillas a pesar de la oposición policial. Junto al DR, llegaron a utilizar una avioneta para arrojar cientos de papeletas sobre el Yankee Stadium de New York como parte de esta campaña mediática pacífica para visibilizar el conflicto, aunque en este caso no consta que tomasen parte mujeres del exilio.21

  • 22 Esther Milanés fue una profesora católica torturada por la policía de Fulgencio Batista en 1958. Ex (...)

23El gobierno de Estados Unidos anunció en marzo de 1958 el fin del envío de armas al gobierno de Fulgencio Batista, noticia que fue precedida por numerosas muestras de rechazo y denuncia por parte del obispado de Santiago de Cuba y el Conjunto de Asociaciones Cívicas. Sin embargo, el incumplimiento de dicha promesa y el anuncio de una huelga general para comienzos de abril de 1958 que tenía previsto paralizar el país durante varios días hasta el derrocamiento de la dictadura, movilizó nuevamente a las organizaciones del exilio. El Comité de Damas Cubanas en Miami denunció directamente ante el Senado estadounidense la brutalidad del régimen de Batista en una carta en la que se aludía a la violación de Esther Milanés, pero en la que también se solicita el cese del envío de armamento estadounidense a Cuba22:

  • 23 “Damas cubanas de Miami hacen denuncia ante senado de EE.UU.”. Diario de las Américas. 4 abril 1958 (...)

[…] cancelen a través de las leyes necesarias, todo embarque de armamentos al déspota cubano, que no las usa para defender ningún hemisferio ni nada por el estilo, sino mantenerse en el poder que detentó violando la constitución, y, sobre el dolor las lágrimas, la sangre y la tristeza de las mujeres cubanas, torturadas al igual que los hombres y los niños.23

  • 24 “Backers of Castro Picket U.N. over ‘Support’ to Cuba”. New York Times. 29th March 1958, en AGA, Ca (...)
  • 25 “Fearful cubans await conflicto; Expect it to Start in Holy Week”. New York Times. 31th March 1958, (...)

24Los comités del exilio no solo llevaron a cabo acciones de propaganda, sino que intercedieron ante organismos internacionales con distintos objetivos. Desde principios de 1958 se venía especulando con la apertura de un nuevo frente guerrillero en el centro de la isla, idea que se vería materializada en la instauración de los frentes del Escambray. La fracasada expedición del Orión rumbo a Cuba en marzo de 1958 fue intercedida, por lo que treinta y cinco combatientes del MR26J fueron enviados a prisión. En protesta por su encierro, treinta simpatizantes de la organización encabezaron una manifestación frente a la sede de la ONU en Nueva York. Varias mujeres, algunas de las cuales eran familiares de los apresados, participaron en la protesta. Carmen Gómez, portavoz de la protesta, declaró al New York Times que su objetivo era “to impress the United States and to state their disgust in the sending of arms to Batista and their moral suppport of Batista” y añadió que “a hunger strike would be called at the group’s headquarters 208 West Eighty-eight Street”, de donde no se moverían hasta que “United States declared an end to its support of President Batista”. Portaron pancartas de “Batista killer young idealist” o “Down with Dictator Batista. Long live Democracy! 26 de julio”.24 En concreto, la huelga de hambre estuvo conformada por 14 hombres y 4 mujeres que formaban parte del Comité Ortodoxo en el exilio y que venían a acompañar la huelga de hambre anunciada por los presos del Orión en la cárcel de Brownsville, Texas. Cabe destacar que el dirigente de la frustrada expedición, Arnaldo G. Barrón, era al mismo tiempo presidente del Partido Ortodoxo en New York.25

  • 26 “Asesinatos de estudiantes por la policía de Batista, denuncia FEU ante la ONU”. Diario de las Amér (...)

25En mayo de 1958, Dora Rosales, madre de Joe Westbrook, quien fue antiguo dirigente de la FEU, José Puente Blanco, presidente en aquel momento de la FEU en el exilio, y Ángel Silva, integrante del DR, también denunciaron al gobierno de Batista ante la Comisión de Derechos Humanos de la ONU en New York. El texto aludía a los “crímenes políticos cometidos por Batista desde la instauración de su régimen, el 10 de marzo de 1952”, y apelaban a la resolución de la VII Conferencia internacional de Estudiantes celebrada en Ceylán en 1956. Mientras los representantes se reunían con personalidades de la ONU, en el exterior varios integrantes del MR26J y el DR hacían piquetes portando carteles alusivos a la situación en Cuba26.

  • 27 “Clausuran en Miami, Hora del ‘26 de julio’”. Carta Semanal. 12 de noviembre de 1958 y Entrevista a (...)

26Los tradicionales flujos humanos entre La Habana y Miami se vieron reforzados durante la insurrección contra Batista. Junto a Tampa y Cayo Huego, Miami se convirtió en un vivero de revolucionarios que ofrecieron todo tipo de apoyo a los opositores cubanos por medio del contrabando y la infiltración de insurgentes en la isla financiados por las secciones exteriores de los partidos políticos, pero también las organizaciones opositoras de la clandestinidad como el MR26J, el DR y la FEU. Los expresidentes Ramón Grau de San Martín y Carlos Prío Socarrás, Manuel Cardona, Luis Buch, Faure Chomón y Haydée de Santamaría, entre otros, marcharon a Miami con el fin de dar soporte a la resistencia interior y proveer de bienes, financiación y armamento a la guerrilla rural y urbana, pero también para llevar a cabo una campaña de propaganda contra Batista frente a los organismos internacionales aprovechando el potencial tecnológico y los medios de comunicación norteamericanos como el Miami Herald, el Diario de las Américas y la Gaceta de Tampa. De hecho, el director de la Gaceta de Tampa, Victoriano Mandeiga, era uno de los coordinadores del MR26J en el exilio y el gobierno norteamericano llegó a censurar “Hora del ‘26 de Julio’”, una radio clandestina creada por esta organización en el exilio para difundir información sobre las acciones clandestinas en Cuba.27

27Entre las acciones llevadas a cabo por la comunidad cubana en Miami destacan la conmemoración de efemérides de los mártires de la independencia, siempre dotándolo de un sentido presentista para vincularlas a la lucha clandestina contra el régimen de Fulgencio Batista. En diciembre de 1957, se organizó un acto en el Edificio de las Logias para conmemorar la muerte del general Maceo. Organizado por el PRC(a) de Carlos Prío Socarrás, predominó la asistencia femenina, según afirman los medios de comunicación. Al evento también acudieron representantes del PPC(o), como Manuel Bisbé, el reverendo Ramón O’Farril y María Tallet, en tanto representante del FCMM en Miami.

28El teatro Flager de Miami acogió numerosos eventos de esta naturaleza, como la celebración del quinto aniversario del asalto al Cuartel de Moncada, a la que asistieron Carlos Hevia, Roberto Agramonte y Teté Silva de Rodríguez, esposa del periodista Luis Orlando Rodríguez, combatiente en la Sierra Maestra, o el Acto de Unidad Obrera de los Trabajadores Cubano en el exilio, entre cuyos organizadores solo había una mujer, Sara Valdés.

  • 28 “Exiliados cubanos conmemoraron muerte del Patriota General Maceo”, Diario de las Américas, 10 dici (...)

29Como puede apreciarse, las mujeres por lo general no coparon puestos de relevancia en la coordinación de los eventos conmemorativos y cuando participaban solían tener vínculos familiares con los opositores que permanecían dentro de Cuba. Cuando se les permitía o invitaba a ofrecer su testimonio era en calidad de “sujeto doliente”, dado el lazo afectivo o sentimental que las unía con sus familiares torturados o asesinados, o bien porque eran delegadas en el exilio de organizaciones femeninas, como el FCMM, o secciones femeninas de partidos políticos, como el PRC(a). Por ejemplo, en uno de los mayores mítines de la oposición en Miami, la celebración del aniversario de la República de Cuba en 1958, al que acudieron centenares de personas. Entre los oradores estaban Carlos Franqui (MR26J), José Puente Blanco (FEU), José L. Varona (DR), René Viera, José Miró Cardona (Colegio Abogados), Carlos Hevia (PRCa) y José Manuel Gutiérrez (PPCo).28

30El asesinato de las hermanas Giralt Abreu, quienes no formaban parte de la lucha clandestina, las convirtió en mártires de la insurrección. En Miami, las mujeres tomaron parte en varias manifestaciones de duelo por su pérdida para solidarizarse con el resto de mujeres que habían padecido torturas o asesinatos bajo la dictadura de Batista. El mismo 24 de junio, Manuel Antonio de Varona dirigió un telegrama desde Miami a la sede de la Federación Internacional de Mujeres por la Paz y la Libertad en Washington en el que ponía en evidencia la naturaleza del gobierno de Fulgencio Batista y exigía que se emprendiesen acciones contra el régimen cubano:

Fulgencio Batista Cuba dictator has added a new crime to his long list of cubans slain by his Gestapo. Senoritas Lourdes and Cristina Giral Andreu, under age, were assassinated by Batista Police, after they were savagely beaten and raped by agents of this shameful regime.

In the name of all moral principles in crimes perpetrated against women, are most severely comdemned by civilized people, in this particular case, surpasses the limits of human sensibility, we come to this organization to demand action be taken against the regime responsible for this crime, to avoid the repetition of similar cases in near future

  • 29 University of Miami, Cuban Heritage Collection (CHC), Fondo Omar J. Cuan, Caja 1, Carpeta “U.S. Dep (...)

Dr. Manuel A. De Varona, Former Prime Minister29

  • 30 Juan Nuiry había sido vicepresidente de la FEU junto a José Antonio Echeverría y fue uno de los fir (...)

31Por su parte, el mencionado Reverendo O’Farril, promotor y defensor del Movimiento 26 de Julio en Florida, presidió una misa en requiem por las mencionadas hermanas Giralt. Al acto acudieron las principales mujeres de las organizaciones en el exilio como María Tallet (FCMM), Ernestina de Miró Cardona Cardona (esposa de Miró, abogado y presidente de la Junta Democrática en el exilio), Graciella de Bisbé (esposa de Manuel Bisbé, presidente del PPC(o) en el exilio), Nuria Nuiry Sánchez, hermana de Juan Nuiry30. También estuvieron Ada Azcarreta, Concha del Río de Agramonte, Miryam Soler Tallet y María Luisa de Cárdenas de Rodón y Zenaida Marrero de Dechard, esposa del cónsul cubano en Philadelphia. En este acto se aprecia que tanto las mujeres por iniciativa propia, sin vinculación con guerrilleros o “mártires” (como maría Tallet o su supuesta prima, Miryam Soler Tallet), pero también aquellas relacionadas con altos dirigentes de la oposición (como Ernestina, Graciella o María Luisa de Cárdenas) actuaban y se reunían en actos de protesta y conmemoración ante la prensa internacional para visibilizar los ataques que estaban padeciendo, no solo los guerrilleros, sino también la población civil.

Figura 2: “La cámara de Gort captó a un grupo de respetables damas cubanas”

Figura 2: “La cámara de Gort captó a un grupo de respetables damas cubanas”

Fuente: “La cámara de Gort captó a un grupo de respetables damas cubanas”.

Diario de las Américas. 4 julio 1958, página 1.

  • 31 Edward Ranzal. “U.S. indicts Prio as Cuban Plotter”. The New York Times. 14 february 1958, página 1

32La ciudad de New York, pero sobre todo Miami concentraron la mayoría de protestas, manifestaciones y denuncias en el extranjero contra el régimen de Fulgencio Batista, pero también fueron centros de operaciones importantes desde donde se suministraba armamento para la insurrección cubana, sobre todo por parte del Movimiento Revolucionario 26 de Julio y el Directorio Revolucionario, con el apoyo del Partido Revolucionario Cubano Auténtico. De hecho, según el New York Times, Prío Socarrás, el presidente depuesto, tenía hasta 50 millones de dólares en los EEUU parte de los cuales utilizó para respaldar varias conspiraciones que pretendían instalar campos de entrenamiento militar en Estados Unidos y algunas regiones del Caribe. Por ello, dado que incumplió la ley de neutralidad estadounidense en lo concerniente al conflicto cubano, fue detenido en varias ocasiones.31

  • 32 “Esposa de Cónsul Cubano Acusada de ser agente de los rebeldes”. Diario de las Américas. 2 mayo de (...)

33La red de compra e importación de armamento requería que se ocultasen las armas y la munición hasta que se pudiera camuflar en algún coche que embarcase en un ferry o se pudiera fletar algún barco financiado con fondos privados. En estas tareas las mujeres asumieron un alto riesgo, más en el interior que fuera de Cuba, pues en ocasiones cedían sus casas para ese fin. Las mujeres cubanas que tomaron parte en estas tareas fueron tanto activistas de base, como altas personalidades estatales. Entre febrero y marzo de 1958, los frentes guerrilleros se expandieron por la parte oriental y se abrió el frente del Escambray, donde el MR26J y el Directorio Revolucionario aunaron esfuerzos para luchar en el centro de la isla. En mayo de 1958 el Frente del Escambray aún trataba de estabilizar su posición y consolidar los flujos de abastecimiento. La detención de Josefina del Carmen Arias puso al descubierto una de las ramas que conformaban la red de importación del DR, que se extendía por EEUU y Cuba. La policía cubana descubrió que el hogar de Josefina había servido como lugar de reuniones clandestinas entre Facundo Primitivo Lima, secretario de Finanzas del DR, y la mencionada Zenaida Marrero, esposa de René Decharte, cónsul cubano en Philadelphia. Esta operación corrió en paralelo a la detención de Josefina Delgado Arias, quien no solo conservaba vinilos con arengas revolucionarias en su casa, sino que había dado cobijo a guerrilleros que se disponían a ascender a la Sierra del Escambray.32 Presumiblemente, Zenaida utilizaba parte de la influencia política de su marido para dar respaldo político en el exterior y, probablemente, soporte económico a Facundo Primitivo y por extensión a la agrupación guerrillera del DR.

  • 33 Edward Ranzal. “U.S. Indicts Prio As Cuban Plotter. Ex-president and 8 Others said to prepare attac (...)

34En agosto de 1958, las columnas guerrilleras enfrentaban una ofensiva del ejército de Batista en toda la región oriental. En un momento de gran necesidad de suministros, las células exteriores intensificaron sus esfuerzos para importar armamento, buscando diferentes estrategias para hacer pasar desapercibido el material en puertos y aduanas. En Nueva York, la policía descubrió que Santiago Pérez y los hermanos Joaquín y Blanca Gómez escondían varios fusiles y trece ametralladoras, junto a una fotografía de Fidel, que planeaban enviar camuflados en un buque que tenía previsto llegar a La Habana unos días más tardes.33

  • 34 Entrevista realizada por Manuel Ramírez Chicharro a las hermanas Ruiz Bravo: María, Ramona, Cristin (...)
  • 35 Departamento de Investigaciones Policiales, Expediente 2360, 12 noviembre de 1953. Ver Esteban Beru (...)

35Algunas mujeres participaron también en la importación directa de armamento desde los Estados Unidos. Las hermanas Ruiz Bravo, procedentes de Santiago de Cuba, desempeñaron una labor muy activa en el entorno del II Frente del MR26J. En concreto, María Ruiz Bravo tomó parte en varios vuelos coordinada junto a otras mujeres para camuflar balas bajo unas faldas de amplio volumen que solían vestir con ese objetivo.34 Entre las activistas del Directorio Revolucionario podrían destacarse a Emilia Elvira Álvarez Martínez y Yolanda Margarita Lanz, esta última íntima amiga de Prío Socarrás según información diplomática. Acompañadas por sus hermanos, Pedro Luis Díaz Lanz y Marcos José Díaz Lanz, trabajaron importando tanto armamento como dinero en efectivo desde New York y Miami, que posteriormente entregaban a un tercer contacto en el lugar de destino, quien posteriormente se encargaba de canalizarlo hacia los frentes guerrilleros.35

36Las secciones exteriores de las organizaciones clandestinas en Cuba también se expandieron por centro y Sudamérica. En Costa Rica, los grupos del Movimiento Revolucionario 26 de Julio publicaron algunas crónicas hablando sobre la lucha en la Sierra, en las que destacan, por ejemplo, Celia Sánchez y Haydée de Santamaría, pero alude a todas las mujeres en general:

  • 36 “Dos cubanas heroicas”. Cuba libre. Boletín publicado por el Comité de Exilados y simpatizantes del (...)

Desde la más encopetada hasta la más humilde, la mujer cubana está cumpliendo también con su deber cívico. Muchas de ellas han sido golpeadas, torturadas y vejadas de palabra yd e obra por los cobardes agentes del régimen. Las calles de toda Cuba las han visto desfilar, vestidas de negro, rezando o cantando, con el lábaro de la Patria triste presidiéndolas, en su doloroso peregrinar por la paz y la libertad de cuba. Otras han lanzado fósforo vivo sobre los frívolos centros de diversión. Otras han atendido a los heridos, han introducido perseguido en las embajadas, han trasegado armas, han rendido servicio de contraespionaje o han realizado delicadas misiones secretas.36

IV/ El exilio cubano en el cono sur. Propaganda y apoyos diplomáticos

  • 37 “Falleció la destacada combatiente revolucionaria Margot Machado”, Portal web ACN. Agencia Cubana d (...)
  • 38 Mauricio Vicent. “Te podría decir que te extraño”, hemeroteca de EL PAÍS, España, 7 de octubre de 2 (...)
  • 39 El nombre de Dysis Guira aparece en los papeles del caso Marquitos, en el que también estaba implic (...)

37En Venezuela, fue coordinadora del MR26J Margot Machado, una de las principales mujeres opositoras en Las Villas, que llegaría a presidir la dirección provincial del MR26J en la provincia y cuyas hijas también se implicaron en la contienda, pero que se vio obligada a exiliarse durante 1958 por el incremento de la represión policial.37 Hilda Gadea, economista peruana que contrajo matrimonio con el Che tras conocerlo en México, fue su homóloga en Perú.38 Asimismo, cabe destacar, el activismo desempeñado por Dysis Guira dado el desconocimiento que hasta la fecha existía de las actividades que llevó a cabo.39 Dysis Guira trabajaba en una jabonería hasta que en febrero de 1957 decidió dejar su empleo para unirse a la insurrección, probablemente motivada por las acciones en las que se estaba participando su pareja, Joe Westbrook, uno de los principales dirigentes del DR de la FEU. Unas semanas más tarde, el 20 de abril de 1957, Joe sería asesinado por la policía de Fulgencio Batista gracias a una delación que años más tarde desembocaría en el conocido caso “Marquitos”. A la muerte de Joe Westbrook, tanto Dysis como su suegra, la mencionada Dora Rosales, se marcharon al exilio: Dora a Miami, Dysis a Sudamérica. Desde allí ambas continuaron trabajando para el MR26J y el DR.

  • 40 “Dysis Guira relata entre lágrimas de Dolor y Rabia los crímenes de Fulgencio Batista”. Noticias Gr (...)
  • 41 “Llegó a Uruguay, una emisaria del Directorio Revolucionario de Cuba. Promueve la intervención de l (...)

38Dysis dirigió una intensa campaña mediática por diferentes países del cono sur. En abril de 1957, viajó a Chile y de allí a Argentina, donde escribió en diferentes periódicos solicitando el reconocimiento del gobierno cubano que se había formado en el exilio de Miami con los dirigentes de las secciones exteriores por parte de los gobiernos extranjeros y ofreció decenas de entrevistas a periódicos como Vanguardia, Noticias gráficas, El tambor radical, El laborista y El tiempo.40 En Uruguay recabó el apoyo de la FEU uruguaya y planteó a la prensa que pediría al Parlamento de Montevideo una moción de repudio contra el régimen de Fulgencio Batista.41 Asimismo, Dysis solicitó la intervención de la ONU para ofrecer una salida pacífica al conflicto armado en Cuba:

Estas circunstancias hacen manifiesta la necesidad de que se movilice la opinión de los países hermanos a fin de que:

1º Se obtenga que los Estados Unidos cese el envío de armas al régimen de Batista

2º Se reconozca como zona beligerante y de acuerdo a las prescripciones del Derecho Público Internacional, la región de la provincia de Oriente bajo mando insurrecto.

  • 42 “Llegó a Uruguay, una Emisaria del Directorio Revolucionario de Cuba. Promueve la intervención de l (...)

3º Se reconozca un gobierno provisional en el exilio.42

Figura 3: “La Dra. Guira, delegada del movimiento de Fidel Castro, habla de la crisis cubana”

Figura 3: “La Dra. Guira, delegada del movimiento de Fidel Castro, habla de la crisis cubana”

Fuente: “La Dra. Guira, delegada del movimiento de Fidel Castro, habla de la crisis cubana”.

El País, Montevideo. 3 de diciembre de 1957, página 1.

  • 43 Para la detención de Eva Jiménez en Miami. Diario de las Américas. 7 de junio de 1957, “Acusan en M (...)

39Los opositores cubanos del exilio intensificaron sus acciones de protesta, pero también la represión policial contra ellos fue en aumento. La sección exterior del MR26J en Chile consiguió tomar la embajada cubana de Santiago durante unas horas, acción que terminó con cuatro detenidos. Por su parte, en el contexto de las elecciones del 3 de noviembre de 1958, el Comité Ortodoxo en New York animó a la abstención en Cuba. Juan Agustín Orta, ex presidente del Club Cubano 26 de julio en Miami, quien según la Corte Federal trataba de introducir a diecinueve combatientes a través de la “Eastern Air Lines” en diciembre de 1956, fue también detenido justo unas semanas después del desembarco del Granma en Oriente. Por su parte, el dirigente del MR26J en Buenos Aires, Jorge Valdés Miranda, llegó a ser agredido físicamente por la propaganda procastrista que hacía por la calle, mientras que Eva Jiménez fue detenida en Miami por alterar el orden público, presumiblemente dado el contexto y su historial, por alguna manifestación pública de apoyo a la lucha clandestina en Cuba.43

V/ Conclusiones

40La organización de manifestaciones frente a embajadas y organismos internacionales, los comunicados en prensa a favor del movimiento opositor dentro de Cuba o contra el envío de armas por parte de los EE.UU. al gobierno de Batista para enfrentar a las guerrillas en la Sierra fueron algunas de las principales acciones de las secciones y clubes del exilio. De esta forma, la causa opositora ganó la batalla mediática y, por tanto, el apoyo popular de algunos partidos demócratas e incluso católicos de Iberoamérica. Paralelamente, los grupos del exilio, más si cabe las secciones de las organizaciones políticas que los clubes de simpatizantes, trataron de importar armamento y recabar fondos para la financiación directa de la lucha clandestina y guerrillera.

41Las mujeres, por su parte, llegaron a desempeñar cargos electos de gran responsabilidad, como la organización de las secciones del MR26J en Perú y Venezuela o la coordinación económica desde México. En otro orden, algunas mujeres asumieron tareas de alto riesgo, como la importación de armamento oculto bajo su ropa o la negociación para que determinadas embajadas asilasen a combatientes perseguidos. Con sus acciones, contribuyeron a situar el conflicto cubano en los principales medios de comunicación, donde mostraron abiertamente su apoyo a la democracia en tanto antítesis del gobierno crecientemente autoritario de Fulgencio Batista. Sin embargo, el análisis de los manifiestos y proclamas permite concluir que las mujeres del exilio no solo apelaban a la necesidad de reinstaurar el sistema democrático para movilizar a la opinión ciudadana. En numerosas ocasiones invocaron la maternidad doliente por el asesinato de los hijos insurrectos para sensibilizar y conmover “a las mujeres de América”. En este sentido, Cuba, como nación, pasó a encarnar la madre patria cuyos hijos estaban perdiendo la vida por defenderla, lo que hizo de la maternidad, en tanto rasgo innato de la feminidad normativa, el argumento fuerza para reclutar un mayor número de apoyos entre las mujeres de todo el continente.

42Durante la insurrección cubana, las mujeres tuvieron que sobreponerse a los estereotipos y prejuicios sobre su debilidad, su incapacidad o su falta de formación para desempeñar ciertas tareas, pero en ocasiones, como en el caso de la maternidad, los instrumentalizaron para potenciar el impacto de sus mensajes. Más allá de los análisis discursivos, lo cierto es que, junto a sus compañeros, las mujeres cumplieron con dos objetivos fundamentales: dar soporte a la lucha interna y debilitar la imagen pública del régimen de Fulgencio Batista. En conclusión, las mujeres cubanas se convirtieron en agentes activos que contribuyeron a enlazar y articular las secciones exteriores con las redes clandestinas, posibilitando en gran medida la supervivencia de los focos guerrilleros en los diferentes sistemas montañosos y, por extensión, que la lucha insurreccional consiguiera en enero de 1959 su principal objetivo, derrocar al gobierno de Fulgencio Batista.

Haut de page

Bibliographie

BARRAQUÉ, Marta Frayde. Ecouté, Fidel. Paris: Denoël, 1988.

BERUVIDES, Esteban M. Cuba, Archivos confidenciales. Tomo IV. Miami: Colonial Press, 2001.

CASTRO, Fidel, BONACHEA, Rolando E. y VALDÉS, Nelson P., The selected Works of Fidel Castro. Vol. 1: Revolutionary struggle, 1947-1958. Cambridge: MIT Press, 1972.

GARCÍA-PÉREZ, Gladys Marel. “Género historia y sociología. Cuba. Siglo XX: mujer y Revolución. Algunos apuntes sobre estudios de casos y familias a partir de la perspectiva de la Nación y la emigración”. Santiago. 1999, nº 86, 114-134.

HERNÁNDEZ GARCINI, Otto, NÚÑEZ JIMÉNEZ, Antonio y Liliana NÚÑEZ VELIS. Huellas del exilio. Fidel en México. 1955-1956. La Habana: Casa Editora Abril, 2007.

LÓPEZ RIVERO, Sergio. Emigración y revolución (1955-1958): el papel del frente exterior del MR267 en el proceso nacional liberador cubano. La Habana: Félix Varela, 1995.

LÓPEZ RIVERO, Sergio. “Juana Castro y sus recuerdos”, 4 de junio 2010. [consultado el 01.09.2015]. ‹http://eichikawa.com/2010/06/juana-castro-en-sus-recuerdos.html

LÓPEZ RIVERO, Sergio. La cosecha del patriotismo: Fidel Castro, su grupo político y la emergencia del nacionalismo en la emigración cubana, 1955-1958. Valencia, Universitat de València, 2013.

LÓPEZ RIVERO, Sergio. De los Clubes Patrióticos del 26 de Julio al Consejo Revolucionario Cubano. Diseños, comportamientos y transformaciones de la emigración cubana radicada en los Estados Unidos, 1955-1961. Tesis Doctoral – Universidad de València, 2015.

MORALES, Salvador E. y Laura del ALIZAL. Dictadura, exilio e insurrección. Cuba en la perspectiva mexicana 1952-1958. México: Secretaría de Relaciones Exteriores, 1999.

PIVIDAL, Francisco. El movimiento 26 de julio en Venezuela, Michoacán, Yale University, 1996, Sergio López Rivero. Emigración y revolución (1955-1958): el papel del frente exterior del MR267 en el proceso nacional liberador cubano. La Habana, Félix Varela, 1995.

Haut de page

Notes

1 Se señala la conformación de las células número 24 y 36 en Brooklyn “Un comité en cada Nación, Ciudad, Barrio y Bloque”, Batalla, 7 de julio de 1957. Gladys Marel García-Pérez apunta que estas agrupaciones actuaron en hasta 90 países y las mujeres fueron importantes agentes activos.

2 Boletín de la Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estado. Octubre de 2011, n° 6, página 10.

3 Para información sobre el rol en la oposición del exilio de Lidia Castro en EEUU ver Archivo de la Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estado (AOAH), La Habana, Expedientes Personales, Lidia Castro, páginas 2-8.

4 Departamento Investigación Policía Nacional, Expediente, 1946, Causas 29 de agosto de 1952 para su relación con la Unión Insurreccional Revolucionaria; 3 de agosto de 1956 identificación en México, In Esteban M. Beruvides. Cuba, Archivos confidenciales. Miami, Colonial Press, Tomo IV. 2001, vol. 4, página 294. Dos testimonios de Eva Jiménez y su relación con los insurrectos en Otto Hernández Garcini, Antonio Núñez Jiménez y Liliana Núñez Velis, páginas 58-61 y 199-200, donde Eva relata el episodio de las cartas enviadas al presidente Lázaro Cárdenas.

5 AOAH, Exilio. Distrito Federal, Caja 24. A nuestras hermanas de América y de Cuba. México, 6 de noviembre de 1957, en Gladys Marel García-Pérez, página 125.

6 AOAH, Expedientes Personales, Lidia Castro, página 3.

7 Exiliados piden intensificar propaganda”. Diario de las Américas. 19 noviembre de 1957, páginas 1-3.

8 AOAH, Expedientes Personales, Lidia Castro. Carta al ejecutivo del Comité Ortodoxo de New York adherido al Movimiento Revolucionario “26 de Julio” y que preside el compañero Arnaldo G. Barrón. México D.F., 2 de abril de 1957 y A los miembros del Movimiento 26 de Julio de la organización que dirige Arnaldo G. Barrón en la ciudad de New York, 6 mayo de 1957.

9 José Antonio Cabrera. “La marcha del hambre”. Bohemia. 9 de junio de 1957, páginas 52-53. Archivo General de la Administración, Alcalá de Henares (AGA), Caja 54/5356, Informes sobre política interna cubana, 1955-1957. Despacho 141, 21 de junio de 1957.

10 “Movilización General por la Libertad de Cuba”. Batalla. 4 de agosto de 1957.

11 “Brigadas juveniles del 26 de julio”. Batalla. 4 de agosto de 1957.

12 “Piden celebrar un congreso del 26 de julio en el exilo (sic)”. Diario de la Marina. 20 de febrero de 1958, 5B.

13 Carta de Fidel Castro “To the 26th of July Movement committees in Exile and Cuban Émigrés”, 16 de septiembre de 1958, In CASTRO, Fidel, BONACHEA, Rolando E. y Nelson P. VALDÉS. The selected Works of Fidel Castro. Vol. 1: Revolutionary struggle, 1947-1958. Cambridge: MIT Press, 1972, 419.

14 “Actividades de las Damas de Acción Cívica Cubana”. Batalla. 7 de julio de 1957.

15 “Un comité en cada Nación, Ciudad, Barrio y Bloque”. Batalla. 7 de julio de 1957. Se señala la conformación de las células números 24 y 36 en Brooklyn.

16 Sección Femenina de Acción Cívica Cubana, “Para rendir tributo ninguna voz es débil”. Batalla. 4 de agosto de 1957.

17 Sigue incansable Acción Cívica Cubana”. Batalla. 12 de julio de 1957.

18 “Anti Batista cubans picket White House”. New York Herald Tribune. 12th of August 1957, 2 y “White House is picketed”. The Sun. 12th August 1957, página 7.

19 Marcos Alfonso, “La mujer del faro”. Mujeres. Diciembre de 1972, páginas 20-22

20 “Mitin de los exiliados en Nueva York”. Diario de la Marina. 25 de febrero de 1958, página 9B.

21 Luis Rolando Cabrera, “Continúan el terror y la muerte ensangrentando la tierra cubana”. Bohemia. 13 enero 1957, página 66 y 69, “36 cubanas enlutadas oran por los muertos”. Diario de las Américas. 22 abril de 1958, página 1, y “Propaganda fidelsita ‘llovió’ ayer sobre Yankee Stadium”. Diario de las Américas. 10 octubre de 1957, página 1.

22 Esther Milanés fue una profesora católica torturada por la policía de Fulgencio Batista en 1958. Exiliada en Miami, tomó parte en varios de los eventos organizados por estas organizaciones “Condena el Lyceum el caso de la Sra. Esther Milanés”. Diario de la Marina. 11 de marzo de 1958, “La señora Milanés”. Prensa Libre. 11 de marzo de 1958. “‘Fui ultrajada y golpeada’, dice Esther Milanés Dantin”. Diario de las Américas. 26 de marzo de 1958, página 1.

23 “Damas cubanas de Miami hacen denuncia ante senado de EE.UU.”. Diario de las Américas. 4 abril 1958, páginas 1 y 3.

24 “Backers of Castro Picket U.N. over ‘Support’ to Cuba”. New York Times. 29th March 1958, en AGA, Caja 54/5358, Informes de política cubana 1958, despacho n. 95, 1 de abril de 1958. Otras expediciones trataron de alcanzar Cuba desde EEUU, como la que fue detenida en Key West y que pretendía alcanzar el Níquero “Capturan barco expedicionario en Key West”. Diario de las Américas. 20 de noviembre de 1958, página 1, y 21 noviembre 1958, página 1.

25 “Fearful cubans await conflicto; Expect it to Start in Holy Week”. New York Times. 31th March 1958, página 8, y “Gestiones de Varona tuvieron eco en el congreso de EE.UU.”. Diario de las Américas. 1 abril de1958, página 9.

26 “Asesinatos de estudiantes por la policía de Batista, denuncia FEU ante la ONU”. Diario de las Américas. 15 de mayo de 1958, páginas 1 y 7.

27 “Clausuran en Miami, Hora del ‘26 de julio’”. Carta Semanal. 12 de noviembre de 1958 y Entrevista a Gladys Marel García-Pérez, coordinadora del MR26J en Cárdenas, provincia de Matanzas, realizada por Manuel Ramírez Chicharro en La Habana, el 18 de abril de 2014.

28 “Exiliados cubanos conmemoraron muerte del Patriota General Maceo”, Diario de las Américas, 10 diciembre de 1957, página 1. “Gigantesco Mitin del 26 de julio”. Diario de las Américas. 20 abril de 1958, página 7, “Exiliados cubanos conmemoraron aniversario del Asalto al Moncada”. Diario de las Américas. 27 de julio de 1958, página 1. El resto de organizadores de la Unidad obrera fueron Pascasio Lineras, Humberto López, Rodolfo Parra, Carmelo Branco, Carlos Peña, Joaquín cordero, Plácido Méndez, Francisco Marrero, Rafael Canto, Roberto Vichot, Basillo Medina, Eduardo Toledo y Pedro Peña Diario de las Américas, 14 agosto de 1958, 1. El evento en conmemoración del asesinato de los estudiantes de medicina en 1871, “Acto de la FEU”. Diario de las Américas. 5 de agosto y 20 de diciembre de 1958.

29 University of Miami, Cuban Heritage Collection (CHC), Fondo Omar J. Cuan, Caja 1, Carpeta “U.S. Department of State, Confidential Files, 1950’s”, Mensaje de Wayne Morse a Roy R. Rubottom, Assistan Secretary of State, 26 de junio de 1958 con “Telegram from Dr. Manuel A. De Varona of June 24, 1958”.

30 Juan Nuiry había sido vicepresidente de la FEU junto a José Antonio Echeverría y fue uno de los firmantes de la Carta de México en agosto de 1956 que estableció la alianza entre el DR y el MR26J. Asimismo, fue uno de los asaltantes de Radio Reloj junto a Echeverría y elegido dirigente de la FEU en el exilio de Miami. En octubre de 1958, pocos meses antes del triunfo de la insurrección, viajó al I Frente en avión para incorporarse a la guerrilla. Posteriormente fue embajador de Cuba ante la FAO.

31 Edward Ranzal. “U.S. indicts Prio as Cuban Plotter”. The New York Times. 14 february 1958, página 1.

32 “Esposa de Cónsul Cubano Acusada de ser agente de los rebeldes”. Diario de las Américas. 2 mayo de 1958, página 1, y “Informan sobre ocupación de medicinas”. Diario de las Américas. 3 de mayo de 1958, página 7.

33 Edward Ranzal. “U.S. Indicts Prio As Cuban Plotter. Ex-president and 8 Others said to prepare attack”. New York Times, 14th February 1958, página 1, y “Cubanos detenidos en Nueva York”. Diario de las Américas. 30th August 1958, página 7.

34 Entrevista realizada por Manuel Ramírez Chicharro a las hermanas Ruiz Bravo: María, Ramona, Cristina y Enriqueta, La Habana el 14 de mayo de 2014.

35 Departamento de Investigaciones Policiales, Expediente 2360, 12 noviembre de 1953. Ver Esteban Beruvides. Cuba, archivos confidenciales. t. IV, Miami, Colonial Press, 2001, página 504.

36 “Dos cubanas heroicas”. Cuba libre. Boletín publicado por el Comité de Exilados y simpatizantes del Movimiento Revolucionario “26 de Julio en Costa Rica. agosto de 1957, página 7: Biblioteca Nacional José Martí, La Habana, Fondo Prensa clandestina 1952-1959.

37 “Falleció la destacada combatiente revolucionaria Margot Machado”, Portal web ACN. Agencia Cubana de noticias, 1 de junio de 2015 http://www.ain.cu/cuba/9953-fallecio-la-destacada-combatiente-revolucionaria-margot-machado y “Honras fúnebres en La Habana a destacada combatiente Margot de las Mercedes Padrón, Portal web Cuba Información, 2 de junio de 2015, http://www.cubainformacion.tv/index.php/historia/63011-honras-funebres-en-la-habana-a-destacada-combatiente-margot-de-las-mercedes-machado-padron [visto en 1 de agosto de 2015].

38 Mauricio Vicent. “Te podría decir que te extraño”, hemeroteca de EL PAÍS, España, 7 de octubre de 2007 http://elpais.com/diario/2007/10/07/domingo/1191729153_850215.html [visto en 4 de agosto de 2015].

39 El nombre de Dysis Guira aparece en los papeles del caso Marquitos, en el que también estaba implicada Edith García Buchaca, y por el cual fueron sentenciadas varias personas acusadas de delatar a la cúpula del Directorio Revolucionario que se reunía en la calle Humboldt 7 el 7 de abril de 1957. Quizás esta es una de las razones por las que la historiografía posterior no ha reconocido su papel durante la insurrección contra Fulgencio Batista.

40 “Dysis Guira relata entre lágrimas de Dolor y Rabia los crímenes de Fulgencio Batista”. Noticias Gráficas (Argentina), 8 de agosto de 1957, página 1 y “Acto de la juventud”. Tambor radical. Argentina, 17 octubre de 1957, página 1; “No se gobierna un país como se manda un campamento militar”. El tiempo. 16 agosto 1957, página 1; “Una joven cubana misionera de Fidel Castro explica el alcance del movimiento insurgente”. El laborista. 6 agosto de 1957, página 1.

41 “Llegó a Uruguay, una emisaria del Directorio Revolucionario de Cuba. Promueve la intervención de la ONU”. El debate. Montevideo, 3 de diciembre de 1957, página 1; “Se acerca a su fin la dictadura impuesta por Fulgencio Batista”, Acción. Montevideo, 3 diciembre de 1957, página 1; “Los cubanos piden la solidaridad del Uruguay en su lucha contra Batista”. Acción (Montevideo). abril 1958. No se indica el día en el recorte de prensa consultado, University of Miami, CHC, Dysis Guira, Caja. 1.

42 “Llegó a Uruguay, una Emisaria del Directorio Revolucionario de Cuba. Promueve la intervención de la ONU”. El debate. Montevideo, 3 de diciembre de 1957, página 1.

43 Para la detención de Eva Jiménez en Miami. Diario de las Américas. 7 de junio de 1957, “Acusan en Miami al Presidente del Club Cubano ‘26 de julio’”, El Mundo, 29 de marzo de 1957, página 4 http://www.latinamericanstudies.org/cuba-news/El-Mundo-3-29-1957-4.pdf [visto en 27 de julio de 2015], “Toman embajada Chile”. Diario de las Américas. 13 abril 1957, página 10, “Lider del 26 de julio” en Argentina dice se le intentó secuestrar”. Diario de las Américas. 20 julio 1958, página 6 y ANC, Secretaría Presidencia, Legajo 9, Núm. Orden 37. “Proclama del Comité Ortodoxo Nueva York”, 10 octubre 1958.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Figura 1: “Actos de Acción Cívica Cubana”
Légende Fuente: “Actos de Acción Cívica Cubana”. Batalla. 7 de abril de 1957.
URL http://orda.revues.org/docannexe/image/3423/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 148k
Titre Figura 2: “La cámara de Gort captó a un grupo de respetables damas cubanas”
Légende Fuente: “La cámara de Gort captó a un grupo de respetables damas cubanas”.
Crédits Diario de las Américas. 4 julio 1958, página 1.
URL http://orda.revues.org/docannexe/image/3423/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 144k
Titre Figura 3: “La Dra. Guira, delegada del movimiento de Fidel Castro, habla de la crisis cubana”
Légende Fuente: “La Dra. Guira, delegada del movimiento de Fidel Castro, habla de la crisis cubana”.
Crédits El País, Montevideo. 3 de diciembre de 1957, página 1.
URL http://orda.revues.org/docannexe/image/3423/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 150k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Manuel Ramírez Chicharro, « Las mujeres exiliadas en la internacionalización de la insurrección cubana: 1955-1958 », L'Ordinaire des Amériques [En ligne], 222 | 2017, mis en ligne le 19 juin 2017, consulté le 23 août 2017. URL : http://orda.revues.org/3423

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
L’Ordinaire des Amériques est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo IPEAT
  • Logo Université Toulouse-Jean Jaurès
  • Logo Université de Toulouse
  • Logo Latindex
  • Revues.org